LEO BASSI, ENTRE LA BURLA RELIGIOSA Y LA HIPOCRESÍA.

Hace poco tiempo nos hacíamos eco en este blog de la polémica creada por el pastor Terry Jones a consecuencia de su intención de proceder a una quema pública de ejemplares del Corán, el libro sagrado de los musulmanes. Las numerosas manifestaciones de varias autoridades en el sentido de manifestar su repulsa ante tal proceder llevó al interesado a rectificar y cancelar la medida. En nuestro post, tras un análisis jurídico y social del hecho, finalizábamos con las siguientes palabras: ”En resumen, que los medios que han criticado la quema pública de ejemplares del libro sagrado de los musulmanes no lo han hecho en nombre de unos principios (lo que sería digno de encomio), sino por cobardía. Eso es lo criticable y lo triste del presente asunto”.

Los recientes acontecimientos que tuvieron lugar esta semana en la Universidad de Valladolid nos han dado plenamente la razón. Una presunta conferencia de Leo Bassi celebrada en el paraninfo de la Universidad de Valladolid el pasado día 4 de octubre sirvió como pretexto para degenerar una mofa y escarnio de la religión católica y sus símbolos, personalizándolos en el ya fallecido Juan Pablo II. La actuación de Bassi no sólo peca de ofensiva para todos los que profesan sinceramente la religión católica, sino de mal gusto al burlarse de manera inmisericorde de una persona ya fallecida. Pero, cosas de nuestro país, en este caso lo que se critica es precisamente la crítica a la mofa y escarnio del presunto intelectual; valga como ejemplo esta noticia. Sinceramente, tan hipócrita me parece Bassi como quienes le defienden. El primero, porque con su indisimulado laicismo lo que realmente encubre es un anticatolicismo, que es una cosa profundamente distinta, ya que se echa de menos en el meritado sujeto una mayor virulencia en el ataque a la religión musulmana, algo seguramente imputable más a su prudencia (creo que era Lord Henry Wotton en “El retrato de Dorian Grey” quien decía que “a la cobardía suelen llamarla prudencia”); los segundos, porque amparándose en la libertad de expresión y en la sana crítica “olvidan” que hace poco menos de un mes disuadían a un pastor evangélico de proceder a la quema del libro sagrado musulmán por entender que ofendía gratuitamente el sentir de muchas personas. El doble rasero, la doble vara de medir que tiene su raíz más profunda en el temor, en la certeza de que la más mínima burla o mofa a cualquier símbolo islámico colocaría a su autor en el punto de mira de cualquier fanático musulmán.

En definitiva, que los principios son lo de menos. Lo que cuenta es un estímulo tan poderoso y tan clásico como la cobardía.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Opinión

2 comentarios el “LEO BASSI, ENTRE LA BURLA RELIGIOSA Y LA HIPOCRESÍA.

  1. Usted mismo ha descrito con agudeza la enorme diferencia moral que existe en estos momentos entre la religión católica (cristianismo en general) y la musulmana, puesto que en la primera aún se defiende el derecho de los demás a expresarse libremente aún a costa de sufrir mofas indecentes y gratuitas, mientras que en la segunda cualquier signo de crítica se reprime y la burla -más o menos inteligente- es considerada como insulto punible. Podría indagarse en los motivos de la actual radicalización del islam, pero, lo que es innegable, es que se encuentra en una fase anterior, si la razón pudiera medirse en términos lineales.
    Un saludo afectuoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s