GARZONADAS (I).

Se complace este blog en inaugurar una nueva sesión de humor jurídico protagonizado por el payaso número uno del mundo judicial. Este personaje, que si no fuera por lo trágico de los asuntos que le son atribuídos merecería un programa equivalente al protagonizado en su día por los payasos de la tele, tiene una agenda tan, tan, tan apretada que a veces no le queda más remedio que posponer o aplazar algunos asuntos para poder satisfacer su ego, tan inmenso como el monte Everest.
El diario el mundo del día de hoy, martes 30 de septiembre de 2008, publica una noticia que ha sido recogida por Libertad Digital y que reproducimos íntegramente por lo significativo de la misma (aunque el lector interesado puede acceder a la misma en el enlace http://www.libertaddigital.com/nacional/dos-peligrosos-narcos-turcos-en-libertad-por-culpa-de-una-negligencia-de-garzon-1276339698/). Citamos:
“Dos peligrosos narcos turcos, en libertad por culpa de una negligencia de GarzónMientras sigue con su particular campaña para recopilar documentos sobre los desaparecidos en la Guerra Civil y el franquismo, el juez Baltasar Garzón no parece ocuparse de los casos que tiene sobre la mesa, tal y como ya se le criticó hace algunas semanas. Según informa este martes El Mundo, dos peligrosos narcotraficantes turcos han sido excarcelados porque Garzón no cumplió el plazo para prorrogar su prisión provisional ya que estaba de viaje por Colombia participando en un seminario.Los dos narcotraficantes turcos fueron detenidos hace dos años durante la que se conoció como la segunda operación –llamada “Victoria”– más importante en España contra el tráfico de heroína. Sin embargo, este mes de julio se cumplía el plazo para pedir la prórroga de la prisión provisional (en estos casos de delitos muy graves es el tiempo máximo) de dos de sus detenidos: Sahin Eren y Erden Vardar. La Fiscalía advirtió el 27 de junio al juez Garzón que se acercaba la fecha límite para pedir la prórroga de ambos delincuentes. Esta petición la realizó el juez en una vistilla el pasado 14 de julio pero después tuvo que dictar la libertad de ambos porque el plazo era hasta el 12 de julio, es decir dos días antes. Según El Mundo, esta petición no pudo hacerse antes porque el juez acababa de llegar de Colombia –donde participó en un seminario cuyo título fue “Sin rastro”– y su agenda incluía un encuentro hispano-francés. La explicación de Garzón es que se trató de “un error de carpetilla” ya que en nuevos autos se apuntaba que “en el día de la fecha se ha constatado cómo realmente el día de detención fue el 12 de julio y que por error se hizo constar el 18 de julio de 2006 en la carpetilla de la pieza de situación personal del procesado, lo que ha dado lugar a la confusión y señalamiento para el 14 de julio”. Por eso, la fecha en Garzón realizó la petición estaba ya fuera de cobertura legal. En un caso muy similar, la Audiencia Nacional apartó al juez Ruiz Polanco señalando que un juez debe “personalmente” comprobar las fechas que debe cumplir. Eso pese a que dos de los tres etarras a los que dictó libertad quedaron encarcelados por tener otros procesos abiertos y el tercero fue detenido posteriormente. El Tribunal Supremo rechazó el recurso de éste último ya que el juez debe cumplir con el “importantísimo deber” del control de la prisión cautelar ya que “hay funciones que por su trascendencia requieren por parte del juez un permanente, directo y riguroso control y, paralelamente, no toleran ni delegación ni confianza”. Y aclara: “Entre estas funciones figura la vigilancia del curso de las medidas cautelares de privación de libertad que hayan sido acordadas.”

En fín, el hombre que debe tener tan pocos casos o que debe aburrirse tanto que se dedica a enjuiciar regímenes extranjeros, a hacer elaborar censos de las personas desaparecidas en la guerra civil y en la dictadura, que recorre el mundo realizando patéticas actuaciones que le puedan servir de puente para un ascenso que sus méritos profesionales no sólo le niegan sino que deberían vedarle la propia estancia en la judicatura…. en fín, el hombre que debería enjuiciar a los delincuentes se dedica a enjuiciar la historia y a liberar a los delincuentes.
¿Hasta cuándo, Garzón, abusarás de nuestra paciencia? ¿Hasta cuándo vas a denigrar con tu presencia la venerable imagen de la judicatura? ¿Hasta cuándo va a consentir el poder judicial que la imagen de la justicia española sea arrastrada por el fango en manos de un personaje indigno ni tan siquiera de dar clases en una facultad de derecho? ¿Hasta cuándo vas a seguir torturando a los españoles, obligados a ver una y otra vez tu penosa imagen en las noticias?
Pero, en fín, no todo va a ser negativo y existe un núcleo mínimo, pero irreducible de personas que seguirán apoyando tu permanencia en la sede judicial: los delincuentes y sus abogados, felices éstos de que la instrucción de las causas estén en manos de una persona tan incompetente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s