UN JUEZ ALUDE AL “SUELDO MEDIO DE LOS ESPAÑOLES” PARA CONSIDERAR “BIEN PAGADOS” LOS HONORARIOS DE UN LETRADO. ¿Y LAS RETRIBUCIONES DEL JUEZ?

Juez enojado

Hoy día 4 de abril de 2013 ha llegado a poder del redactor de estas líneas un Auto de un juzgado de Gijón fechado el día 3 de abril que desestima el recurso de revisión interpuesto frente a una tasación de costas practicada por la Secretaria Judicial de dicho órgano. Dejando de lado la peculiar circunstancia, que creo –someto esto a la consideración de los lectores del blog- absolutamente inédita en el mundo judicial de que en este caso concreto la Secretaria de instancia otorgó al letrado menos honorarios por dicha instancia que por la apelación (siendo en ambas fases la pretensión procesal absolutamente idéntica), llama la atención el peculiar criterio que utiliza el juez para desestimar el recurso, que entendemos habla por sí solo. Veamos lo que dice: “Atendiendo a la dedicación, esfuerzo y tiempo empleado por dicho letrado en el presente procedimiento, considero que está más que bien pagada su labor profesional, con la cuantía fijada por la Sra. Secretaria de este Juzgado, teniendo en cuenta, además, cual es la situación económica existente en el Estado español y los sueldos medios que perciben los ciudadanos del mismo”. Pasando por alto el hecho de que un juez español pueda ser tan omnisciente como para poder hacerse una idea de la “dedicación, esfuerzo y tiempo” empleado por un letrado a la hora de estudiar un asunto, me ha llamado poderosamente la atención como criterio a tener en cuenta el sueldo medio de los ciudadanos españoles. Pues bien, según las estadísticas del INE el sueldo medio del españolito de a pie es de 22.790 euros, si bien matiza que “el más frecuente” es de 15.500. Ahora bien, si al juzgador le es lícito hacer esa consideración respecto a los honorarios del letrado nada menos que en una resolución judicial, al titular de este blog también le es lícito y legítimo en contrapartida preguntarse en voz alta si las retribuciones que percibe Su Señoría se adecúan o no al criterio por él sustentado. Por tanto, hemos de abordar el espinoso tema de las retribuciones de los jueces.

Pues bien, acudamos a la normativa específica, en concreto la Ley 15/2003 de 26 de mayo reguladora del régimen retributivo de las carreras judicial y fiscal. Según el artículo 2 de dicha norma, existen dos conceptos retributivos, uno fijo (que remunera la categoría y antigüedad en la carrera judicial de cada uno de sus miembros, así como las características objetivas de las plazas que ocupan) y otro variable o por objetivos, que en ningún caso son consolidables. Las retribuciones fijas se dividen a su vez, según el artículo 3 en básicas (sueldo y antigüedad) y complementarias (complemento de destino y complemento específico). Analizaremos ahora en profundidad cada uno de dichos conceptos retributivos y sus cuantías, que se definen en el artículos 4 y 5 de dicho texto legal:

1.- Sueldo: remunera la categoría que se ostenta dentro de la carrera judicial, siendo la cuantía del mismo el establecido según el Anexo I de la norma (que contempla cinco categorías: Presidente de la Audiencia Nacional, Presidente de Sala de la Audiencia Nacional, Presidente de Tribunal Superior de Justicia, Magistrado y Juez), actualizado anualmente a través de los presupuestos generales del Estado.

2.- Antigüedad: remunerará mediante un incremento sucesivo del 5 % del sueldo inicial correspondiente a la categoría de ingreso por cada tres años en servicio activo o en aquellas otras situaciones administrativas en las que se reconozca el tiempo a estos efectos.

3.- Ligada a las anteriores está el reconocimiento de dos pagas extraordinarias por importe cada una de ellas igual a una mensualidad de sueldo y antigüedad reconocidos, y en su caso una cantidad proporcional al complemento de destino en los términos que se fijen por ley para el conjunto del sector público estatal.

4.- Complemento de destino. Corresponde a cada plaza en función de tres criterios: el grupo de población en el que se integra, condiciones objetivas de representación vinculadas al cargo desempeñado, y otras circunstancias especiales asociadas al destino. Gijón, por ejemplo, se encuentra dentro del Grupo III.

5.- Complemento específico. Remunera la su especial responsabilidad, especial formación, complejidad o penosidad. Afecta a cargos muy específicos enumerados en el Anexo III.

