“RIOFRÍO – LA JUSTICIA DEL SEÑOR JUEZ”. BRILLANTÍSIMO ALEGATO DE MUÑOZ MACHADO CONTRA EL VISIONARIO GARZÓN.

Riofrío es el nombre de una céntrica cafetería madrileña, próxima a dos de los más altos tribunales de nuestro país, la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, y es la que da título al libro de Santiago Muñoz Machado que acaba de publicar la editorial Edhasa dentro de su colección relato: “Riofrío – La justicia del señor juez”. Una obra cuya lectura atrapa desde el primer momento, o al menos así ha ocurrido con el humilde redactor de estas líneas quien, habiendo adquirido ayer el libro, acaba de finalizar en el momento de redactar este post las doscientas cuarenta y ocho páginas que componen un relato tan emocionante como estremecedor. Y es que el autor, un reputadísimo catedrático de derecho administrativo, pretende con esta obra-denuncia acercar al lector a los auténticos despropósitos cometidos por el juez Garzón (pese a que el autor no nombra expresamente a dicho sujeto más que por circunloquios, el magistrado es fácilmente reconocible e identificable) en la instrucción de un determinado asunto en el que Muñoz Machado actuó como abogado defensor. De hecho, son precisamente las abundantes notas que el catedrático tomó a lo largo del devenir procedimental del evento, que el autor nos detalla con pelos y señales, las que sirven de base para la redacción del presente estudio.

La obra en realidad es una crítica demoledora contra el todavía juez –aunque suspendido cautelarmente de sus funciones- Baltasar Garzón Real, auténtica desgracia de la judicatura española, colectivo que es culpable por omisión del enorme desprestigio que este siniestro personaje ha causado a todo un cuerpo integrado al noventa y nueve por ciento por personas decentes y trabajadoras que viven tratando de suplir con su trabajo las deficiencias del sistema, pero que han tolerado con su silencio culposo que una persona con un ego inconmensurable haya puesto la ley al servicio de su vanidad personal.

El retrato del “juez estrella” que se realiza en la obra es verdaderamente espeluznante, pero sumamente veraz, dado que coincide con otros testimonios que nos ofrecen versiones idénticas del “hombre que veía amanecer”. Muñoz Machado nos adentra en las interioridades de una instrucción que el juez de Torres, sin prueba objetiva alguna que lo sustentase, montó con el único propósito de sentar en el banquillo de los acusados a Silvio Berlusconi, para lo cual no dudó en amañar pruebas e imputar a personas que nada tenían que ver con el asunto. Y en la consecución de su objetivo no iban a ser un impedimento las leyes procesales ideadas con el objetivo de garantizar los derechos del ciudadano. Registros indiscriminados, escritos inmotivados que se amparaban en “informes periciales” inexistentes, dilaciones indebidas cuando se verificaba que los pilares de la instrucción eran de barro en lugar de hormigón, y así sucesivamente. Cuando se presentaban recursos poniendo en evidencia lo erróneo de las apreciaciones del magistrado, el autor del libro nos dice que “Fue conmocionante recibir una y otra vez respuestas del instructor, a la reiterada petición en el mismo sentido, en las que dejaba ver a las claras que el Tribunal Supremo le importaba un pito. Aquel sublime juez estaba por encima de la ley, según demostraba a cada paso, pero también de los tribunales superiores y se ponía por montera la fuerza de la cosa juzgada. Insinuaba oscuramente, algunas veces, que la justicia penal no tiene por qué sentirse vinculada por lo que hayan resuelto las demás jurisdicciones” (páginas 115.-116). La lista de irregularidades cometidas por el ególatra de la Audiencia Nacional es atroz, hasta el punto que Muñoz Machado llega a enumerarlas vinculando cada una de ellas con un tipo penal “Hemos concluido nuestro análisis con la convicción de que se puede acusar al juez de muchos delitos. Por ejemplo, no nos cabe duda de que se le puede imputar un delito continuado de prevaricación judicial, previsto y penado en el artículo 446.3 del Código Penal (CP), por haber adoptado tantas resoluciones injustas a sabiendas de que lo eran; un delito continuado de falsedad del artículo 390.1.4º CP; un delito de denuncia falsa del artículo 456 CP y simulación de delito del artículo 457 CP; un delito de presentación a sabiendas de peritos mendaces, del artículo 461 CP; un delito continuado de revelación de secretos de los artículos 417 y 466 CP; un delito continuado de retardo malicioso en la Administración de Justicia, del artículo 449 CP, y un delito continuado por haber impedido de forma sistemática, en ejecución de un plan preconcebido aprovechando la ocasión por el propiciada, el ejercicio de derechos reconocidos en la Constitución y las leyes (artículo 542 CP” (páginas 170-171).

