ROBERT MITCHUM Y SU FACETA COMO CANTANTE.

Sin duda alguna todos los aficionados al séptimo arte conocen a Robert Mitchum. Su presencia en cualquier producción era una garantía, dado que, sin ser un grandísimo actor como lo podría ser, por ejemplo, un Laurence Olivier o un Henry Fonda, sin embargo tenía la virtud de llenar la pantalla y atraer sobre sí toda la atención. Sus apariciones, aún siendo breves, no pasaban desapercibidas. De toda su filmografía, sin duda alguna me quedo con sus papeles en La noche del cazador, Thunder road, El cabo del terror y Retorno al pasado, sin olvidar sus incursiones en el western en papeles protagonistas como El póker dela muerte o El dorado; quizá, sin embargo, su papel más atípico sea el rol que desempeñó en La hija de Ryan. Toda elección es subjetiva, por supuesto, pero son sin duda algunas de sus más destacadas apariciones en el séptimo arte. Incluso se cuenta que mientras rodaba uno de los papeles por los que es universalmente recordado, el siniestro reverendo Harry Powell de La noche del cazador, el director de la misma, el gran Charles Laughton, perdía la paciencia a la hora de dirigir a los dos niños, teniendo que asumir Mitchum el rol de director no acreditado en varias escenas donde los retoños eran protagonistas.

Sin embargo, existe una faceta de Mitchum que no mucha gente conoce, y es su incursión en el mundo de la música como cantante. Mitchum poseía una voz notable, pese a lo cual no se le dieron oportunidades para mostrarla en la gran pantalla. En la mencionada La noche del cazados existen dos escenas donde puede apreciarse su nada desdeñable voz, una en la que entona varios himnos religiosos junto con la comunidad del pueblo, y otra cuando se aposenta en las afueras de la casa donde se han refugiado los dos infantes a los que persigue y entona, con la finalidad de minar psicológicamente a los habitantes de la casa, el célebre “Leaning, leaning”. Pero Mitchum no limitó a esas dos escenas sus intervenciones musicales. Cuando produjo uno de sus títulos, Thunder Road, grabó ulteriormente el tema musical que, aún no incluido en la película, sí que se incluyó en el disco con la banda sonora. También grabó posteriormente todo un álbum titulado Calypso donde interpretaba varios temas de ritmo caribeño con un resultado muy, pero que muy aceptable. Hoy, en este breve post, queremos rendir homenaje a esa faceta musical del gran Robert Mitchum. E incluimos dos de sus grabaciones. La primera, esa Ballad of Thunder Road, donde la voz de Mitchum nos resume en poco más de tres minutos la historia del personaje principal de la película. La segunda, la animada y divertidísima From a logical point of view incluida en el album Calypso, donde con su peculiar estilo, Mitchum nos ofrece el secreto de la felicidad en el matrimonio: y es que “From a logical point of view, better marry a woman uglier tan you”. Espero que las disfruten.

 

 

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s