Bien. Sabemos la teoría. Llevémosla, pues, a la práctica. ¿Cuánto percibiría en el año 2013 una persona con la categoría de Magistrado en un órgano judicial correspondiente al Grupo III, sin complemento específico? Hablamos sólo de retribuciones fijas y omitiremos las variables (que incrementarían la cantidad). Pues acudamos al artículo 31 de la Ley 17/2012 de Presupuestos Generales del Estado para el año 2013

1.- Sueldo: 20.541,84 anuales (Artículo 31.1.uno), es decir, 1.711,82 euros mensuales.

2.- Retribución por antigüedad que en su caso corresponda. Para una persona de, digamos, cincuenta y cinco años que hubiese ingresado a los pongamos veintisiete supondrían veintiocho años de antigüedad, es decir, ocho trienios que, sin duda alguna, no bajaría de seiscientos euros mensuales, lo que supondría 7.200 euros anuales.

3.- Dos pagas extras de un mes de sueldo más antigüedad, lo que supondría dos pagas de 1.711,82+600, es decir, 2.311,82 cada una. Es decir, 4.623,64 euros anuales.

4.- Complemento de destino. Para un órgano judicial sito dentro del grupo III dispone el Anexo II.2 de la Ley 15/2003 un complemento mensual de 1982,04 euros, es decir, un total de 23.784,48 euros anuales.

No queda más que sumar las cantidades anteriores y obtendremos una retribución bruta de 56.149,96 simplemente como retribución fija. Es decir, eso suponiendo que el juez no perciba ningún tipo de retribución variable o por objetivos. Pues si suponemos que el juez es trabajador, lleva el juzgado al día y alcanza sin problemas los objetivos propuestos nos encontraríamos con que según el artículo 9.1 de la Ley 15/2003 habrían de incrementarse sus retribuciones fijas en un porcentaje que oscila entre el 5 y el 10%. En otras palabras, que a los anteriores 56.149,96 euros habría que añadir otros 2.807,50, lo que haría un total de 58.957,45 euros. Hablando en plata, casi diez millones de las antiguas pesetas.

Recapitulemos, pues. La misma persona que utiliza para elaborar su resolución el criterio del sueldo medio de los ciudadanos españoles y la situación económica actual sobrepasa en su retribución en 33.359,96 euros el sueldo medio de un español, y en 40.649,96 el salario “más frecuente”. No voy a cometer temeridad de referirme al trabajo, dedicación y estudio, más que nada porque Dios no ha dotado a quien esto escribe con el arma de la ominsciencia y no puede humanamente valorar el esfuerzo y dedicación de los integrantes de la carrera judicial; pero, aun aceptando como acepto y reconozco que en la inmensa mayoría de los casos el esfuerzo y la dedicación de los integrantes de la judicatura es real y efectivo, parece evidente a la vista de lo analizado que la utilización del criterio del sueldo medio del ciudadano español puede convertirse en un arma arrojadiza para el juez que lo esgrima. Además, si se dignaran descender de la cumbre del Olimpo judicial (o, por utilizar la metáfora de Fernández Miranda, de la cumbre de los altos picachos donde cabalgan las brujas) al suelo de la realidad podrían comprobar, simplemente con echar un vistazo a las ofertas de empleo de la página www.infojobs.net que en gran parte de las ofertas englobadas dentro de la categoría “legal”, los sueldos para licenciados en derecho a quienes se piden requisitos de conocimiento y experiencia que en ocasiones incluso el mismo redactor del auto judicial glosado no cumpliría ni de lejos, apenas roza el salario “más frecuente”, y hablando en términos brutos. Y pongo un ejemplo concreto de una oferta para Abogado senior (es decir, con experiencia) civil y penal en la Comunidad de Madrid, es decir, teóricamente tendría que estar bien pagada dado que es una oferta “senior”. Los requisitos exigidos son los siguientes: experiencia procesal civil y penal de al menos 6 años en despacho multidisciplinar y/o departamento jurídico (no se aceptan candidaturas que no cumplan dicho requisito)  y en Derecho del Seguro o sector asegurador; residencia actual en la Comunidad de Madrid; disponibilidad horaria para la realización de guardias [presenciales: durante una semana el horario será de L-V de 10.00 a 21.00 (en oficina); telefónicas: durante una semana el horario será de L-V de 10.00 a 19.00 (en oficina) y se tendrá un móvil de empresa hasta el lunes siguiente (incluyendo, por tanto, el fin de semana)], valorándose experiencia en administrativo, contencioso-administrativo y mercantil, así como nivel alto de inglés. Téngase en cuenta que el horario es de 9 a 18 horas  (es decir, nueve horas) más guardias, y téngase en cuenta que el horario funcionarial es de 8 a 3 (es decir, siete horas, no existiendo guardias fuera de los juzgados de instrucción). Sueldo bruto para dicha oferta: 24.000-27.000 euros anuales. ¡qué lejos quedan esos 56.149!