Quienquiera que se adentre en la lectura de este imprescindible libro cuyo autor une a la sapiencia de la cátedra y la experiencia del ejercicio de la abogacía una profunda facilidad para llegar al lector con un estilo ágil que hace olvidar en ocasiones que estamos ante un ensayo y no ante una novela, no volverá a contemplar con ojos comprensivos al juez de jueces. Y no crean que el autor del libro no es consciente de los apoyos personales y mediáticos que tiene el ungido para juzgar vivos y muertos, sino que incluso anticipa en las páginas 187 y 188 del libro las objeciones que se opondrán a una acción judicial contra el sumo magistrado, en unas líneas que valen por todo un tratado y que resumen perfectamente la filosofía de la obra:

Algunas objeciones nos han planteado también los que afirman que, a la hora de valorar la querella, debería tenerse en cuenta que el juez en cuestión ha prestado servicios a la patria, de gran mérito, en forma de acciones valerosas contra el terrorismo o el tráfico de drogas. Este último tipo de objeciones enardecen al profesor y lo sacan habitualmente de sus casillas. Considerando que dirige un juzgado con competencia especializada en aquellos delitos, sería el colmo que no destacara al perseguirlos. Pero añade siempre que el juez de marras no ha actuado ni una sola vez en su vida, al menos en aquellas de sus decisiones que son conocidas, de acuerdo con el comportamiento que le es exigible. Argumenta que son muchas las ocasiones en las que las Salas de lo Penal anulan sus actuaciones. Estos acuerdos descalificatorios suelen banalizarse por los comentaristas, pero en verdad lo que hay detrás de cada una de esas anulaciones es la constatación de terroríficas vulneraciones de los derechos de los ciudadanos cometidas por un juez que no se atiene a los procedimientos legales. Por otra parte, cuando aplica la ley, protagoniza la decisión de tal manera que parece que es él quien crea la norma y no el legislador quien la impone. Ningunea la ley y hace alarde del valor superior de su personal criterio. Su insaciable vanidad y afán de protagonismo llevan a transformar el imperio de la ley en el imperio del juez. Esta mutación conduce a resultados pavorosos porque, a la postre, se pierde la idea de objetividad e independencia de la justicia y se generaliza la convicción de que los jueces no actúan porque las leyes se lo imponen, sino en razón a convicciones ideológicas personales, de afectos, amistades o intereses. Una verdadera catástrofe para el sistema judicial entero, que es el que termina sufriendo los efectos de tales personalismos.”

Un entretenido, ameno y veraz ensayo cuya lectura recomendamos a todos los lectores del blog. No se arrepentirán. Y desde esta bitácora no puedo menos que felicitar a Santiago Muñoz Machado por el excelentemente logrado retrato del “juez estrella”, personaje que quizá sería más acreedor a ser descrito más con los tintes del esperpento valleinclanesco.

Anuncios

9 comentarios el ““RIOFRÍO – LA JUSTICIA DEL SEÑOR JUEZ”. BRILLANTÍSIMO ALEGATO DE MUÑOZ MACHADO CONTRA EL VISIONARIO GARZÓN.

  1. También podías haber contado que en ese famoso caso Telecinco, Garzón concedió la libertad condicional de este insigne multimillonario y del siniestro Durán CONTRA EL INFORME DEL FISCAL.

