EL “ASALTO A LA REPÚBLICA”: POR FÍN SE PUBLICAN LOS DIARIOS DE ALCALÁ-ZAMORA.

El pasado martes día 15 de noviembre de 2011 salía a la venta, bajo el título Asalto a la República, parte de los diarios de Alcalá-Zamora que fueron robados en el año 1936 y recuperados hace tres años. Según consta en la introducción de Jorge Fernández Coppel, esta es la primera de una trilogía que dará a conocer al público las impresiones de quien fuera Ministro de Fomento y de Guerra en gobiernos liberales bajo el reinado de Alfonso XIII, Presidente del Gobierno Provisional de la República y, finalmente, Presidente de la Segunda República española. En concreto, esta primera parte se centra en el periodo que comprende desde el 1 de enero de 1936 hasta el 7 de abril de ese mismo año, cuando Alcalá-Zamora es desposeído del cargo al considerar las nuevas Cortes reunidas tras los comicios del 16 de febrero que la disolución de las Cortes salidas de las urnas en 1933 (primeras cortes ordinarias según el Presidente, segundas, según el propio órgano legislativo) no era necesaria.

Jorge Fernández Coppel cuenta en la introducción cómo se perpetró el robo de las memorias de Alcalá-Zamora (en realidad, se limita a transcribir lo expuesto por el propio don Niceto en el prólogo a las Memorias que escribió ya en su exilio bonaerense), cómo estas fueron recuperadas en 2008 y, finalmente, cómo se perpetró lo que Coppel denomina “tercer robo”, calificación que aplica al secuestro de la documentación por parte del Director General del Libro, hecho éste que denunciamos en este mismo blog. No obstante, quien suscribe ya tiene una primera decepción: del dietario presidencial faltan los cuadernos correspondientes a los años 1932-1933-1934 y 1935, con lo que la particular visión que don Niceto plasmó en su diario de episodios tan relevantes como la Sanjurjada, el estatuto catalán, las elecciones de 1933, la revolución de octubre de 1934 y la degradación de la vida política española durante el año 1935 se nos hurtan de momento, aunque Coppel ofrece una pequeña pista de por donde pueden empezar a buscarse esos cuadernos. Nos queda, eso sí, el correspondiente al año 1931, el periodo enero-abril 1936 (el que ahora se publica) y las reflexiones de Alcalá-Zamora sobre su etapa como ministro de la Monarquía.

Alcalá Zamora es una figura a recuperar para la historia, pero no parece ser muy agradable a los actuales promotores de la mal llamada “memoria histórica”, dado que don Niceto logró, por circunstancias muy concretas, enemistarse tanto con la izquierda como con la derecha, siendo así que el propio Azaña (personaje absolutamente envuelto en áureos ropajes durante estos últimos años) en sus diarios lanza comentarios entre denigrantes y mordaces sobre quien fue su colega de gabinete y jefe de Estado. Esa animadversión de carácter puramente personal entre uno de los iconos de la actual “memoria histórica” hacia Alcalá Zamora es quizá la que ha demorado un trienio la publicación de sus diarios. Sin duda estas casi quinientas páginas nos ofrecerán muchas sorpresas.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Historia

Un comentario el “EL “ASALTO A LA REPÚBLICA”: POR FÍN SE PUBLICAN LOS DIARIOS DE ALCALÁ-ZAMORA.

  1. VENCIDOS Y SAQUEADOS SIN PIEDAD Y A PERPETUIDAD

    http://www.elpais.com/articulo/espana/Vencidos/saqueados/elpepuesp/20090214elpepunac_10/Tes

    No menos inclementes se muestran con el moderado Niceto Alcalá Zamora: (???)

    “Sus errores, torpezas y desaciertos fueron en tal número y magnitud que puede estimársele como de los principales responsables por acción y omisión de haber forjado la subversión roja, haber contribuido a mantenerla viva durante más de dos años y a estorbar el triunfo providencial del glorioso Alzamiento”.
    (???)

