ADIÓS, JUZGADOS UNIPERSONALES. ¿BIENVENIDOS? TRIBUNALES DE INSTANCIA

Actualmente se tramita en el Congreso de los Diputados bajo expediente número 122/000144 el Proyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, para la creación de los Tribunales de Instancia. El texto, de dieciocho páginas de extensión modifica, como su propia titulación indica, la Ley Orgánica del Poder Judicial para sustituir los tradicionales juzgados unipersonales por Tribunales colegiados de instancia. Según el punto primero de su pomposa Exposición de Motivos (donde se hace una breve referencia histórica a los orígenes del sistema actual) el tradicional sistema de Administración de Justicia basada en juzgados de partido respondía a un modelo de sociedad, la decimonónica, muy distinta de la actual; sistema que, por esos avatares tan característicos de la sociedad española, se ha prolongado hasta la actualidad. Sistema que el nuevo texto legal pretende sustituir dado que el mismo adolece de “disfuncionalidades” (pudorosísima expresión con la que el legislador pretende manifestar en realidad la decadencia del actual modelo de justicia) manifestando de forma un tanto extraña que “más jueces no quiere decir más juzgados”. En este sentido, el proyecto de ley manifiesta continuar en la estela de las reformas iniciadas con la Ley 13/2009, y el objetivo de la nueva reforma se resume en unas pocas líneas “la nueva ordenación de la planta pretende trasladar las ventajas del sistema de organización  colegiada a los tradicionales «Juzgados», que podrán estructurarse, desde un punto de vista organizativo, no jurisdiccional, como un único «Tribunal» con el número de Jueces que sea preciso, con un Presidente y con una Oficina que preste servicio a todos ellos. El objetivo es simplificar el acceso del ciudadano a la Justicia —un solo Tribunal donde ahora hay Juzgados diferentes— y mejorar el funcionamiento del primer escalón de nuestro sistema jurisdiccional, introduciendo fórmulas más eficientes de gestión y organización”. De esta manera, el objetivo del texto legal es transformar la primera instancia judicial o el primer nivel de manera que los actuales órganos unipersonales (los juzgados) sean sustituidos por secciones de un órgano colegiado.

Partamos del sistema actual vigente, que es el constituido por la Ley 6/1985 Orgánica del Poder Judicial. En la misma podemos distinguir dos tipos de órganos judiciales de carácter unipersonal en función del ámbito de su competencia territorial: los juzgados que necesariamente han de existir en el partido judicial (juzgados de primera instancia e instrucción) y los juzgados de ámbito provincial (los restantes juzgados – mercantil, violencia de género, penal, vigilancia penitenciaria, menores, contencioso-administrativo y social). Esta situación pretende ser sustituida por un sistema de organización colegiada que, según el optimismo del legislador, “permite una mayor racionalidad en el ejercicio de la jurisdicción, facilita el establecimiento de criterios comunes entre los miembros del Tribunal y, por tanto, potencia lo confiabilidad en nuestro sistema de justicia y, además, se acomoda a las pautas de funcionamiento de la nueva Oficina Judicial. La colegiación facilita, además, la introducción de un primer nivel de especialización en la distribución de asuntos, compatible con la especialización de los propios Tribunales, y dota de mayor flexibilidad a la planta judicial, permitiendo adaptarla a las necesidades reales de cada momento”. La norma entraría en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, según la Disposición Final Sexta; ahora bien, la Disposición Final Tercera concede un plazo de tres años para la sustitución de los juzgados y la implantación progresiva de los Tribunales de Instancia.

En este sentido, y a lo que interesa a efectos procesales, se modifica el artículo 26 de la Ley Orgánica 6/1985 sustituyendo la enumeración de los distintos juzgados unipersonales por la expresión “Tribunales de Instancia”, cuya regulación in extenso se contiene en la nueva redacción dada al artículo 85. Se trata de órganos colegiados que existirán en cada partido judicial y con sede en su capital, de la cual tomarán el nombre, y contarán obligatoriamente con una sección civil y una de instrucción y, eventualmente, con secciones de “enjuiciamiento penal” (en concordancia esta denominación con la reforma que se pretende operar de la ley de enjuiciamiento criminal), mercantil, violencia sobre la mujer, contencioso-administrativo, social, menores y vigilancia penitenciaria. Los Tribunales de Instancia lo integran un Presidente, los Presidentes de Sección (en aquéllas Secciones que cuenten con ocho o más magistrados) y los magistrados que establezca la ley. Es muy relevante lo dispuesto en el artículo 84.4 cuando establece que  “La adscripción de los Jueces y Magistrados dentro de cada Sección será funcional. Conforme a criterios de racionalización del trabajo, los Jueces y Magistrados destinados en una Sección del Tribunal de Instancia podrán conocer de los asuntos de otras Secciones que lo integren,  siempre que se trate de asuntos del mismo orden jurisdiccional, sin perjuicio de lo previsto en los artículos 86 y 88. Esta asignación se realizará mediante acuerdo del Consejo General del Poder judicial, a propuesta del Presidente del Tribunal y oída la Junta de Jueces del orden jurisdiccional al que se refiera y podrá afectar, desde que se acuerde, a asuntos de nuevo ingreso o a asuntos de los que este conociendo otro Juez o Magistrado en los supuestos de licencias de larga duración. Dichos acuerdos deberán publicarse en el Boletín Oficial del Estado”. Cada una de las Secciones asumirá el conocimiento de los asuntos que actualmente tienen encomendados los juzgados unipersonales.

¿Es esta la reforma adecuada y necesaria para la mejora de la Administración de Justicia en España, la de sustituir la organización unipersonal por una teórica organización colegiada que, en la práctica, supondrá mantener la estructura del juzgado individual bajo el pomposo ropaje de una institución colectiva? El tiempo lo dirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s