NUEVAS GARZONADAS: CAZADORES ¿FURTIVOS?

cazadores

Qué sería de este foro sin la desinteresada colaboración del payaso número uno de la justicia española. Y, sobre todo, ¿Qué sería de la justicia española sin el payaso número uno?

Da la impresión que no existen más juzgados en este país que el regentado por don Baltasar Garzón Real. No hay caso de potencial repercusión mediática que no sea instruido por este peculiar y curioso miembro (todavía) del poder judicial, que, dicho sea de paso, tolera a este sujeto lo que no consiente a otros magistrados. La operación nécora, el caso Pinochet, las dictaduras chilena y argentina, la causa general contra el franquismo (se entera en 2008 que ¡Franco ha muerto!), y ahora una investigación en la que, sin tener aún pruebas, “insinúa” que puede haber aforados miembros de un partido.  Salvo la última, aún en fase de instrucción, todas ellas  tienen un común denominador: terminaron con sonoras absoluciones de los imputados debidas a la desastrosa instrucción de quien, más preocupado por engordar su bolsillo, se dedica a revolotear por el mundo y por los medios de comunicación en vez de dedicar tiempo a los casos que realmente importan. ¡Qué más dá que expire la prisión provisional de un narcotraficante cuando el émulo de narciso ha gozado de su dosis diaria de prensa hablada y escrita y se ve catapultado a los titulares, que ese y no otro es su íntimo deseo”.

Pues bien, este incompetente magistrado (y utilizo el término no sólo en sentido jurídico, sino en su más amplia acepción) se le ha “sorpendido” cazando con el afortunadamente ex-ministro de justicia Bermejinsky y con el jefe de policía encargado de la práctica de diligencias policiales a practicar en el caso de corrupción que investiga actualmente el payaso y que vincula a líderes del Partido Popular con tramas de corrupción. Y para mayor bochorno, el ministro de Justicia, notario mayor del reino y fiscal en excedencia, cazando sin licencia.

Como decía el narrador de la obra Enrique V, de William Shakespeare, hagamos un esfuerzo de imaginación: pensemos que el juez Baltasar Garzón Real no sea un vulgar payaso narcisista sino un juez ejemplar cuyas instrucciones son magistrales; imaginemos que su imagen pública es impoluta y sin mácula; hagamos un esfuerzo todavía mayor e imaginemos que todas sus apariciones en medios de comunicación vinculados al PSOE (Cuatro, La Ser, El País) donde arremetió contra el Partido Popular y contra su antiguo líder a quien manifestó su deseo de verle procesado ante el Tribunal Internacional…imaginemos, en fín, que estamos ante un magistrado diligente, honesto, eficaz y, lo que es más importante, con una intachable imagen pública. La cacería con el ministro de justicia y con el jefe de policía crea una imagen y favorece unas especulaciones que, no ya por una indiscutible aplicación de las causas de abstención recogidas en la ley, sino por un mínimo sentido del decoro deberían llevar al señor Garzón a apartarse del caso. Como el esfuerzo de imaginación no lleva a tanto, pues deberemos pensar que el payaso seguirá como elefante en una cacharrería hasta que su inmensa vanidad quede saciada o hasta que el hastío de los medios demuestre que su dosis habitual de aparición mediática ha llegado a su culmen y entontes, sólo entonces, se inhibirá o le inhibirán de la instrucción, que en sus manos seguramente acabará como usualmente suele hacerlo, en una chapuza monumental.

¿Hasta cuando va a tolerar el Consejo General del Poder Judicial tamañas veleidades en un personaje que, de no ser quien es, llevaría ya años expulsado de la judicatura? ¿Hasta cuando va a permitirse que un vanidoso, ególatra e incompetente personaje siga ocupando un puesto que le viene enormemente grande? ¿Hasta cuando una persona que únicamente puede compararse con el Gastón de “La bella y la bestia” va a insultar día sí y día tambien a los ciudadanos con su despreciable actitud?

Se dice por el ejecutivo y por medios afines que no van a tolerar ataques a la imparcialidad de los jueces. ¿Recuerda el señor Rubalcaba el nombre de Marino Barbero? ¿Recuerda que tuvo que abandonar la instrucción del caso FILESA por los fieros ataques que se le dirigieron desde las filas socialistas? Y en cuanto a los medios en órbita gubernamental que pregonan igualmente respeto a la independencia de Garzón les respondo lo mismo que Mudarra González: “Espera la que tu diste a los infantes de Lara”. ¿O es que acaso respetaron ellos la imparcialidad del juez Gómez de Liaño cuando investigaba el caso Sogecable?

Por una justicia digna de tal nombre, es menester que el señor Garzón sea expulsado de manera fulminante de la judicatura.

Por justicia y por higiene democrática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s