LA DOBLE CARA DEL MINISTERIO PÚBLICO: FISCALÍA Y HUELGA DE JUECES.

Jekyll & Hyde

Sin duda alguna los lectores de este blog recordarán, tal y como se indicó en un post anterior la rauda y pronta actuación del fiscal cuando los letrados decidieron tomar medidas efectivas reales para reivindicar la dignidad de la profesión y, sobre todo, una reforma del turno de oficio que situase las remuneraciones que actualmente se perciben a la altura de un país de la Europa desarrollada del siglo XXI. Entonces, en Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, don Gerardo Herrero Montes, a instancias de la Dirección General de Justicia del Principado de Asturias (¡viva la independencia de la fiscalía!), procedió a impugnar la decisión del Colegio de Abogados. Es decir, el mismo personaje que había avalado con su presencia un apoyo expreso de la fiscal jefe de área de Gijón a la huelga de funcionarios tramitadores, descubrió siete meses después el Mediterráneo del interés público y de los derechos y libertades de los ciudadanos, manifestando entonces su gravísima preocupación por cómo quedaban de afectados los derechos del justiciable por la actitud de los letrados.

Pero tan sólo dos meses después de la por tantos aspectos polémica Sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Gijón, la fiscalía vuelve a demostrar el respeto que tiene a los derechos y libertades de los ciudadanos y lo que de verdad le importa el “justiciable”. Viene esto a raíz de la noticia publicada hoy, día 7 de octubre de 2009,  en la edición digital del diario “La Nueva España”, donde bajo el titular “Colectivos de fiscales se suman a la huelga convocada por los jueces” (ver noticia) contiene el siguiente párrafo fatal: “La Asociación de Fiscales (AF) expresó ayer, por su parte, su apoyo a la convocatoria de huelga, y ha invitado a los fiscales «que así lo deseen» a participar en los actos reivindicativos que se convoquen esa jornada. En Asturias, sólo seis fiscales forman parte de la asociación.
La AF, asociación conservadora y mayoritaria en la carrera fiscal, al igual que la APM en la judicial, ve necesario un cambio de actitud por parte del Ministerio que, asegura, «no ha querido mantener una verdadera negociación». Aunque la AF recuerda que siempre ha apostado por el diálogo, explica que el plan para la modernización de la justicia aprobado por el Gobierno «no colma las expectativas» y es preciso «pasar ya de las palabras a los hechos
”.

Ya no existen ciudadanos, ya no existen libertades y derechos vulnerados, ya no existen justiciables, ni intereses supremos de la Justicia a los que se encuentran subordinados tanto Magistrados como Fiscales, sino tan sólo la necesaria, forzosa y por supuesto obligada sumisión de la ciudadanía. En definitiva, que las mismas instituciones que reprocharon a los letrados la vulneración de derechos constitucionales (fiscalía y poder judicial) van a adoptar en la práctica medidas aún más radicales, pues su actitud supone paralizar todo el servicio público. Claro que ahora se ampararán en el sacrosanto y constitucional derecho de huelga, y forzoso es decir que en el supuesto de fiscales y jueces ni colisión de derechos ni milongas, que por algo visten puñetas y, por ello, el común de los mortales únicamente puede inclinar la cerviz ante la furia los señores del Olimpo, no sea que el fulgente rayo de Zeus fulmine a quien es indigno ni tan siquiera de calzar las sandalias al crónida. Y es que el lector familiarizado con los clásicos sabe que los dioses pueden descender al plano mortal e incluso alterar decisivamene la vida y destino de los humanos, pero éstos en modo alguno pueden intervenir en los asuntos de los inmortales. Ya lo decía uno de los personajes de la celebérrima obra de Robert Graves cuando, ante la pregunta de Calígula de si no escuchabalos reproches de Júpiter, respondía: “Sólo ustedes, los dioses, tienen el privilegio de escucharse

¿Qué ocurrirá con quienes se pongan en huelga mañana y con quienes realicen actos de apoyo? ¿Ha impugnado el señor Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias tal huelga y, en cualquier caso, ha desautorizado públicamente cualquier tipo de apoyo a una actuación que el propio Consejo General del Poder Judicial considera (con razón o sin ella, eso es otro cantar) contraria a Derecho?

