EL DÍA DE LOS ENAMORADOS…..CINCUENTA AÑOS DESPUÉS

dia-de-los-enamorados1

Un madrid aún con tonos castizos, un Madrid que ya había superado los duros años de la posguerra y que, en el último año de la década de los cincuenta, se encontraba ya en pleno desarrollo….Ese Madrid entrañable, tan lejano del de hoy en día como del que describiera Mesonero en sus Escenas matritenses, fue el escenario en el que se desarrollaron tres historias que, con sus luces y sombras, narraban el devenir de tres parejas de enamorados; una capital de España que recibía (sin saberlo) la visita del mismísimo San Valentín. Tal era el argumento de la película El día de los enamorados, dirigida en 1959 por Fernando Palacios.

Quizá quien esto escribe es un nostálgico, pero aunque vista con la óptica de hoy la meritada película de seguro no provoque más que desdén o, en el mejor de los casos, risa, no puedo por menos de recordar con afecto esta película que marcó un hito en la historia del cine español. De los dramas históricos de la postguerra, de las películas que ensalzaban directa o implícitamente al régimen, en el año 1958 se pasó a otro tipo de cine, más costumbrista, que pretendía ofrecer episodios más o menos cotidianos de la capital. Si en 1958 eran Las chicas de la cruz roja quienes paseaban por un Madrid ya con sus grandes edificaciones (el edificio España y la torre Madrid) ya construidas aunque con una Gran Vía aún sin asfaltar, un año después eran igualmente tres parejas las que nos sirven de pretexto para acercarnos a la vida en el Madrid de finales de los cincuenta…..tres parejas y nada más y nada menos que el propio San Valentín. Un San Valentín muy atípico en forma de caballero al estilo inglés, con abrigo, paraguas y bombín que servía de casamentero. Y es que nada en el amor es fácil; una impetuosa y dominante mujer pretendida por un timorato madrileño; una alegre y vivaracha madrileña pretendida por un joven y celoso mecánico y, por último, una niña rica encaprichada de un joven pero pobre médico. Todos ellos viven momentos de alegría, de euforia, de pasión, pero también de desengaño e incluso de tentativa de abandono….pero para eso está San Valentín, quien, en el último momento, logra fusionar los tres pares de corazones, quienes se reúnen al ritmo de la música que va entonando la tuna madrileña. San Valentín, tras haber cumplido su cometido, asciende de nuevo al cielo en el ascensor de la Torre Madrid.

Cincuenta años han pasado, y me pregunto qué habrá sido de las tres jóvenes parejas a quienes el sucesor de Cupido enlazó aquel 14 de febrero de 1959. Aquella alegre juventud que recorría las calles de un Madrid en el que aún podrían escucharse ecos de verbenas, donde aún cada noche podría contemplar uno la venerable figura de los serenos……Me pregunto si aquéllas tres parejas reconocerían en la capital de hoy aquel Madrid en el que fueron un día felices. Un Madrid en el que, pese a que el “machismo” aún imperaba en la sociedad, no impedía que una de las muchachas avasallara literalmente a su pretendiente; donde, pese a que la mujer estaba sometida al marido, no impedía que otra de las jóvenes (económicamente pudiente) fuera la que “cazara” virtualmente a su prometido; una sociedad en la que, pese a la primacía del hombre en los medios, en modo alguno era impedimento para que el tercer corazón en liza fuese una joven promesa de la televisión enamorada secretamente de su jefe.

El happy ending final, la fusión de las tres parejas al ritmo de la tuna sería hoy en día imposible. Cincuenta años después, los hijos o los nietos de aquéllas tres parejas habrían echado sin contemplaciones a San Valentín de sus vidas. Cincuenta años después, los hijos o los nietos de aquéllas tres parejas habrían sustituido sin vacilaciones la alegría y la esperanza de sus mayores por el vulgar mercadeo de una noche o, cuando menos, por un contrato temporal en el que una separación o divorcio pusiera fín a una indeseable convivencia.

Para bien o para mal, nada queda de aquel alegre y esperanzador San Valentín de 1959.

Y lo digo con pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s