    Por su “animadversión” hacia el Alzamiento le condenan en 1941 a 50 millones de multa, le confiscan sus bienes y le destierran 15 años. Una de sus hijas, María Teresa, logra que se revise la sentencia años después, tras la muerte de Alcalá Zamora en Buenos Aires en 1949. También aquí, pese a su fallecimiento, sigue vigente la obligación de sus herederos de pagar la sanción (tres millones de pesetas tras una primera rebaja, a la que seguirá una segunda).(???)

    El colapso de la maquinaria represora (???)

    Manuel Álvaro Dueñas, profesor de la Universidad Autónoma, hurgó en la represión política mucho antes de que la memoria histórica invadiese el presente. Dedicó su tesis doctoral a la jurisdicción especial de responsabilidades políticas en Madrid. La leyó en 1997 y se publicó en 2006. Gracias a su investigación, se descubrió el alcance que habían tenido esos tribunales en sus tres primeros años de vida (1939-1941): 125.286 expedientes incoados y sólo 38.000 resueltos.(???)

    “Carrero Blanco ordena que se envíen a la subsecretaría de la Presidencia un estadillo con lo incoado, lo pendiente y lo resuelto. Se dan cuenta entonces de que no dan abasto”, expone. (???)

    Burgos o Ceuta habían sido diligentes, pero las provincias con más frenesí represor (Granada, Valencia, Madrid, Barcelona o Albacete) apenas habían resuelto la cuarta parte de los asuntos iniciados.(???)

    El propio departamento de Carrero Blanco calcula que, si le suman los nuevos expedientes que remitirán otros tribunales (militares y de represión de la masonería), se alcanzará como mínimo los 250.000 expedientes.(???)

    “De mantenerse este ritmo, se tardaría 15 años en liquidar las responsabilidades políticas”, reconocen en una nota interna. (???)

    “Les preocupa modificar el procedimiento sin que parezca que dan marcha atrás, pero la razón de peso por la que reforman la ley en 1942 es que se ha colapsado la jurisdicción”, indica Álvaro. (???)

    También ayuda otro colapso: el económico, derivado del bloqueo de millones de cuentas. (???)

    Se produce entonces un archivo masivo de causas a republicanos insolventes o de poca responsabilidad y en 1945, se cancela la jurisdicción. (???)

    Los casos pendientes pasan a una comisión liquidadora. (???)

    Mientras funcionó, la jurisdicción política fue “opaca” e
    “inquisitorial”, según Manuel Álvaro. (???)

    Tenía un carácter retroactivo (???) -se purgaban hechos cometidos a partir de 1934-, la responsabilidad “no se extinguía con la muerte”(???) y no se convocaban vistas orales.(???)

    El acusado sólo podía enviar un pliego de descargos a través de un abogado. (???)

    “Había 17 causas (???) por las que incoaban un expediente, entre ellas, militar en partidos del Frente Popular, (???) ser dirigente sindical o haber residido dos meses fuera de tu provincia antes del alzamiento”, señala Fernando Martínez, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Almería y coordinador de una investigación sobre estos tribunales en Andalucía.

    En dos años de trabajo, los 32 investigadores que participan en el proyecto han examinado 56.000 expedientes (las mujeres sólo representan el 4,5%).(???)

    “El elemento fundamental es el botín de guerra”, sostiene Martínez. (???)

    “Se consiguió el objetivo político al generar un inmenso censo de rojos, pero se vio frustrado el económico, en gran medida porque más del 80% de los expedientados eran trabajadores o pequeños propietarios con rentas bajas”, explica Antonio Barragán, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Córdoba. (???)

    Pero con los afectados NO HABÍA PIEDAD (???) : Barragán ha encontrado casos en los que se confisca “la casa, la ropa, los aperos y hasta los utensilios de cocina” (???)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s