    Qué quieres que te diga, estimado colega, da gusto leerte, pero es que a veces se te ve demasiado el plumero.

  2. Estimado amigo:
    Te agradezco, como siempre, tu comentario y me halaga en extremo que según tus amables palabras de gusto leerme. Respecto a que Garzón haya decretado la libertad de Durán contra el informe del fiscal no me sorprende, porque creo que también el siniestro y suspendido juez estrella emprendió su particular cruzada contra Franco, Mola, Queipo y varios generales más en contra del informe del ministerio público.
    Me gustaría igualmente aclarar un punto, y es que todos y cada uno de nosotros (no sólo el humilde redactor de estas líneas) somos siervos de nuestras simpatías y antipatías que, por mucho que intentemos apartarlas a la hora de hacer un comentario, valoración u opinión, siempre terminan aflorando de una manera u otra. No pretendo ni mucho menos ostentar el monopolio de la verdad, sino ofrecer en cada intervención mi particular visión y mi opinión concreta (como siempre, falible y que someto gustoso a la crítica de los amables lectores) sobre los asuntos que abordo, salvo, lógicamente, aquéllos en que (como es el caso de las sentencias del Tribunal Supremo de los Estados Unidos) me limito escrupulosamente a describir los supuestos de hecho del caso concreto y la doctrina del Tribunal sin hacer vaoración alguna.
    Respecto a mis criterios y mis opiniones, podría decir lo mismo que el senador Seabright Cooley, magníficamente interpretado por Charles Laughton, en el memorable discurso final de la película de Otto Preminger Tempestad sobre Washington: “Porque soy como soy y pienso como pienso” digo lo que digo, aunque no pretendo con ello impartir dogmas de fe ni imponer mis criterios a nadie, aunque no por ello abdico de mis principios ni mis ideales, de los cuales no presumo pero tampoco me averguenzo. (Por cierto, ya que cito esa magnífica película, te confesaré que me identifico más con el personaje de Bob Munson -interpretado por Walter Pidgeon- que con el malévolo y maquiavélico Cooley).
    Como siempre, querido amigo, un cordial saludo y te reitero mi agradecimiento por ser un constante y fiel seguidor de esta bitácora.

  3. Estimado amigo.

    Estaría bueno que no pudiéramos tener nuestras propias ideas. Es más, hemos de desconfiar de quien no las tiene,pues entonces sólo nos demuestra que es un ignorante.

    Dicho esto, creo que el citado libro -que no he tenido el gusto de leer- peca de oportunista y de hacer leña del árbol caído.

    Creo que te comenté que una vez tuve que padecer como Abogado al ínclito Sr. Juez. Y lo voy a exponer con crudeza: a mí, personalmente me pareció un enfermo con una egolatría incontrolada. Aficionado a la psiquiatría como soy, me dio la impresión de ser un maníaco depresivo de libro, de los que define perfectamente Kraepelin. Y perdóneseme esta licencia, pues no soy profesional de la materia, fue pura intuición.

    Ahora bien, también Garzón ha sido en ocasiones un mal necesario. Como buen bipolar, emprendía en ocasiones acciones imposibles, que cosas del destino, a veces, le salían bien, leáse GAL, desmantelamiento de Batasuna, procesamiento de Pinochet.

    Y tengo que reconocer que el procesamiento de Pinochet hizo que, como muy pocas veces, me sintiera orgulloso de mi país. Así que en algo me siento en deuda con él, desde luego mucho más que con Muñoz Machado, Durán o Berlusconi.

