MENDIZÁBAL: EL NUEVO LIBRO DE ALEJANDRO NIETO

El pasado día 20 de octubre aparecía en las librerías Mendizábal, apogeo y crisis del progresismo civil, el voluminoso ensayo (más de mil páginas) debido a la sin par pluma de Alejandro Nieto, libro que el autor de estas líneas ya ha adquirido y cuya lectura espera iniciar tan pronto el cumplimiento de sus obligaciones profesionales se lo permita. La verdad es que no es una novedad que el profesor Nieto, catedrático de derecho administrativo y uno de los escritores más atinados, agudos y perspicaces de nuestro panorama jurídico, dedica a la historia general, aunque siempre en íntima conexión con la rama jurídico-pública. En 1996 la misma editorial que publica esta nueva obra ya publicó Historia administrativa de la regencia de María Cristina (obra que valió al profesor Nieto el premio nacional de Ensayo), afortunadamente objeto de una necesaria reedición hace un par de años. Recuerdo igualmente el estudio que al proceso de Calderón Collantes elaboró Alejandro Nieto y que fue incluido en el libro colectivo Grandes procesos de la historia de España, dirigido por Santiago Muñoz Machado y que igualmente ha sido reeditado hace escasos meses por Iustel. Es de destacar igualmente el estudio que el profesor Nieto dedicó a los “sucesos de palacio” de aquella noche del 28 de noviembre de 1843, y a la que ya le hemos dedicado un post anterior. En esta nueva obra se contiene un estudio de las Cortes constituyentes de 1836-1837, es decir, el periodo comprendido entre la sargentada de 1836 que obliga a la regente María Cristina a restablecer muy a su pesar la Constitución de 1812, y la aprobación del texto constitucional de 1837, algo que se logró merced a una transacción entre ambas facciones del liberalismo.

Tres notas caracterizan las obras de Alejandro Nieto: su enorme rigor científico, su apego a la realidad y, sobre todo, un estilo claro y sencillo que llega muy fácilmente al lector amén que facilita sobremanera la lectura. El rigor científico, unido a la poderosa erudición del autor hace que sus ensayos sean una fuente de datos y de conocimiento indispensable, como lo prueba el hecho de que en esta obra dedicada a las cortes constituyentes dedica cerca de cuarenta páginas (en concreto, 531-547) a ofrecer unas ficha biográfica de todos y cada uno de los parlamentarios de dichas cortes; su realismo (tal alejado del idealismo que impera no sólo en la rama jurídica, sino incluso en la histórica) hace que podamos contemplar la realidad tal y como fue, y no tal y como muchos desearan que fuese. Este apego a los hechos sobre la normativa ha valido al profesor Nieto muchas críticas, en la mayoría de las ocasiones infundadas, cuando no un enorme halo de silencio sobre sus estudios.

En cuanto a la materia objeto de estudio, no es sorprendente ni mucho menos este libro dada la querencia de Alejandro Nieto por el siglo XIX español (objeto de estudio en los trabajos anteriormente indicados), pero quizá tampoco sea tan extraño que en esta última obra centre su objetivo en un bienio y en un personaje muy concretos. Digo que no es sorprendente porque ya en su obra sobre la regencia de María Cristina el autor manifestaba la disparidad de juicios sobre Mendizábal (odiado hasta la muerte por unos, adorado hasta la idolatría por otros) y su actuación en y al frente del gobierno, lo que quizá ya permitía otear a algún que otro lector sobre una futura línea de investigación de Alejandro Nieto. Sea como fuere, su libro sobre la regencia de María Cristina es ya una obra de consulta obligada para cualquier estudioso del siglo XIX, y sin duda alguna este Mendizábal marcará un antes y un después sobre el estudio del personaje y de las cortes constituyentes.

Desde esta humilde tribuna, me permitiría hacer una sugerencia al profesor Nieto para un próximo estudio: el general Narváez y la década moderada. Es cierto que existen bastantes obras sobre el periodo 1844-1854, pero no existe a fecha de hoy un ensayo biográfico decente sobre la figura del general Narváez, salvo los retazos que Jesús Pabón dejó inconclusos y que Carlos Seco Serrano publicó tal y como su maestro los dejara. Creo que nadie más que Alejandro Nieto podría, uniendo sus amplísimos conocimientos jurídicos junto con sus dotes de historiador y, sobre todo, su apego a la realidad, dar una visión de la década moderada centrando la misma en la figura de Narváez, y situando al personaje ante la historia. Quizá así la figura del nativo de Loja alcanzase definitivamente el lugar que le corresponde, superando incluso a muchos de sus coetáneos como Serrano o Espartero.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s