Anuncios

14 comentarios el “UN JUEZ ALUDE AL “SUELDO MEDIO DE LOS ESPAÑOLES” PARA CONSIDERAR “BIEN PAGADOS” LOS HONORARIOS DE UN LETRADO. ¿Y LAS RETRIBUCIONES DEL JUEZ?

  1. Monsieur, entiendo perfectamente su queja y no me parece adecuado comparar unos honorarios con una situación económica, puesto que dependerá de la limitación que está tasada legalmente en relación con la cuantía, y en todo caso, del mercado: el sector, abogado, su prestigio, etc. Lo que sí me parece estupendo es que saque a colación los sueldos de jueces y magistrados, algo que debe de saberse, y que a mí parecer son muy reducidos en comparación con el trabajo, la dificultad de empeño, el sacrificio y la responsabilidad que conlleva. En comparación con otros funcionarios A1 (notarios, registradores, abogados del Estado, …) son de los empleados públicos peor pagados.

    Por otro lado, considero que su indignación creo que le ha nublado un poco y ha utilizado un parámetro comparativo que no se corresponde. Y es que ha comparado a un magistrado con 55 años y 28 de antigüedad con un abogado que por mucho que en la oferta se denomine “senior”, se exige 6 años de antigüedad, es decir con menos de 30 años el abogado podría encajar en la oferta. Con 29 años cobraría 27.000 €, con lo cual con 55, podríamos deducir que podría haber perfectamente duplicado su sueldo.

    Es más, los jueces y fiscales debido a la dificultad que conlleva la oposición y su formación recibida están considerados como muy buenos operadores jurídicos (como ud reconoce) y los que se pasan al sector privado es porque triplican y cuadriplican su sueldo.

    Un buen junior (recién salido de la carrera), está ganando en un gran bufete 30.000 al año, un buen abogado con 55 años según Signium, que podría entrar en categoría socio o socio director está ganando de media 142.000!! qué lejos quedan esos 56.000!!

    http://estaticos.expansion.com/estaticas/empleo/PDF/informes/bufetesOK.pdf

    http://www.signium.es/Portals/42/docs/estudios%20legal/Estudio%20Salarial%20legal%202012.pdf

    Cada vez más trabajo, menos jueces, más estrés, falta de medios personales, materiales, una oposición dura con alta competitividad, constante actualización y cada vez menos plazas, reducción de sueldos, eliminación de permisos, constantes críticas… le aseguro que cada vez a más jueces y fiscales no les compensa su trabajo.