En cualquier país civilizado habrían rodado (metafóricamente, aunque en el antiguo impero del sol naciente se aplicaría en un sentido más literal, como pudo comprobarse en un recentísimo caso) cabezas por tan sinuosa actitud del denominado, con una generosidad impropia, “ministerio público” (aunque, también es de justicia indicar que existen en nuestro país una irrefrenable tendencia a calificar de “públicas” muchas actividades no ya privadas, sino algunas incluso estrictamente íntimas). Pero ya se sabe que en esta desdichada nación  en cuanto una persona alcanza una poltrona y pasa a engrosar la lista de personas que perciben sus emolumentos del presupuesto nacional ya puede estar tranquila porque de ahí no le sacan ni con la grúa. Y cualquier persona, incluso la más lega en derecho, ya sabe que hablar de expedientes disciplinarios en la fiscalía es tan utópico como los escritos idealistas de Platón, son la salvedad de que ciertos integrantes del público cuerpo dan muestras de no haber salido nunca de la oscura caverna a la que inmortal filósofo ateniense se refería en el libro VII de La República.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Política

4 comentarios el “LA DOBLE CARA DEL MINISTERIO PÚBLICO: FISCALÍA Y HUELGA DE JUECES.

  1. ¡Que razon tienes, Monsieur de Villefort! Indignación es lo que yo sentí, cuando esta mañana leí en la prensa la noticia que enlazas, y no vi que el Sr. Herrero manifestase su interes por el justiciable, ni por los derechos fundamentales que se van a a ver vulnerados por el “derecho de huelga de jueces y fiscales”. El distinto rasero de medir. Como dice un amigo mio, no es lo mismo que los funcionarios se pongan de huelga (porque no vulneran ningun derecho funcamental del justiciable) a que lo hagan aquellos que no son funcionarios, como los sufridos letrados de oficio, asi se manifiesta en la ya famosa Sentencia del Juzgado de lo Contencioso de Gijón. Cuyo texto también dice, que los letrados de oficio están obligados a prestar “apoyo moral al detenido” concepto juridico indeterminado, que por cierto está haciendo furor entre mis compañeros de profesión (soy Abogada en ejercicio y lectora diaria de este blog) de allende Pajares, que se han enterado por las distintas Asociacion de Abogados que existen en este pais.
    Como tu concluyes, hay personajes que todavia viven en el mundo de las ideas, o como deciamos en mi epoca joven, en el mundo de “yuppi”.

  2. Nos reiteramos, una vez sabidos los resultados de la huelga con un aprox. 23%, en que el Ministro Caamaño lo ha hecho bastante bien, el hombre.
    Recordamos que en la alnterior huelga, la del 26 de junio me parece, el escaso seguimiento debió ser motivo de satisfacción para el Ministro de Justicia. Su gestión del conflicto, propia del mismo Rasputín, se ha basó en dos pilares fundamentales. Por un lado la compra de voluntades de los Jueces rebeldes a través de mejoras retributivas y vacacionales, privilegiando su situación personal en la Administración de Justicia sobre los restantes funcionarios implicados, y por otro, la desactivación del poder de convocatoria de las Juntas de Jueces locales para potenciar el papel negociador de las principales Asociaciones Judiciales, controladas por los partidos políticos.

    Nadie duda del papel capital de Jueces y Magistrados en el engranaje judicial, pero ello no justifica su actitud complaciente en convertirse en simple casta de funcionarios privilegiados sacrificando cualquier atisbo de noble motivación en sus reivindicaciones. No han querido estar a la altura de una oportunidad histórica. La soberbia ha ganado a la dignidad. Si no que se lo pregunten a los Secretarios Judiciales, que vieron como a resultas del conflicto perdieron la facultad de control sobre la agenda de señalamientos que les atribuía el proyecto de reforma de la Oficina Judicial.

    Los jueces deben explicar a una ciudadanía que en su mayoría se solidarizó con la protesta su abandono, máxime la sobrevenida y constante actividad desjudicializadora de Caamaño, reduccionista de las garantías judiciales y en favor de la progresiva burocratización procesal por funcionarios controlados por el poder político, como ocurre con la entrega de la instrucción penal a la Fiscalía o la municipalización de los Registros Civiles. Si tuvieran decencia, explicarían por qué renuncian a la dignidad por un plato de lentejas, aceptando dócilmente la sumisión al Poder Político a cambio de mejor salario y menos trabajo. Las asociaciones judiciales han sido un elemento vital en la estrategia del Ministerio. Reconociendo su papel protagonista como únicos interlocutores válidos, se desactivó eficazmente cualquier postura independiente en las Juntas de Jueces, neutralizando a estos órganos asamblearios en favor de la monolítica estructura orgánica de unos solapados sindicatos judiciales.