  4. estimado amigo. he leido este libro con interes y realmente lo que cuenta es de pelicula. No dudo en que responde a la verdad y me parece muy oportuna su publicación, porque puede servir de aviso de navegantes, para algún que otro juez que emula a Garzon y convierte la vida de inocentes en una pesadilla. ES MUY RECOMENDABLE SU LECTURA Y POR PARTE HE HECHO UN COMENATRIO MAS EXTENSO EN EL PERIODICO DIGITAL EN EL QUE ESCRIBO. http://www.periodicoliberal.com

  5. Deberian observar a mas jueces españoles que podrìan ser juzgados por presunta prevaricaciòn. Pongamos por ejemplo actuaciones como las de Ilmo.Sr. Juez Baltasar Fernàndez Viudez,como titular del Juzgado de I. nº 48 Madrid y a su valedor el Excmo. Carlos Divar Blanco.
    1º) De forma palmaria,este Juez celebrò el juicio de Faltas 1069/2004 sin citar a la ciudadana denunciante perjudicada en accidente de tràfico,constando sus datos. Lo que decimos aqui,està demostrado documentalmente. Ignoramos si asistiò la Fiscalia que tiene el deber Constitucional de velar por la Legalidad.
    2º) Por este “ejemplar” juicio, se dictò un Auto de fecha 5 de noviembre de 2004,el cual fue ocultado sin notificar de forma PALMARIA durante SEIS MESES y pretendian seguir ocultàndolo,negando a la ciudadana el derecho a ver su expediente.
    3º)En este Auto OCULTO y presuntamente delictivo, se archivan las actuaciones judiciales “por no ser los hechos denunciados constitutivos de infracciòn penal”. Baste decir,que una vez descubierta la existencia del Auto por una Asociaciòn, el mismo juez contradicièndose de forma vergonzosa,afirma que los MISMOS hechos
    SI son constitutivos de infracciòn penal.
    4º)En el Auto Oculto, se choricea la indemnizaciòn de 1.922,12 euros que corresponden por ,segùn Acta del Forense “necesitar la ciudadana 45 dias para curarse de sus heridas”.
    5º)La ciudadana permanece INDEFENSA,osea sin poder efectuar Recursos, “gracias” a la “ejemplar” labor del Colegio de Abogados de Madrid. Por otra parte, denunciadas estas actuaciones ante la Comisiòn de Peticiones del Congreso de los Diputados, contesta el Excmo. Sr. Carlos Divar,como Presidente del Organo de Gobierno de los Jueces españoles con escrito de 16 de Enero de 2009, en el que ademàs de mentir y tergiversar los hechos con una redacciòn absolutamente torticera, afirma que: “No se aprecia en las actuaciones judiciales, ningùn indicio de anomalia”.
    En la Comisiòn de Justicia del Congreso de los Diputados, tienen un amplio informe,de estos hechos desde hace varios meses, sin que nos conste hubieran hecho nada por corregir estas cacicadas.
    No solamente, tenemos que decir lo anterior, sinò que añadiremos, que interpuesta denuncia ante el Juzgado de I. nº 1 de Guadalajara (España), despuès de transcurridos unos cuantos meses, el Sr. Secretario Judicial, nos indica de forma guasona que: “Se ha perdido la denuncia”. Interpuesta denuncia ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha y su Fiscalia, ambos Organismos archivan la
    denuncia, reconociendo que “la denuncia estuvo efectivamente “traspapelada durante unos cuantos meses”. Siendo incapaces de saber DONDE ESTA LA DENUNCIA ACTUALMENTE y los TRÀMITES (supuestamente ninguno,ya que no se ha obtenido respuesta a ella) DADOS A ELLA.
    La Fiscalia General del Estado,Unidad de Apoyo, en escrito de 23 agosto de 2010, tiene el valor de afirmar(Ilma.Sra.Esmeralda Rasillo Lòpez) que: “Los hechos que Vd. denuncia ya fueron objeto de investigaciòn por la Fiscalia de la Comunidad de Castilla La Mancha Diligencias Preprocesales 4/10, dando lugar a un decreto de archivo contra el que no cabe recurso alguno”.
    Resulta repugnante,que tengan el valor de decir que “ya fueron objeto de investigaciòn”, cuando tras la supuesta “investigaciòn” SIGUEN IGNORANDO DONDE ESTÀ LA DENUNCIA, LOS TRÀMITES DADOS A LA MISMA POR EL JUZGADO DENUNCIADO, Y ADEMAS NO CONSTA RESPUESTA ALGUNA A DICHA DENUNCIA.
    ¿Trama judicial corrupta,en la que se encubren unos a otros?
    Esperamos que los que han investigado al Juez Garzòn, tengan el mismo impetu investigador en el caso que relatamos, por el bien del Efectivo Estado de Derecho.
    Por cierto, denunciados estos hechos,ante diversos medios de comunicaciòn ,entre ellos Europa Press,no nos consta,hayan hecho nada. Yo creia que todos los españoles tenemos el DEBER de luchar contra la delincuencia,entre ellos los que tienen la fuerza de la “comunicaciòn” para desenmascarar y poner en evidencia hechos judiciales repugnantes. Si hablamos, de otras NUMEROSAS cacicadas judiciales EVIDENTES,nosotros tenemos material, para escribir UNA ENCICLOPEDIA DE VARIOS TOMOS.