    http://elpais.com/diario/2010/01/17/domingo/1263703959_850215.html

    http://www.expansion.com/2012/10/15/juridico/1350331274.html

    http://www.legaltoday.com/actualidad/noticias/los-jueces-quieren-mas-jueces

  2. Estimado Sito.
    Como verá, el post no alude ni entra para nada en el tema de si el sueldo del juez es superior o inferior a sus merecimientos (tema éste en el que podríamos estar de acuerdo), sino que se centra en el hecho de que el juez en concreto que alude a lo “muy bien pagado” de los honorarios de un letrado acudiendo al sueldo medio de los españoles está autorizado cuando sus emolumentos superan entre 2,5 y 4 veces dicho criterio. Es decir, si realmente goza de autoridad moral para decir lo que dice.
    Por otro lado, es cierto que existen letrados de los grandes bufetes que pueden alcanzar los emolumentos que usted indica. Pero esos abogados son una inmensa minoría, aunque la mentalidad judicial extiende o extrapola dicha minoría a la generalidad de la profesión, y por eso actúan como actúan, aunque curiosamente respetando muy mucho las minutas que pasan esos grandes despachos, que en raras ocasiones son modificados a la baja. Eso es tan injusto como pensar que el juez de instrucción de una pequeña ciudad percibe los mismos emolumentos que el Presidente del Tribunal Supremo. Ítem más: los jueces no tienen que pagar despacho profesional, consumos, seguridad social, bases de datos de jurisprudencia y legislación, de lo que disfrutan gratis, mientras que el más humilde de los letrados de su sueldo tiene que extraer los gastos de despacho (salvo que tenga la suerte de tenerlo en propiedad o ejercer en su casa), consumos, seguridad social y ese robo a mano armada que es la colegiación obligatoria.
    Por otra parte, estoy francamente cansado de que para justificar sus privilegios acudan al tan manido tema de la oposición. ¿Qué deberían decir entonces los médicos (un año más de carrera, el MIR, cinco años de ejercicio efectivo en un hospital como residente sólo para poder optar a presentarse a una oposición para una plaza en propiedad) al respecto? Por otra parte, digo y reitero que la mejor judicatura del mundo (la inglesa) desconoce el sistema de oposición, puesto que para ser juez se exige entre siete y diez años de ejercicio efectivo como abogado, siendo un hecho normal que acaben su carrera como jueces. Claro que no es cuestión de comparar la historia de la judicatura inglesa con la española porque nos podríamos echar a llorar.
    Por último, en cuanto a la oferta de trabajo. Tiene usted razón. Hagamos la comparación en otros términos:
    1.- Juez recién llegado a la profesión y que toma posesión en el 2013 sin ningún tipo de experiencia laboral previa. Sueldo base como simple juez para 2013 = 17.973,60, todo ello ex artículo 31.uno de la Ley 17/2012; complemento de destino por el grupo V = 19.099,68 euros, según el Anexo II.2 de la Ley 13/2003; a lo que habría que añadir dos pagas extras de cuantía del salario base, es decir, dos pagas de 1.497, 8 euros cada una. Sume usted todos esos conceptos y obtendrá un total (salvo error u omisión) de 40.068,88,y eso sin tener en cuenta retribuciones por objetivos que estoy seguro obtendrá si a ello pone el entusiasmo y entrega que me consta tiene el 95% de los jueces. A eso ha de añadirse una jornada laboral de 37 horas semanales (no me vale el argumento de que se llevan trabajo a casa, no porque no sea cierto, sino porque ese mismo argumento podría ofrecerlo cualquier abogado, funcionario o cualquier trabajador salvo los que realicen trabajos estrictamente manuales)
    2.- La oferta que indicaba en mi post. La persona anteriormente descrita no podría optar a ella (carece de experiencia laboral) en un gran despacho. Se exige colegiación, inglés alto (esto último no se exige para la judicatura) y conocimientos de administrativo y contencioso-administrativo (el temario a oposiciones a judicatura pasa de puntillas sobre esta rama y sobre la laboral, a las que no dedica ni el diez por ciento de los temas). Salario bruto anual: 24.000-27.000 euros anuales para una jornada de nueve horas. Eso para alguien que ha estado trabajando anteriormente cuando menos seis años viendo cómo otra persona sin experiencia previa alguna no sólo cobra el doble que él, sino que puede permitirse el lujo de decir si las percepciones del letrado son altas o bajas, así como reducírselas.
    ¿Le parece más justo este baremo comparativo?
    Añado una reflexión final: el juez no es quien retribuye el trabajo del letrado, pero puede decir si la remuneración que éste percibe es alta o baja y modificarla en consecuencia. Los ciudadanos sí son los que retribuyen vía impuestos las percepciones de los jueces, sin que puedan ser tocadas, lo cual me lleva a la reflexión final que ayer no incluí en el post pero que hoy no me resisto a plantear en voz alta. Una persona que alude al “sueldo medio de los españoles” y a la “situación del Estado en general”, que percibe entre treinta mil y cuarenta mil euros más que ese sueldo medio ¿Qué calificativo merece cuando pone el grito en el cielo porque le eliminan una paga extra de 2.300 euros cuando esa cantidad hay gente que tiene que trabajar hasta tres meses para percibirla y cuando existe una tasa de paro del 25%?. Porque, ya puestos a hacer reflexiones sociológicas, hagámosla todos, no cree?
    PD: Por cierto, la oferta de trabajo a la que me refería en el post es una de las más dignamente pagadas, pues he visto otras en esa misma página que exigiendo los mismos requisitos las retribuciones ofrecidas se limitan a 18.000 euros brutos anuales, y eso para la ciudad de Madrid.

  3. Estimado Raymond,

    Aunque en muchas otras ocasiones coincidimos en punto de vista, me temo que ésta no será una de ellas pues ambos parece que tenemos conformadas unas firmes opiniones.

