FLORIDA v. POWELL: NO SE HAN VULNERADO LOS DERECHOS MIRANDA.

En nuestra intervención anterior sobre el asunto Florida v. Powell concluíamos que casi medio siglo después de su elaboración, el asunto Miranda continuaba dando mucho de qué hablar, y buena prueba de ello era el propio caso objeto de comentario. Pues bien, el 23 de febrero de 2010 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha dado a luz la sentencia del caso Florida v. Powell, revocando el pronunciamiento del Tribunal Supremo del Estado de Florida argumentando que la información de derechos que había proporcionado la policía de dicho estado se encuadraba perfectamente en los derechos Miranda, en una resolución elaborada por Ruth Bader Gisburn y que obtuvo siete votos a favor y únicamente dos en contra, el del eterno discrepante John Paul Stevens, quien obtuvo únicamente el apoyo de Stephen Breyer.

El Supremo estadounidense es categórico: los cuatro requisitos impuestos por el caso Miranda han de respetarse, pero el Tribunal no ha impuesto la formulación exacta o las palabras concretas en que la misma debe suministrarse al acusado. Pero lo que es más importante, rechaza la tesis de Powell (sostenida por Stevens en su voto discrepante) por reducción al absurdo: no puede entenderse que se informe a un sospechoso del derecho a consultar con un letrado antes de contestar a las preguntas, derecho del que puede hacer uso en cualquier momento, y argumentar que no se le está indicando que la presencia letrada se extiende a todo el interrogatorio. Así, el Tribunal sostiene que “To reach the opposite conclusion, i.e., that the attorney would not be present throughout the interrogation, the suspect would have to imagine an unlikely scenario: To consult counsel, he would be obliged to exit and reenter the interrogation room between each query”.

Como se puede observar, ha prevalecido en este caso una interpretación sistemática y coherente sobre otra más centrada en la literalidad de la información. Curioso, muy curioso que en este aspecto quien haya propuesto una interpretación estricta y literal del texto sea precisamente John Paul Stevens.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s