SIGUE EL CONFLICTO SOBRE LA MEDIACIÓN FAMILIAR: COLEGIO ABOGADOS GIJÓN v. ANGEL CAMPO.

Hace ya casi un año informábamos en nuestro post Mediación familiar ¿obligatoria? que el Colegio de Abogados había manifestado su malestar por la actuación del magistrado del Juzgado de Primera Instancia número Ocho de Gijón, don Ángel Luís Campo Izquierdo al permitir e imponer en la propia sede del órgano jurisdiccional un servicio de mediación con carácter obligatorio, servicio que está gestionado por la propia hermana del magistrado. Pues bien, el asunto lejos de solucionarse se ha enfangado aún más, pues el Colegio ha seguido adelante con las actuaciones y el magistrado, en lugar de rectificar, ha preferido sostenella y no enmendalla.

Este conflicto, que incluso ha saltado del reducido mundo judicial a los medios de comunicación escrita (en concreto, en los diarios El Comercio y La Nueva España), ha provocado que el Colegio de Abogados de Gijón, a través de su decano, remita a los letrados hasta tres circulares en relación con el asunto. Sin duda la más importante es la que con número 11/2011 dirige el día 18 de febrero de dicho año la máxima autoridad de los letrados gijoneses a sus compañeros, y cuyo tenor literal reza de la siguiente manera:

La Junta de Gobierno del Colegio, en su sesión del 15 de febrero de 2011, ha acordado poner en conocimiento de la Fiscalía especial contra la Corrupción los hechos que vienen produciéndose en el Juzgado de Primera Instancia 8 de Gijón, relativos a la puesta en marcha por el magistrado titular del mismo de un servicio de mediación familiar adjudicado a la entidad presidida por su hermana.
Sobre este asunto se había informado al censo colegial mediante la Circular 17/2010. Se acompaña ahora copia de la comunicación a la Fiscalía para su conocimiento por todos los abogados.

Y dicha circular venía acompañada de un anexo que contenía no sólo la denuncia a la fiscalía anticorrupción, sino de toda una serie de documentos de los cuales los más relevantes para el caso son sendas contestaciones del Consejo General del Poder Judicial y de las Consejerías de Presidencia, Justicia e Igualdad así como la de Bienestar Social del Principado de Asturias. Tanto el máximo órgano de gobierno de los jueces como los dos órganos administrativos del Principado de Asturias negaban haber otorgado su autorización para instalar el servicio de mediación en la sede judicial e informaban de la inexistencia de concurso o contrato administrativo alguno para la concesión de dicho servicio. En otras palabras, que implícitamente se reconocía que ese servicio de mediación carecía de apoyatura jurídica alguna. Hace dos días, el 22 de marzo de 2011 el decano del Colegio de Abogados de Gijón informa mediante Circular 19/2011 que la Fiscalía ha “trasladando el asunto a la Fiscalía del Principado de Asturias por considerar que compete a la misma su conocimiento”. El asunto se enfanga aún más por la queja que el Secretario del Colegio de Abogados de Gijón ha presentado frente al juez Campo Izquierdo, hecho éste del que se ha informado a todos los profesionales de la abogacía gijonesa mediante Circular 20/2011 de 24 de marzo.

De todos es conocida la profunda reserva que el redactor de estas líneas tiene respecto a la Fiscalía de este país, cuyo servilismo hacia el poder público, salvo contadas y honrosísimas excepciones, es proverbial y casi un dogma de fe. Quizá por ello la denuncia del Colegio de Abogados de Gijón quede en papel mojado, pues mucho me temo que el Ministerio Público echará balones fuera y, en el mejor de los casos, intentará solventar el asunto manifestando que el asunto no constituye delito sino, en el peor de los casos, una infracción disciplinaria, con lo que de paso devolvería la pelota al Consejo General del Poder Judicial, institución ésta que no se caracteriza tampoco por su arrojo y valentía en estos supuestos (como el profesor Alejandro Nieto ha demostrado en sus dos lúcidas obras sobre el Poder Judicial).

¿Qué quedará, pues de todo este asunto? Ojalá me equivoque, pero creo que mucho ruido y pocas nueces. Con el paso del tiempo el asunto será jurídicamente enterrado y olvidado por todo el mundo……Bueno, menos por el denunciado, porque cosas así no se olvidan.

Anuncios

Un comentario el “SIGUE EL CONFLICTO SOBRE LA MEDIACIÓN FAMILIAR: COLEGIO ABOGADOS GIJÓN v. ANGEL CAMPO.

  1. Sigo diciendo que en 30 años de ejercicio profesional, jamás me he encontrado con un tipo tan venenoso, arrogante, soberbio, cobarde, corrupto y prevaricador como el susodicho Campo. Eso sí, de misa diaria.

    Hasta sus compañeros de la APM le desprecian.

    Y aquí seguimos aguantándole, a pesar de las múltiples denuncias y quejas contra él ante el CGPJ. Desde luego no es así como se mejora la imagen de la justicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s