    Le repito que coincido en lo desacertado del auto por comparar unos honorarios letrados con un sueldo medio de los españoles. No sólo por la falta de autoridad moral que alude, sino porque no es un parámetro comparativo para determinar la costas indebidas en la ley. En todo caso, debería ser el Colegio de Abogados conforme 246 LEC el que deberá pronunciarse sobre lo excesivo de los honorarios o no.

    Respecto a las retribuciones de abogados, no es que extrapole los honorarios de una minoría a la generalidad de la profesión, sino que considero que son parámetros comparativos similares. Claro que sé que no todos los abogados ganan lo que he referido. Que sólo una “inmensa minoría” (¿le ha fallado el subconsciente con la antítesis Monsieur?), cobran eso. Pero es que sólo una minoría llega a ser juez/fiscal. De unos 4000 presentados, sólo lo consiguen unos 400, ahora 50, tras muchos años de esfuerzo. Los mejores. Elija usted a los 400 o 50 mejores abogados de entre los procesos de selección de bufetes, y me apuesto un gin-tonic con ud. que estos últimos ganarán mucho más que los que ayer tomaron despachos ante el Príncipe. Los mejores con los mejores, no comparemos una generalidad de abogados con los mejores de un proceso de selección. Pero es que aún así, siempre se ha ganado más en lo privado estimado Raymond, y aunque comparativamente en proporción se han podido reducir más los honorarios de abogados por la “guerra de precios” y la subida de los gastos que alude, por regla general siguen siendo superiores a los de un funcionario A1. Tampoco es comparable la retribución de un juez y un médico. Es verdad que ambos son profesionales liberales, licenciatura, formación de número de años similares y actualización permanente, sin embargo, conozco bastantes médicos millonarios (aunque ya no sea lo mismo en nuevas generaciones). Algo que por otro lado me parece justo. Pero, sólo conozco un juez millonario: Garzón.

    Sobre el proceso de selección por oposición libre o el anglosajón, ya hemos discutido alguna vez. Usted lo defiende, yo creo que en nuestro país donde todas las instituciones están altamente politizadas, si la Fiscalía consigue la Instrucción con una dependencia jerárquica y unidad de actuación, y los jueces se nombran entre “juristas de reconocido prestigio”, la independencia judicial habrá pasado de estar agonizante a totalmente muerta.

    Me compara además en la oferta, unos conocimientos especializados en administrativo y procesal adm, con un conocimiento pormenorizado de todo el ordenamiento jurídico. Le digo conocimiento detallado, puesto que se exige detalle, literalidad, interpretación y sus complementos jurisprudenciales. Si en el temario se pasa de puntillas en administrativo, es porque luego hay otra oposición interna para dicha orden, al igual que social y mercantil. De todas formas, sus palabras dan a entender un desprecio a la preparación de oposiciones y la formación que conllevan, me parece injusto. Y el que no se exija inglés no significa que no se sepa. Tampoco se exige informática y ello no significa que los opositores vivan en cavernas. Un opositor tiene que formarse para aprobar la oposición, pero también por si no consigue aprobarla y tiene que reintegrarse al mercado laboral.

    Por último, me parece injusto que considere que las últimas protestas judiciales se han fundado en reclamar una paga extra. Es el mismo argumento que ha utilizado Gallardón. Creo que los jueces y fiscales han mostrado una comprensión a la situación social y económica española y han guardado el mayor de los silencios en ese sentido. Las protestas de TODOS los sectores jurídicos se han fundamentado en falta de medios personales, materiales, deficiente independencia judicial, y limitación del acceso a la justicia por tasas inconstitucionales, principalmente.

    Un saludo.