  6. Cuando se denuncia al Juzgado de I. nº 48 de Madrid por presunta
    Prevaricaciòn:
    A) El Juzgado de I. nº 1 de Guadalajara traspapela durante unos cuantos
    meses la denuncia.(segùn indica la Fiscalia del T.S.J. Castilla La Mancha)
    Manteniendo impune al juez traspapelador.
    B) Llega la Denuncia por Auto de Inhibiciòn al Juzgado de I. nº 22 de Madrid.
    Este Juzgado no se quiere enterar de la existencia del Auto de 5 de noviem-
    bre de 2004, en el que se producen las presuntas prevaricaciones.
    Dicta un Auto de fecha 18 de junio de 2009, que oculta sin notificar
    a la ciudadana denunciante, hasta el 23 de Marzo de 2011, osea, casi
    dos años ocultando este documento.
    El artìculo 413 del Còdigo Penal, castiga con penas de càrcel de uno a
    cuatro años a las Autoridades que oculten documentos. Sin embargo, esta
    Magistrada titular del Juzgado de I. nº 22 de Madrid, llamada Patricia
    Jimènez- Alfaro Esperòn , sigue impune.
    ¡¡¡… Y la Comisiòn de Justicia del Congreso de los Diputados
    “mirando para otro lado”. ¡¡¡ y el Magistrado Enrique Lòpez, diciendo
    en la Razòn (que censura la informaciòn sobre cacicadas judiciales) el
    dia 20 de Junio de 2011 diciendo ” Es necesario acometer una reforma
    de raiz y global, y hay que hacerlo cuanto antes porque el prestigio del
    sistema està en juego ”
    ¿que “prestigio” ? y ¿que “sistema” ? Sr. Lòpez…
    ¿Reformar, para que siga todo igual?. ¿Porquè no hablan de erradicar la
    impunidad judicial , empezando a investigar al propio Presidente del CGPJ sin cegueras corporativistas?.
    El Magistrado Sr. Enrique Lòpez, es aquel que en el caso del
    asesinato de la niña MariLuz Cortès, dijo aquello de “es un error que debemos de asumir” pero NO DIMITIÒ NINGUNO.
    … Parece que no saben lo que significa “asumir” y mucho menos lo
    que significa el verbo dimitir, y tampoco, quitarse el corporativismo, que es
    el gusano que corroe el Sistema Judicial y el Estado de Derecho.
    El Constitucional, es capaz de archivar, un Recurso de Amparo,
    que no se ha podido presentar (inexistente) precisamente por INDEFENSION
    producida por el Colegio de Abogados de Madrid y la Directora del Turno de
    Oficio , la Sra. Cuevas.