    Si a Jueces por la Democracia Caamaño se los tenía ganados desde el principio, Foro Judicial Independiente salió reforzada colgándose las medallas de la mejora de las condiciones crematísticas de los jueces y obteniendo un reconocimiento ministerial y entre sus asociados del que al inicio del conflicto carecía. La Asociación Profesional de la Magistratura por su parte, para no defraudar mucho a sus valedores del PP, prefirieron simplemente aplazar la huelga hasta el 8 de Octubre, pero sin rechazar las prebendas de Caamaño. Resultado 23%.

    Un saludo.

    Se me olvidaba, Monsieur, tengo un blog algo más crítico aquí:
    http://ulpilex.es/Vitruvius/

    Espero que no lo considere mal.Un saludo.

  3. Bueno, el Sr. Herrero hace lo mismo que más altas instituciones (lo escribo con minúsculas a propósito), como el CGPJ, que no ha dicho que los jueces no tengan derecho a hacer huelga, ni tampoco lo contrario. Lo que ha hecho, siendo fiel a su histórica línea de actuación, es lavarse las manos y no darse por enterado, como si la cosa no fuera con ellos. La verdad es que tal derecho no está expresamente restringido, pero tampoco acabo de ver claro que los jueces hagan dos huelgas en tan poco tiempo. Acabarán conviertiéndolo en algo trivial y sin ninguna relevancia.

    Creo que esta segunda huelga se debe más a líos asociativos y corporativos (elecciones el mes que viene a las Salas de Gobierno) que a una verdadera oposición a las reformas en curso. Y no es que falten razones para oponerse, porque la nueva oficina judicial -y es sorprendente que bi bis demos cuenta todos, jueces incluidos- supone, sin ninguna exageración, el fin del modelo constitucional que garantiza un Poder Judicial independiente. Si a la reforma se le suma el proceso de transferencia a las Comunidades Autónomas de parte de las competencias sobre medios materiales y personales de la justicia, el golpe es completo y perfecto: siglos de lucha por la separación de poderes van a quedar definitivamente arrumbados, reapoderando al ejecutivo y arrinconando a los jueces al final de un procedimiento dirigido y controlado por el Gobierno, que decidirá -sin posibilidad de oposición eficaz- qué procesos se tramitan, cuándo y contra quién. La puntilla vendrá después, atribuyendo la instrucción penal a los Fiscales, es decir, al Gobierno.

  4. No es mí es de Manolo Saco, pero no tiene desperdicio:

    “Con la huelga convocada ayer por una de las asociaciones más conservadoras de jueces (la Asociación Profesional de la Magistratura) y las Juntas de Jueces de varias provincias, podría ocurrir lo que con aquella anécdota cruel en la que le comunican a uno la muerte de su amigo por cáncer de cerebro. “¡Ah!, ¿pero tenía cerebro?”, contestaba el muy bestia.

    Una vez superado el día glorioso en que los obreros de la derecha judicial, con ingresos de menesterosos que oscilan entre los 3.000 y los 6.000 euros mensuales, más complementos que pueden llegar a los 600 euros, se pusieron en huelga, la población estupefacta, que padece la crónica lentitud de la Justicia, se pregunta: ¡Ah!, ¿pero los otros días no estaban en huelga?

    Cierto es que en este país de hijosdalgos sólo los pobres hablan de dinero. Los caballeros no discuten por un salario, como los criados, como empieza a quedar demostrado en la trama Gürtel. Por eso, en el paquete de reivindicaciones de la huelga de sus señorías, bajo el vago epígrafe de “más medios humanos y materiales”, la subida de salarios y complementos es lo de menos, como el huevo duro (¡que sean dos!) de los hermanos Marx, dentro de un más ambicioso menú.

    Ellos lo hacen por todos nosotros. En realidad sus reivindicaciones de subida de salario van camufladas en un paquete de mejoras de la Justicia, en la que el asunto incómodo de los sueldos se cuela de pasada. La huelga de los señoritos de los juzgados, como las manifestaciones pancarteras de los obispos, recuerda a las huelgas de otra clase trabajadora, los pilotos de Iberia.

    Ellos también lo hacen por nuestra seguridad, para que subamos al cielo más cómodamente y con todas las de la ley. Y eso, amigos míos, hay que pagarlo”.

    Eso es lo que hay.

    alegret

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s