  4. Estimado Sito.
    En primer lugar, veo que coincidimos en lo principal (lo desacertado del razonamiento del auto). El objetivo primordial del post era ese, manifestar lo que, a mi juicio, suponía una resolución judicial que no se basa en razonamientos jurídicos, sino sociológicos, algo que está al alcance de cualquiera.
    Respecto al resto de los temas, son reflexiones personales que, evidentemente, reconozco son subjetivas, falibles y únicamente expresan el parecer de quien lo exponen y en modo alguno desean manifestar verdades objetivas, sino simple estados de opinión de una persona individual, en este caso, del responsable del blog. Recordar en este aspecto que hace tiempo escribí un post titulado “la soledad del abogado individual”, en cuyas conclusiones me ratifico. En mi ciudad los letrados individuales le puedo asegurar que son muchos los que no llegan al sueldo medio y entre aumento de impuestos, impagos, reducciones judiciales de honorarios (aspectos este último que a un juez no le preocupan quizá porque no le afectan de lleno)…..pues qué quiere que le diga?
    Respecto al sistema de oposiciones, nunca he ocultado en este aspecto mi admiración por el sistema de justicia anglosajona (su ejemplo de lucha histórica frente a las arbitrariedades del poder y su firme consideración de pilar en defensa de los derechos ciudadanos frente al poder público, que en mi humilde entender su homóloga española no ha llegado ni tan siquiera a esbozar -en esto coincido con el ilustre administrativista Jesús González Pérez, que creo que goza de una autoridad infinitamente mayor que la mía-), aunque reconozco que tiene usted razón al señalar la diferencia entre la sociedad (no sólo política, sino en general) británica y española. No obstante, considero que las oposiciones tal y como se plantean actualmente, no sólo a judicatura, sino para cualquier puesto en la función pública) hoy en día me parece un esfuerzo memorístico tan loable como inútil por una sencilla razón: ¿para que vale aprender de memoria toda una legislación que en breve puede mutar y máxime cuando a la hora de resolver un asunto no se va a hacerlo de memoria, sino con la legislación y la jurisprudencia delante? ¿Acaso hay un juez tan temerario que resuelva de memoria? ¿O que un funcionario resuelva un expediente sin fiarse más que de sus conocimientos mnemotécnicos? Añado de nuevo que esto es una opinión pura y estrictamente personal.
    Respecto a lo del temario de administrativo y laboral en las oposiciones a judicatura, alguno de los dos debemos estar mal informado. Tengo entendido (aunque admito que puedo estar equivocado y agradecería que me corrigiese si estoy errado) que no hay oposición interna para dicho orden, sino que un juez puede pasar de un orden jurisdiccional a otro simplemente haciendo un cursillo de tres semanas; excepto si accede por el cuarto turno, donde uno entra ya directamente a un determinado orden jurisdiccional. Condensar todo el derecho administrativo (donde sólo analizar la legislación urbanística o de contratación pública ya llevaría una semana cada una) o de laboral y seguridad social en tres semanas no me parece un bagaje suficiente para entrar de lleno a resolver temas sobre dicha materia.
    Respecto a las protestas de los jueces, aquí he dicho en varias ocasiones que no he visto ni a un solo juez protestar porque un ex ministro de justicia haya dicho públicamente que el Consejo General del Poder Judicial no es un órgano de gobierno de los jueces, sino un “órgano político” para “gobernar a la magistratura” (sic). Ni una sola voz, por tenue que fuese. ¿Qué credibilidad pretenden tener ahora cuando protestan elevando su voz para protestar contra la independencia judicial? No dudo de la sinceridad de las manifestaciones del colectivo, líbreme Dios, pero la coincidencia temporal entre las dos situaciones (manifestaciones/supresión de la paga extra) es quizá demasiada coincidencia.
    En fin, creo que en el fondo a usted y a mí nos unen más cosas de las que nos separan. Y, en todo caso, en lo principal (lo desacertado de la resolución judicial) por lo que he visto nuestra coincidencia es total.
    Un saludo muy cordial

  5. Lo mismo digo, también he reflejado opiniones personales, de las que como no, cabe la sana discrepancia. Siempre es bueno conocer otros puntos de vista.

    No seré yo quien defienda que nuestro sistema de oposiciones es el mejor. Es más, es muy perjudicial para los opositores. Cierto conocimiento práctico, o inglés sería muy recomendable, también más dº europeo, como por ejemplo lo tienen los AE. Además son conocimiento que facilitarían la reincorporación al mercado de trabajo a quien abandone el empeño o simplemente no llegue a la cima. Y sobre los cambios legislativos… estudiarse 4 modificaciones de la ley electoral, 4 LH, 2 CP, otras 3 de la LMV, 2 de la ley concursal… todo ello en menos de 2 años!! Es sencillamente un crimen de lesa humanidad, y si modifican la LECrim y el CP como pretenden en poco tiempo y sin vacatio legis pueden cargarse a todo un cuerpo de opositores con años de estudio (a lo mejor es lo que pretenden si sumamos las nimias 50 plazas). Pero entonces dudo que pueda ver en este país esas luchas heroícas frente a las arbitrariedades del poder y en defensa de los derechos individuales. También sería conveniente un psicotécnico independiente sin injerencias políticas. Cuántas cosas hay mejorables en el acceso a la función jurisdiccional! Sin embargo, en su defensa, decir que nadie sabe lo que es si no ha pasado por ello. En la actualidad, la abogacía tiende a la especialización, sectorización, sin embargo más que nunca hay conflictos de normas, de órdenes, se está perdiendo ese abogado individual como usted, y creo que esa visión global es fundamental en un jurista. Y el estudio es para mí lo que mejor la da, además de todos los cambios que un proceso así hace cambiar a la persona. Por lo que si se toca el sistema, que sea a mejor y con valoración de mérito y capacidad, no quiero jueces ni fiscales políticos al servicio del poder.

