ÉXITO DEL SEGUNDO CONGRESO DE ABOGADOS DEL TURNO DE OFICIO CELEBRADO EN CÓRDOBA Y SU SILENCIAMIENTO EN GIJÓN.

Los días 1 y 2 de julio tuvo lugar en Córdoba el II Congreso Nacional de Abogados del Turno de Oficio, donde estuvieron departiendo sobre el particular letrados de toda la geografía hispana y donde, presentes o representados, estuvieron varios colegios profesionales. Es más, algunos de ellos no sólo promocionaron, sino que incluso subvencionaron la asistencia a algunos de sus integrantes. Entre las ponencias destacó sobremanera la del magistrado Javier Gómez Bermúdez, de la que incluso se hizo eco la prensa nacional, y en la que abogaba por someter a un control más estricto a la justicia gratuita, aportando interesantísimas reflexiones que sin duda abrirán un intenso debate sobre el particular. Coincido parcialmente con Gómez Bermúdez, aunque yo voy un paso más allá, dado que quizá debiera acudirse al sistema americano y limitar la asistencia jurídica gratuita como derecho constitucional a los asuntos penales, eliminándola en los restantes órdenes jurisdiccionales (no quiere esto decir que uno no tenga derecho a un abogado en los pleitos civiles, contencioso-administrativos o laborales pero que el derecho a la asistencia letrada en este tipo de asuntos no sea constitucionalmente exigible –de tal manera que deba analizarse caso por caso- y, por supuesto, que la carencia de medios deba acreditarse antes de reconocerse el derecho a un profesional).

Acabadas las jornadas, tuvo lugar la primera sesión de la Confederación Española de Abogados del Turno de Oficio, donde se eligió como presidente a mi amigo y compañero Germán Inclán, que ya ostentaba el cargo provisionalmente hasta que tuviese lugar la primera sesión del máximo órgano representativo de la recién creada entidad. La designación de Germán Inclán es justísima, no sólo porque fue la persona que ideó la Confederación, sino porque (y en este aspecto la amistad no nubla la razón) fue uno de los que más entusiasmo, ilusión y ganas depositó en este proyecto que hoy ha cuajado en una realidad. De este modo, la semilla que se plantó en Gijón hace ya dos años ha germinado de manera exitosa, dando como fruto un frondoso árbol que extiende ya sus ramas por casi todas las Comunidades Autónomas. La Confederación Española de Abogados del Turno de Oficio (CEAT) puede considerarse ya como un ente cuya interlocución será necesaria a la hora de abordar la necesaria reforma del actual sistema de justicia gratuita, cuya acreditada insostenibilidad pide a gritos su modificación. El redactor de estas líneas no pudo, por motivos tanto profesionales como personales, acudir al evento, aunque estuvo debidamente representado en la antigua capital del califato y puntualmente informado de lo que allí se habló y trató.

No quisiera dejar de manifestar mi total rechazo a la actuación que, en este aspecto (como en tantos y tantos otros) ha tenido más que el Colegio de Abogados de Gijón, su decano, aunque conociendo al personaje en cuestión no era de extrañar. Este sujeto, que no duda en torturar literalmente al colegiado con sucesivas circulares (con materias tan interesantes y vitales para el devenir profesional como torneos de mus, espichas, marchas a Covadonga, Gimkanas, demostraciones de bases de datos realizadas por entidades privadas en sede colegial) se negó no ya a subvencionar, sino ni tan siquiera a anunciar o informar de la celebración del evento al censo colegial mediante circular con el peculiar “argumento” de que el mismo no estaba patrocinado por el Consejo General de la Abogacía. De todas formas, el tiro le ha salido por la culata, y ha sido precisamente él quien ha quedado ante sus propios compañeros como Cagancho en Almagro. Todos los que nos dedicamos a la profesión sabemos que el señor decano del colegio de abogados de Gijón se encuentra aquejado de una grave enfermedad, la misma que Gregorio Marañón describía en el segundo capítulo de su magistral biografía de Tiberio (el resentimiento) hasta tal punto que a su lado don Niceto Alcalá-Zamora (el mismo que decía con su gracejo cordobés aquello de “yo no soy rencoroso….pero quien me la hase me la paga”) no llegaría a alcanzar el rango de padawan. Su valor y arrojo a la hora de abogar por la dignificación los letrados de oficio y la asistencia jurídica gratuita le hace digno merecedor de figurar en el panteón de los luchadores al lado Jack McCall y Robert Ford, y su brillante gestión al frente de la institución colegial me lleva a otorgarle el premio Sam Wood (en homenaje al que fuera alcalde de Cabot Cove y cuyo lema electoral era, precisamente “No hacer hada” -hasta el punto de que su vecino, el doctor Seth Hazlitt le decía en cierta ocasión, “Sam, precisamente ese es tu mayor activo”-).

Me parece lamentable que un movimiento que nació en Gijón, que ha logrado calar en los profesionales y extenderse por toda España, sea precisamente ninguneado y silenciado en la ciudad que le vio nacer simple y llanamente por rencores personales de quien seguramente hubiera deseado tener la iniciativa en el mismo.

Anuncios

Un comentario el “ÉXITO DEL SEGUNDO CONGRESO DE ABOGADOS DEL TURNO DE OFICIO CELEBRADO EN CÓRDOBA Y SU SILENCIAMIENTO EN GIJÓN.

  1. Estimado amigo:
    Es cierto que el II Congreso de Abogados de Turno de Oficio celebrado en Cordoba el pasado fin de semana ha tenido un gran exito gracias al impagable trabajo desarrollado por los compañeros de Cordoba, en especial de Alfredo Povedano, con la colaboracion de la Confederacion de Abogados de Turno de Oficio (CEAT) y con la asistencia de colegiados de 13 Comunidades Autonomas. Ha sido, como lo fue en su dia el celebrado en Gijón, una oportunidad para que los compañeros de distintas partes del territorio español pongan en comun los problemas y dificultades que encuentran en el desempeño de este trabajo, que a veces es tan ingrato como mal pagado, y que para muchos, como es mi caso, es mas vocacional que otra cosa.
    Tambien quiero destacar la aportacion desinteresada, realizada por los ponentes que acudieron a la cita sin percibir emolumento alguno ( como tambien ocurrio en el congreso de Gijón), algo que en los tiempos que corren es de agradecer, porque pocos profesionales quedan en este sentido, y ademas de tan alto nivel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s