REFLEXIONES PERSONALES SOBRE EL NOMBRAMIENTO DE SANTIAGO CARRILLO COMO HIJO PREDILECTO DE GIJÓN.

El Ayuntamiento de Gijón acaba de conceder el título de hijo predilecto de la ciudad al veterano y ya nonagenario político Santiago Carrillo Solares, nacido en la villa allá por el año 1915. Se le concede el título por su “dilatada trayectoria”, en la que, por cierto, existen algunas luces (su innegable contribución a una transición pacífica a finales de los setenta moderando un Partido Comunista para situarlo dentro del sistema) y bastantes sombras (su tétrico papel como Consejero Delegado de Orden Público en noviembre de 1936). Una prueba más de que la tan cacareada “memoria histórica” que se pretende fomentar es una memoria selectiva, incurriendo en la misma desviación que durante cuarenta años caracterizó el régimen del general Franco. Si entonces el bando nacional era el símbolo de las virtudes patrias y el republicano la personificación de todos los vicios, hoy en día se han invertido los papeles, de tal manera que son los republicanos el espejo de los valores cívicos y el bando nacional la encarnación del mal absoluto. Sólo existen, pues, blancos y negros desapareciendo de la escala cromática la amplia gama de grises.

Guste o no, Santiago Carrillo Solares es responsable por acción u omisión de las matanzas de Paracuellos. Sobre su responsabilidad política no cabe duda, puesto que el propio Carrillo reconoció expresamente que su nombramiento como Consejero Delegado de Orden Público en la Junta de Defensa de Madrid le confería la suprema responsabilidad en el mantenimiento de dicho orden público; por tanto, todos los asesinatos en masa cometidos en Madrid le son imputables políticamente. En cuanto a su responsabilidad directa, es evidente que tiene la responsabilidad no de la idea, pero sí de contribuir de manera entusiasta a su ejecución; sacas hubo antes del nombramiento de Carrillo, pero es precisamente bajo su mandato como Consejero Delegado de Orden Público cuando las matanzas se generalizan. Las excusas que ha vertido el político gijonés a lo largo de los años para justificarse han sido de lo más variado y contradictorio, pero hay un hecho que no admite la menor duda: si hubiese tenido la voluntad de acabar con esa situación, lo hubiese hecho. Buena prueba de ello es que cuando el anarquista Melchor Rodríguez es nombrado Director General de Prisiones y se enfrenta abiertamente con Carrillo, las grandes matanzas cesan abruptamente. Melchor Rodríguez se hizo acreedor al agradecimiento de todo un pueblo como el madrileño, y buena prueba de ello es que cuando los vencedores le sometieron a juicio, innumerables personalidades del bando nacional acudieron a testificar en su favor (entre ellas, la más destacada fue la de Agustín Muñoz Grandes).

Hay, sin embargo, otro hecho quizá más desconocido pero que revela hasta qué punto el recién galardonado como hijo predilecto de la villa de Jovellanos antepuso las obediencias de partido a los lazos naturales. Basta con que el lector interesado contemple la lamentable carta que allá en el lejano año de 1939 el gijonés remitiera a su padre, Wenceslao Carrillo (de ideología socialista) en la que manifestaba que entre ambos no podría existir ya ningún lazo de parentesco pese a ostentar el mismo apellido, por lo que renunciaba a su padre en aras de la obediencia al Partido Comunista. El “grave” delito de Wenceslao Carrillo fue el haber formado parte junto a Segismundo Casado y Julián Besteiro del Consejo de Defensa que pretendió rendir la ciudad de Madrid y evitar prolongar innecesariamente un conflicto bélico ya perdido para la causa republicana. Julián Besteiro, una de las personalidades más honestas, decentes e íntegras que ha dado la política española y que debería servir de ejemplo a todos, fue calificado en dicha carta de “fascista” por Carrillo. Con eso queda todo dicho.

Muy distinto fue el Carrillo de mediados de los setenta. Aquel que se entrevistó con Suárez, que fue presentado por Fraga, que contribuyó con su moderación y con su talante abierto a suavizar las tensiones que caracterizaron aquélla difícil época en la que todos hubieron de ceder algo de sus pretensiones. Este Carrillo sí es digno de reconocimiento o, cuando menos, de cierta gratitud. Una gratitud, por cierto, que él dista mucho de tener con sus oponentes ideológicos.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Opinión

3 comentarios el “REFLEXIONES PERSONALES SOBRE EL NOMBRAMIENTO DE SANTIAGO CARRILLO COMO HIJO PREDILECTO DE GIJÓN.

  1. Estimado Villefort:

    Parece que seguimos con las obsesiones del pasado.
    Se puede responsabilizar a Carrillo por omisión de los asesinatos de Paracuellos, pero no por acción. Está demostrado que las sacas fueron organizadas por el entonces corresponsal de Pravda, Mijail Koltsov, corresponsal de Pravda y Niklovsky Orlov, jefe de la NKVD en España y hombre de Stalin.

    Te recuerdo que en Oviedo tenemos una calle -entre otras- dedicada al General Aranda, sedicioso, genocida y corrupto, al que Churchill compró por un millón de dólares con el fin de convencer a Franco para que no entrara en la II guerra mundial.

    En fin, que decir de Fraga, presidente de honor del PP, y cómplice del asesinato de Grimau.

    Dejemos la guerra civil de una puta vez en paz porque -entre otras consideraciones- por cada Paracuellos en zona legítima, hubo 10.000 en el territorio controlado por los fascistas.

  2. si tanto se os llena la boca a los fascistas del ppsoe hablar de paracuellos, por qué no hablamos de los 150 000 ESPAÑOLES asesinados en la POSGUERRA? y estamos hablando de la posguerra, cuando los republicano salieron por patas de españa, con lo cual toda responsabilidad de esas muertes es del gobierno fascista de franco.

  3. Evidentemente y por desgracia la guerra civil y el franquismo no están superados y la prueba la encontramos en los desmesurados comentarios realizados a esta entrada.Cualquier crítica, aun una tan fundada como la que aquí se realiza, a una persona del, supuestamente, bando republicano, supone automáticamente la consabida etiqueta de”fascista”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s