    Esto podríamos relacionarlo con la desconfianza que manifiesta hacia las últimas protestas de jueces y fiscales, por otra parte comprensibles, y en parte coincido con ud. Cuando en 30 años no se ha hecho nada porque el “poder judicial” lo sea de verdad, una política judicial verdadera (causa de lo anterior explicado), con un consentimiento por omisión de la modificación de la LOPJ en la forma de elección del CGPJ, no se ha luchado por una autonomía presupuestaria, un aumento de medios personales y materiales, nadie ha protestado hasta hace 3 días por injerencias políticas y los sistemas de nombramiento de altos cargos, … Pues comprendo su desconfianza. Sin embargo, también creo que se ha salido del letargo, se ha adquirido valor y confianza, se busca más independencia y nuevas generaciones están luchando y creo que así seguirán por cambiar la Justicia española para que sea un verdadero PJ a la altura de lo que se merece el ciudadano. En eso confío.

    Sobre su pregunta de especialización por órdenes, tanto en lo cont-adm como en lo social es por oposición interna, y también seguro en mercantil y creo que menores. Dudo en Vig Pen y Viol sobre la mujer. Son dos ejercicios uno teórico y uno práctico. El primero es similar a la oposición de acceso, 4 temas orales por sorteo en una hora (parte general, especial, cont-adm y tributario) y el práctico una sentencia. Y de ahí se vuelve a la EJ. La que mejor conozco es la especialización en Mercantil, tiene fama de extraordinariamente dura y alta competitividad. Es la más cotizada, y algunos la buscan por si se van a lo privado pues es el ámbito principal de negocio de los principales despachos y suele asegurar categoría de socio o socio director con sueldos de seis cifras.

    Aquí tiene todas las especializaciones y sus convocatorias de este año,

    http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Servicios/Promocion_y_especializacion/Contencioso

    Seguro que todavía quedan muchas cosas más en las que coincidiremos, así que seguiré como fiel lector, un saludo.

  6. Muchísimas gracias, Sito, por sus amables palabras y por su fidelidad a este blog. En efecto, la discrepancia dentro siempre del respeto a los demás (como ha sido en este caso por ambas partes) es deseable. Un saludo muy cordial

  7. Estimado compañero:

    Hace tiempo que sigo discreta y tímidamente su blog, que me parece magnífico y generalmente muy acertado.

    Me gustaría solicitarle, si fuera posible, que me remitiera por correo electrónico el Auto que cita del Juzgado de Gijón, eliminando las referencias personales correspondientes. Creo que puede serme de mucha utilidad para ciertos asuntos que tengo entre manos.

    Un saludo y gracias por anticipado.

  8. Monsieur:
    Una pregunta indiscreta : ¿Á cuánto ascendía la minuta y cuánto se la han rebajado? Es para tener mayores elementos de juicio.
    Y unas precisiones :
    – a esos sueldos de juez que Ud relaciona, ¿les ha quitado el IRPF?
    – les ha quitado también la paga extra?
    – ¿sabe que el complemento de productividad no llegó al 2%? Y que este es el máximo? Y dentro de este hay tres tramos, ¿sabe que no llega ni a 200 euros brutos al mes?

