HILLARY CLINTON ¿JUEZ DEL TRIBUNAL SUPREMO?

Hace ya casi año y medio, Jeffrey Toobin, en una conferencia-presentación de su por tantas cosas excelente libro The nine: inside the secret world of the Supreme Court, manifestaba que estaban a punto de producirse tres vacantes en el Tribunal Supremo: la de los jueces Souter, Gisburn y Stevens. La primera ya se ha producido, pues David Souter anunció en mayo de 2009 su intención de renunciar a su cargo, siendo suplida su vacante con el nombramiento de Sonia Sotomayor. Pues bien, todo apunta a que en breve se producirán las vacantes de Gisburn y Stevens. Ruth Bader Gisburn, nombrada en 1993 a propuesta de Bill Clinton, afronta serios problemas de salud derivados de un cáncer. John Paul Stevens, a punto de convertirse en nonagenario y, por tanto, de alcanzar el record que hasta ahora ostentaba Oliver Wendell Holmes jr, parece que va a renunciar en breve, dado que únicamente ha contratado a un law clerk cuando lo lógico es que sean tres o cuatro, lo que ha sido interpretado en diversos medios como un claro indicio de su renuncia al término del presente año judicial.

Pues bien, el equipo del presidente Obama ya está analizando posibles candidatos para suplir esas dos vacantes, ambas en el ala liberal del Supremo. La sorpresa viene de un artículo publicado por Mark McKinnon y Myra Adams que, bajo el título de Justice Clinton? Sostiene que el equipo presidencial sopesa seriamente el promocionar a Hillary Clinton al cargo de magistrada del Tribunal Supremo. El comienzo del artículo no tiene desperdicio: “El bombazo político del año podría ser el nombramiento de Hillary Clinton como magistrado del Tribunal Supremo. No es broma. Es política. Estas cosas pasan. Un evento mucho más extraño ocurrió recientemente. Dos palabras: Sarah Palin”. Tras analizar las razones políticas que pueden llevar a la Administración Obama a realizar esa jugada (las ambiciones nunca extinguidas –aunque inalcanzables en la práctica- de Hillary a la presidencia, el deseo del vicepresidente Biden de aspirar al cargo de Secretario de Estado, que actualmente ostenta Clinton, y el deseo del propio Obama de perpetuar su legado a través del nombramiento de una rival directa y claramente popular al alto Tribunal).

Existe otra razón adicional para que Obama piense en Hillary Clinton como una seria opción para suplir una más que probable vacante en el Supremo. Muchos expertos han manifestado que es la primera vez en la historia que todos los magistrados del Tribunal Supremo proceden de diferentes Tribunales de Apelación, es decir, que han sido anteriormente jueces en ejercicio activo, rompiendo una clara tendencia histórica que incluía como miembros del Tribunal a juristas que no tenían la condición de jueces. En unas recientes jornadas que se celebraron en Norteamérica precisamente sobre la necesidad de reformar la estructura del Tribunal Supremo de los Estados Unidos y sus reglas de funcionamiento era precisamente esta una de las propuestas de los expertos, equilibrar los nombramientos en tal institución, de manera que hubiese miembros no procedentes de la judicatura.

De todos modos, si este rumor alcanza la condición de realidad pronto lo sabremos.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s