LA EUFORIA DESMEDIDA DE LA PRENSA: EL SPORTING Y EL ASCENSO.

No suelo dedicar espacio en este blog a comentarios o eventos deportivos, y ello se debe a una doble circunstancia: mi progresivo desapego hacia los deportes en general (por la saturación de los mismos con que los medios nos atacan) y mi ignorancia supina sobre los mismos en particular. En un país donde cada ciudadano es un entrenador de fútbol o de baloncesto, confieso mi total ineptitud tanto para la práctica del deporte como para emitir opiniones dogmáticas sobre si un entrenador ha obrado correctamente o no, o acerca de si un jugador es ciertamente capaz o, por el contrario, es un bluf. Ello no me impide, en modo alguno, simpatizar tanto con el equipo de mi ciudad, el Sporting de Gijón como con el Atlético de Madrid.
Todos los gijoneses deseamos y esperamos que el Sporting, diez años después, regrese a primera división y ocupe por fín el puesto entre los grandes donde todos queremos verlo de nuevo. No obstante, la prudencia y elegancia con que se manifiestan los jugadores y el entrenador distan mucho de verse acompañados por la prensa hablada y escrita, donde desde hace no menos de siete jornadas se habla como si el equipo estuviese ya en primera. Los anuncios de las retransmisiones de la cadena COPE son verdaderamente esperpénticos en este sentido, pues cuando aún faltaban siete partidos para finalizar la liga en segunda división, anunciaba la emisión de un partido con cuñas como “Bernabeu, Nou Camp…quedan siete partidos para jugar en estos campos”, y similares. Por no hablar de los diarios locales, donde una persona ajena al diario acontecer pudiera pensar que hace ya meses que hubiesemos obtenidio la clasificación matemática.
Una cosa son los deseos, las aspiraciones y las esperanzas, que todos lo tenemos, y otra la información. Y si en los aficionados es disculpable no es de recibo que los medios se lancen a la arena y den muestras de una parcialidad y una temeridad insólita. Pues ¿Qué ocurriría si por una desgracia que nadie desea en el último minuto no se logra el ascenso? ¿Qué excusa ofrecerán los medios por haber jugado con los sentimientos de una afición que, sin otro equipaje que la ilusión, se dejó guiar por unos titulares insensatos?
No se puede pedir a alguien que como aficionado siente unos colores que manifieste su alegría y su esperanza a los cuatro vientos. Pero si ese alguien toma la pluma para redactar una crónica deportiva debe mutar la irreflexión por la prudencia. Porque la información exige frialdad, mientras que el forofismo no.
Dicho lo cual, espero que este domingo entonemos todos juntos el alirón.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Cultura

5 comentarios el “LA EUFORIA DESMEDIDA DE LA PRENSA: EL SPORTING Y EL ASCENSO.

  1. A primera oe!
    Dicho esto, te tengo que decir que es lógico que los medios digan y escriban eso ya que eso provoca más venta de periódicos o que la gente lo escuche más, sucede igual con la selección española, nos inventamos estadísticas estúpidas sólo para poder ser primeros en algo… muy risas.
    A primera oe!

  2. Los grandes grupos de comunicación siempre han jugado con los sentimientos de la gente humilde. Ahora que Prisa retrasmite la eurocopa es lícito volver a sentirse español sin que le llamen totalitario. La tregua durará lo que le dure el negocio al gran gigante mediático.
    Ah por cierto, si quieres puedes echarle un vistazo a mi nuevo blog. http://www.laexcursion.blogspot.com
    He recopilado parte de mis bitácoras del ND y creado algunas nuevas.
    Un saludo y hasta pronto.

  3. Ese forofismo, al que te refieres, es el mismo que ahora tras la primera derrota liguera, lleva a los fieles seguidores del Sporting a pensar que la primera división “nos queda grande” y que vaticina cuatro próximas derrotas ante los
    grandes de la liga. Dónde está el límite entre la euforia desmedida y la desazón? Pues en la prudencia y moderación, amigo mio.

    Saludos
    El encarnado

  4. Concuerdo con el lúcido análisis de mi gran amigo encarnado. Ni tanto ni tan poco. La euforia desmedida del ascenso (que debiera haberse trocado en una “hábil prudencia”) es sucedida por un derrotismo a ultranza (tan reprobable como el antaño excesivo optimismo).
    Y es que aquí no conocemos el término medio

  5. Monsieur, el 9 de junio de 2008, publicó:”…confieso mi total ineptitud tanto para la práctica del deporte…”

    ¡Qué lejos queda aquella fecha, amigo Monsieur! Y es que ni tu mismo te ibas a imaginar, entonces, que casi tres años después, te ibas a vestir “de corto”.
    Enhorabuena, pues, ya se sabe que, “mens sana, corpore sano”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s