  7. El Juzgado de I. nº 22 de Madrid ocultò sin notificar (hasta que le
    descubrimos infraganti) un Auto de fecha 18 de Junio de 2009
    hasta el 23 de Marzo de 2011.
    El articulo 413 del Còdigo Penal, castiga con penas de càrcel
    la ocultaciòn … de documentos.
    Denunciados estos y otros hechos delictivos ante el CGPJ,
    el Sr. Juan Carlos Reguera Cardiel , Jefe de la Unidad de
    “atenciòn” Ciudadana, afirma en escrito de 4 de Agosto de 2011
    que ” No ha encontrado indicios de responsabilidad disciplinaria”.
    Recordemos que se denunciaba tambien que el Juzgado de I.
    nº 48 de Madrid, de forma PALMARIA:
    A) Celebrò juicio de faltas sin citar a las partes denunciantes
    existiendo incluso atestado policial.
    B)Ocultò el Auto dictado en ese juicio ilegal sin notificarlo hasta
    que le descubrimos seis meses despuès (a la ciudadana le nega-
    ron incluso el derecho a ver su expediente)
    C) Contradijo y conculcò lo indicado en el articulo 621 del Còdigo
    Penal, lo que pudiera resultar haber incurrido en PREVARICACIÒN
    D) Choriceo de indemnizaciòn a pesar de lo que indica el forense
    en Acta “la ciudadana necesitò 45 dias para curarse de sus
    heridas”
    E) Convertir una denuncia por presunta prevaricaciòn, en un
    “recurso de reforma” sin haberse presentado con abogado y
    procurador, y admitirlo de forma ilegal. …
    ¿Estado de Derecho o Mafia Judicial?
    ¿Està el CGPJ para producir impunidad a jueces ineptos ?
    ¿Sirve de algo que nuestras Autoridades juren cumplir
    y hacer cumplir las Leyes? ¿Los Jueces no estàn sometidos
    a las Leyes y campan a su libre albedrio ?

  8. El Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del
    Poder Judicial, MIENTE al Congreso de los Diputados en escrito
    de 16 de Enero de 2009. Como “botòn de muestra” de las claras
    y palmarias mentiras diremos que en ese escrito el Sr. Carlos Divar
    afirma en el apartado 2º de su escrito:
    “2º Interpuesto recurso de reforma por la defensa de la Sra.
    Jimènez se estimò el recurso por resoluciòn de 9 de mayo de 2005”
    En consecuencia de lo afirmado por el Sr. Divar, le retamos a que
    muestre pùblicamente ese supuesto recurso de reforma. Tambièn
    le retamos a que diga el nombre y apellidos de esa supuesta
    “defensa” a la que alude y por tanto diga el nombre del abogado
    que segùn èl , efectuò el recurso de reforma.
    NI EXISTE TAL DEFENSA, NI POR TANTO PUEDE EXISTIR
    TAL RECURSO DE REFORMA, NI PUEDE ADMITIRSE UN RECUR-
    SO QUE NO EXISTE. Entendemos que ademàs de presunto
    encubrimiento, puede existir tambien una clara deslealtad del
    poder judicial al poder legislativo en este hecho denunciado.
    El Presidente del Congreso, se calla mientras Divar le
    engaña. Recordemos que el Supremo paralizò la investigaciòn
    sobre las cuentas y propiedades del sr. Josè Bono. Ahora, el Sr.
    Josè Bono, “mira para otro lado” mientras el Sr. Divar, miente al
    Congreso de forma palmaria. Todo sigue “atado y bien atado”
    tal como decia Francisco Franco, caudillo de España, por la
    “gracia de Dios” y de la Iglesia Catòlica.
    Seguimos manifestàndonos desde noviembre en la
    Plaza de Santo Domingo de Guadalajara de lunes a jueves por
    las mañanas, mientras los medios de “comunicaciòn” siguen con
    su censura ,silenciando hechos palmarios documentados, que se
    denuncian con pancartas…
    El Juzgado de I. nº 22 de Madrid,ocultando sin notificar
    Auto, durante casi dos años, y la Unidad de Atenciòn al Ciudadano
    mantenièndolo impune a sabiendas y a pesar de los documentos
    existentes que pruebas dichas ocultaciones de documentos.
    El Articulo 413 del Còdigo Penal, castiga con penas de
    càrcel la ocultaciòn de documentos, pero al parecer las Leyes
    las dictan para ser pisoteadas por el CGPJ de forma impune.
    Invitamos al Sr. Santiago Muñoz Machado a pasarse algùn
    dia por la Plaza de Santo Domingo de Guadalajara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s