ESE ES EL HOMBRE (QUE VEÍA AMANECER).

baltasar_garzon2

El rey de bufones y bufón de reyes del mundo de la judicatura se ha convertido en personaje indispensable en este blog como fuente de innumerables payasadas jurídicas. Pero si en otras ocasiones nos hemos acercado a este personaje con ritmos de chirigota (aunque quizá sería más propio un esperpento) en esta ocasión hemos de hacer uso forzosamente del género negro.
Y es que el autor de estas líneas acaba de finalizar la lectura de una interesantísima obra que desde este blog recomendamos a todos los lectores: “Garzón, juez o parte”, de José Díaz Herrera, publicado por la editorial La esfera de los libros. Es un denso pero ilustrativo estudio que demuestra quien es en realidad el personaje que “veía amanecer”. Por citar algunos ejemplos de entre los cientos y miles de datos aportados en este libro: ¿Saben que los escritos de Garzón en realidad se los corregía estilísticamente la ayudante de un periodista porque el juez comete reiteradamente los atentados más atroces a la gramática y a la ortografía? ¿Saben que los sumarios que le han hecho más conocido (caso Pinochet, por ejemplo) los obtuvo de manera irregular (se los “robó” a otros compañeros de los Juzgados Centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional cuando éstos se encontraban de vacaciones y el “superjuez” les sustituía)? ¿Saben que casi todos los sumarios instruidos por Garzón acaban invariablemente con la absolución de los acusados por falta de pruebas porque su instrucción está hecha con los pies y no resiste el más mínimo análisis jurídico? Y con ser esto ya de por sí muy grave, el libro en cuestión hace otras acusaciones que el iluminado superjuez debiera haber contestado con la presentación de una querella: ¿Saben que el señor Garzón abusa de la prisión provisional, que utiliza como un arma para presionar a imputados? ¿O que “prepara” los interrogatorios a altas horas de la madrugada para que los interrogados contesten lo que el juez quiere que contesten? ¿O que en el caso de Javier Gómez de Liaño demostró ser un personaje de alma tan negra como la toga de los letrados y jueces al obrar lisa y llanamente por celos profesionales, pues era él quien quería instruir el caso Sogecable para tener la foto de Polanco entrando en “su” juzgado? ¿O que las conferencias que va pronunciando por distintas partes del mundo raramente bajan del millón de las antiguas pesetas? Si todo lo relatado por José Díaz Herrera es mentira, Garzón debiera haber interpuesto de manera inmediata una querella por presunta comisión de un delito de injurias (pues el autor le estaría imputando varias actuaciones susceptibles de incurrir en un tipo penal) mas, si por el contrario toda esta información es verdadera, el señor Garzón ha cometido, cuando menos, varias faltas muy graves tipificadas en la Ley Orgánica del Poder Judicial amén de haber presuntamente incurrido en la comisión de varios tipos penales, en cuyo caso la fiscalía debiera haber intervenido de inmediato y solicitar la apertura de diligencias previas contra el juez (no en vano una de las labores del fiscal es “excitar” [sic] la acción de la justicia).
En un libro de 2004 titulado “El desgobierno judicial” (editorial Trotta) el maestro Alejandro Nieto al hacer una clasificación de los distintos tipos de jueces y referirse al “juez estrella”, dice textualmente que el resultado de la ajetreada vida que llevan resulta un juzgado tan disparatadamente gestionado que serían necesarios cuando menos seis jueces normales para llevarlo al día; también dice que los letrados que tienen que defender a acusados en ese tribunal suelen frotarse las manos, porque la instrucción suele ser de ordinario insostenible y, por ende, la defensa en el juicio oral de lo más sencillo.
Esa es la historia de un hombre tan ocupado persiguiendo fantasmas en Chile y Argentina, alimentando su ego con dosis diarias de noticias que permite que se le escapen terroristas por no acordarse de prorrogarles la prisión provisional.
¡Qué se puede esperar de quien no sabe que Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde falleció el día 20 de noviembre de 1975! Debe ser el único en España que no lo sabe.
Y está de juez en la Audiencia Nacional.
¡En qué manos estamos, Dios mío!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s