DIVISIÓN DE PODERES: LA ACTUALIDAD DE UN TEMA CLÁSICO

Acabo de recibir el quinto número de la revista Fundamentos – Cuadernos Monográficos de Teoría del Estado, Derecho Público e Historia Constitucional, volumen coordinado por Ramón Punset y dedicado al estudio de la división de poderes, obra de lectura obligada y que debe complementarse con la consulta del libro de M.J.C. Vile Constitucionalismo y división de poderes, que acaba de ser editado por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales con un ilustrativo prólogo de Joaquín Varela. En cuanto a la primera de las obras, indicar que contiene ocho estudios, siendo de destacar notablemente el amplio ensayo de Joaquín Varela que estudia la división de poderes en el constitucionalismo británico de fines del XVII hasta finales del siglo XVIII, el de George W. Carey sobre la doctrina de la división de poderes en los Estados Unidos, el de Ignacio Fernández Sarasola que se centra en la doctrina de la división de poderes en la historia constitucional española y el de Fabian Wittreck que se centra en la aplicación de la misma en el ordenamiento constitucional alemán. Obviamente, es pública y notoria la querencia del autor de estas líneas por la historia y el ordenamiento jurídico norteamericano, pese a haberme formado universitariamente con el mayor estudioso del constitucionalismo británico. La célebre teoría de la división de poderes que Montesquieu desarrollara en el Espíritu de las leyes (tomada de la experiencia política británica) degeneró en el periodo revolucionario francés en una absoluta y rotunda separación de poderes, cuya imperfecta plasmación constitucional tuvo nefastas consecuencias prácticas que aún estamos pagando hoy, sobre todo en el ámbito administrativo, materia en el que el ordenamiento español ha ido inevitablemente a remolque del sistema francés. Por ello es de sumo interés no sólo para el estudioso de la materia, sino incluso para el jurista práctico la consulta de ambas obras, dado que muchos de los problemas existentes en el ordenamiento constitucional tienen su origen en los inicios del constitucionalismo. Lleva toda la razón por ello Ramón Punset cuando manifiesta que “a la Historia hemos de regresar siempre, a fin de resituarnos, iuspublicistas y politólogos”.

Pero el interés por la división de poderes no se limita exclusivamente al ámbito europeo. Es curioso que a finales de 2009, y a la par que en nuestro país se editaban las dos obras a que hemos hecho referencia en el párrafo anterior, al otro lado del Atlántico, el seno de la Federalist Society, tuvieron lugar unas jornadas que se dedicaron precisamente al estudio de la separation of powers in American constitutionalism, donde se contienen varias aproximaciones sumamente interesantes sobre la materia. El que más me ha llamado la atención es la ponencia que, bajo el título Is the separation of powers exportable? realizan Steven G. Calabresi y Kyle Bady, donde reflexionan sobre la división de poderes en el sistema presidencialista  y su viabilidad en otros países y, sobre todo, en la Unión Europea. Tras unas reflexiones iniciales sobre la idoneidad del sistema y el hecho de no ser aconsejable su implantación “for a country polarized into two hostile religious or ethnic camps. We also would not recommend a presidential separation of powers regime for third-world countries suffering from a history of dictatorship or rule by caudillos or strongmen like Russia”, las reflexiones de los autores, muy lúcidas por cierto, aborda de lleno el tema de lo aconsejable de un sistema presidencialista de corte estadounidense en la Unión Europea. Aunque los autores son conscientes de la escasa viabilidad de su propuesta, insisten en el déficit democrático del Consejo y de la Comisión Europea, a la vez que critican la configuración del ejecutivo europeo. Por ello, ofrecen diez razones por las que sería aconsejable la elección directa de un Presidente.

Como se puede contemplar, pese a que cierto personaje certificó hace casi un lustro la muerte de Montesquieu, su más célebre legado se manifiesta en plena vigencia, tanto a nivel doctrinal como práctico.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s