IN MEMORIAM: LUIS SAGI VELA.

Luis Sagi Vela

Como ya he dicho en otra ocasión, de mi abuelo paterno (una persona con unas inquietudes intelectuales y un acervo cultural muy por encima de la media, teniendo en cuenta sus circunstancias -un humilde trabajador en la pequeña villa de Mieres-, y de cuyo triste e inesperado fallecimiento se cumplirán mañana nueve años) heredé una enorme afición a nuestro género chico, dado que gracias a él tuve acceso a una enorme discografía de los años cincuenta y sesenta, la edad de oro de la lírica española. Uno de los inolvidables intérpretes fue el gran Luis Sagi Vela, a quien dedicamos en su día un post. Pues bien, el pasado día 18 de febrero de 2013, el mismo día en que cumplía los noventa y nueve años, fallecía Sagi Vela en su domicilio madrileño. Con él no sólo desaparecía casi un siglo de vida española, sino toda una época, la época gloriosa de la zarzuela española.

Un año antes, con motivo de su nonagésimo octavo cumpleaños, el programa La zarzuela le realizó una entrevista  en la que demostraba que los años no habían en modo alguno mermado su magnífica lucidez y capacidad evocadora. En una emotiva entrevista, que constituyó su auténtico testamento artístico, repasó toda su vida desde su mismo nacimiento (contaba con un enorme sentido del humor cómo en el estreno de la zarzuela Las golondrinas, del maestro Usandizaga, él se encontraba en primerísima fila: en el vientre de su madre, la soprano Luisa Vela, quien tan sólo unos días después dio a luz al niño Luis). Pese a ser hijo de dos grandísimos intérpretes (su padre, Emilio Sagi Barba, uno de los grandes barítonos de aquellos años poseía su propia compañía artística y su madre, Luisa Vela, era la prima donna de dicha compañía), la iniciación del adolescente Luis Sagi Vela en el mundo de la música se debió a una pura casualidad que él mismo explica en dicha entrevista con un envidiable sentido del humor. Con tan sólo dieciocho años debutó bajo la dirección de su padre interpretando el papel de Juan Pedro en La rosa del azafrán, y si algo lamento es que no exista (o al menos no me consta) ninguna grabación de la celebérrima canción del sembrador. El propio Sagi recordaba su triunfo con La del manojo de rosas. Tenía Luis Sagi Vela una voz de barítono, pero de un timbre que le permitía en ocasiones interpretar papeles de tenor (como, por ejemplo, el Juan Luís de El huésped del Sevillano, del maestro Guerrero) e incluso papeles tradicionalmente abordados por sopranos, como el papel del rey en la zarzuela El rey que rabió. A quienes por edad no pudimos verle interpretar in situ nos quedarán para siempre sus grabaciones: Luisa Fernanda, El conde de Luxemburgo, Molinos de Viento, El caserío, La verbena de la Paloma, La revoltosa. Sorprendentemente se retiró de la escena aún en plena capacidad, a mediados de los cincuenta, según el mismo contó para hacerse cargo del cuidado de su familia, aunque no perdió contacto con el mundo de la música al trabajar en un cargo directivo de la compañía EMI-Odeón. Sin embargo, para hacer honor a su palabra, salió de su retiro en el año 1966 para interpretar el musical El hombre de la Mancha, según el mismo contó en una entrevista porque, en uno de sus viajes a Estados Unidos, había conocido personalmente al autor del musical y habían firmado contrato en una servilleta de papel que, en el caso de adaptar el musical al español, sería Sagi Vela quien lo interpretara (nada que ver su voz, limpia y clara, de barítono lírico con la destrozada voz de bajo de José Sacristán, quien entre sus muchas virtudes no se encuentra precisamente la de cantante, sin perjuicio de que realiza un trabajo muy digno como don Quijote, aunque a años luz de quien lo precediera). También realizó una serie de grabaciones que fueron utilizadas para la serie de zarzuelas que grabara Radio Televisión Española a finales de los sesenta. Su interpretación del Felipe de La revoltosa, el Pablo de Maruxa, el tío Santi de El caserío, su insuperable e inolvidable Vidal Hernando de Luisa Fernanda, su pícaro y simpático barbero Lamparilla de El barberillo de Lavapiés, y su joven e indomable monarca de El rey que rabió entrarán en los anales de la antología de la zarzuela, cuya historia no podrá escribirse sin situar a Sagi Vela en el encumbrado lugar de honor que por derecho propio se había labrado.

Como dato curioso, sin haber practicado profesionalmente deporte alguno, varios de sus familiares sí que destacaron en dicha faceta. Su hermanastro Emilio Sagi fue jugador profesional del Fútbol Club Barcelona, mientras que varios de sus sobrinos destacaron también en dicho equipo, pero en la sección de baloncesto. Su sobrino Emilio Sagi es actualmente un afamado director de escena aunque, a mi entender, con un excesivo afán por superar el ambiente clásico de las zarzuelas y óperas, descontextualizándolas y haciéndolas con ello difícilmente entendibles, aunque reconozco que esto es cuestión de gustos.

Desde este foro, deseo tener este recuerdo para un gran barítono y una gran persona. Descanse en paz el inolvidable Luis Sagi Vela.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Música

Un comentario el “IN MEMORIAM: LUIS SAGI VELA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s