ENRIQUE IV, LOS INFANTES ALFONSO E ISABEL. ¿PODER REAL FUERTE O DÉBIL?

La reciente serie televisiva sobre los años juveniles de la princesa Isabel de Castilla durante el reinado de su hermano el rey Enrique IV me ha llevado a rememorar mi época de estudiante cuando, como asignatura de libre configuración, hube de enfrentarme a la asignatura de Historia moderna de España. El libro que me recomendaron entonces para abordar el estudio del reinado era “Isabel y Fernando: los reyes católicos”, del hispanista Joseph Pérez. Ulteriormente aparecieron las biografías de ambos monarcas escritas por el historiador gijonés Luis Suárez Fernández. De la época de Enrique IV pueden extraerse interesantísimas lecciones no sólo históricas, sino para el presente.

Castilla estaba al borde de la guerra civil que, finalmente, acabó estallando cuando el poderío real absoluto estaba en manos de un monarca débil e indeciso como Enrique IV, a quien la historia conocería como “el impotente” pese a que llegó a tener una hija, Juana, cuya paternidad el vulgo atribuía a don Beltrán de la Cueva, favorito del rey. El estamento nobiliario reaccionó de diferente manera ante el timorato monarca. Una facción de nobles entendía que para consolidar el poderío de los aristócratas debía reforzarse el poder regio, dado que lo más conveniente para asentar el poder nobiliario era reforzar las prerrogativas del rey; esta facción estaba representada por los Mendoza. Por el contrario, otro sector entendía que nada mejor para aumentar el poder de los nobles que debilitar la corona. El representante típico de este bando era el inefable Pacheco, marqués de Villena. En esta época de debilitamiento del poder regio y enfrentamiento entre los nobles, los infantes Isabel y Alfonso, hijos del rey Juan II de Castilla, fueron utilizados como peones en esta lucha entre monarca y nobles. Las palabras atribuidas a Juan II de Castilla en su lecho de muerte (“Naciera hijo de labrador y fraile de Abrojo, que no rey de Castilla”) son hartamente significativas. Enrique IV fallece en diciembre de 1474 dejando el reino en una situación bélica y ante un conflicto dinástico entre su hija Juana y su hermana Isabel. Isabel contó como aliados con los nobles partidarios de reforzar los poderes regios. La que sería conocida como reina católica triunfó y demostró que la facción de los Mendoza tenía razón. Arrojar el poder al arroyo solo sirve para traer consecuencias funestas. Isabel y Fernando no sólo reforzaron su poder de iure y de facto, sino que trataron de fijar las bases históricas que hiciesen incuestionable su legitimidad a través de la crónica oficial de don Hernando del Pulgar

La serie televisiva permite decir tras la emisión de sus dos primeros capítulos que, aunque con alguna licencia de por medio (la figura del médico que insemina artificialmente a la reina Juana), sigue de forma bastante fiel esta lucha entre los Mendoza y los Pacheco. Algunos personajes aparecen caricaturizados en extremo (caso de don Pedro Girón y el propio monarca Enrique IV) y otros algo desdibujados (como el infante Alfonso). Pero las líneas maestras como la debilidad de Enrique IV, la división de la nobleza, la latente guerra civil que se va incubando tras el nacimiento de la princesa Juana, el uso de Alfonso e Isabel como peones por un sector de la nobleza en su lucha contra el rey, y sobre todo la recreación de la trágica “farsa de Ávila” (incluso las frase “abajo puto” con que se dirigen hacia el muñeco que representaba al rey es histórica) son históricamente fieles.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Historia

Un comentario el “ENRIQUE IV, LOS INFANTES ALFONSO E ISABEL. ¿PODER REAL FUERTE O DÉBIL?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s