  9. Alejandro, no dude que se lo enviaré a la mayor brevedad posible. En cuanto a anónimo, si lee el post verá que hablo de sueldo bruto, y deslindo claramente los conceptos, por lo que cualquiera podría eliminar la paga extra reduciendo una de ellas (se pasaría a 55.000 y pico). Pero por esa regla de tres también el importe de la minuta de abogado se calcula en bruto, y de ahí habría que quitar conceptos tales como ingresos a cuenta del IRPF (un 20%) y gastos que un juez no tiene tales como colegiación obligatoria y alquiler, consumos y otros gastos de despacho que, aunque se reduzcan al mínimo en la actual situación de economía de guerra -eliminando compra de libros, cancelando suscripciones y bases de datos- siguen ahí. Porque no olvide que el juez, como cualquier trabajador, lo que percibe (una vez descontado el IRPF y la Seguridad Social) lo destina íntegramente para sí, mientras que el abogado (como cualquier autónomo o empresa) impuestos y seguridad social aparte (que ha de pagarse íntegra de lo que percibe) ha mantener su despacho y una vez deducidos esos gastos, dedicar lo que le queda para sí.
    En concreto el caballo de batalla se centraba en la resolución de un contrato de compraventa cuya cuantía se elevaba a 148.000 euros. El informe del colegio de abogados aplicó la regla del artículo 251.8 y fijó la cuantía de honorarios en 11.000 (de hecho, en la apelación el Secretario de la Audiencia Provincial acogió íntegramente dicha tesis) pero la Secretaria del Juzgado lo redujo a 7.000 aplicando el artículo 251.1 y fijándolo como cuantía indeterminada porque las partes no habían indicado expresamente la cuantía (aunque en los antecedentes de hecho se detallaba y constaba claramente el precio del bien objeto del contrato cuya resolución se pretendía -como señalaba la Audiencia Provincial en su decreto de tasación de costas de la fase de apelación-), omitiendo que ella misma agravó la situación al no requerir a las partes de subsanación, como de hecho, observó la Audiencia Provincial en su decreto de tasación de costas y quizá de ahí el enfado de la Secretaria y del juez. Por cierto, que desde que el informe del Colegio de Abogados llegó a manos de la Secretaria y ésta resolvió el incidente de impugnación pasaron exactamente cinco meses.

  10. Supuestos completamente diferentes no pueden ser comparados, y esa es la situación que se produce tras el, a mi humilde entender, desafortunado Auto, pues valorar la labor y esfuerzo, así como el trabajo e inversión de un profesional liberal es imposible, y se tratará siempre de una percepción subjetiva, de ahí que el profesional liberal, cobra por asunto, y no una retribución mensual asegurada. Asimismo corre con los riesgos de la explotación de su negocio, pues de algo tiene que vivir, y la única forma racional de dotarle de objetividad son los honorarios de los colegios profesionales, que como sabemos son orientativos, y por tanto se utilizan a falta de otro acuerdo entre las partes, y así se suele remitir a ellos, por tanto cualquier variación del precio acordado entre las partes, ya sea de forma expresa, o por referencia directa o tácita a los honorarios colegiales, choca frontalmente con el principio de libertad de empresa, y del respeto a la voluntad de las partes, toda vez que no nos encontremos ante unas claúsulas abusivas, engaño, o cualquier otra malintención, que parece no ser el caso, pues del Auto en cuestión no se deduce dicha situación.
    Por tanto no estamos ante una retribución salarial ni similar, con lo que no es comparable, con todos mis respetos al emisor de dicho Auto, con retribuciones medias del español de a pie, pues esta media tomada de forma genérica se evapora en si misma. No hay que olvidar que el letrado tiene un negocio, no un sueldo todos los meses, y con un valor añadido, que da su saber en derecho, el cual debe presuponérsele.

  11. Las guerras de cifras, son peligrosas, pues hay quien a la hora de comparar las cantidades, también comparará los tiempos de trabajo, o las horas empleadas, y como todas las cifras son variables y nos encontramos en tiempos de crisis, todos pensaremos que cobramos poco. Es correcto que a una persona tiene pagársele su valor añadido, y que el mejor conocedor, tiene que ser mejor remunerado económicamente, pero por desgracia en el ámbito privado eso no es así. Como decía, quien opta por el ámbito privado no se le remunera igual que quien opta por la función pública, o la judicatura, y ambas son respetables, y no siempre, y en el ámbito privado menos, los mejores son los que llegan más arriba, ni los mejor pagados. En ese sentido y por las referencias que se hacen al sueldo de los licenciados en derecho en el ámbito privado, y un simple vistazo a cualquier portal de empleo nos lo muestra, los emolumentos en cómputo anual de un licenciado en derecho, tiene de media un salario de 18000 euros anuales, encontrándose en ocasiones en los 15000 y en otras en 21000 pero lo normal es que ronde los 18000, añadiendo, la precariedad que impide en la mayoría de las ocasiones consolidar ningún tipo de incremento. Quien consiguió una situación sólida con anterioridad no se ve en esta situación, pero letrados como el que ahora escribe pasó de cobrar 30000 euros brutos anuales aprox, a que por el mismo trabajo después de ser despedido, y con el mismo contratista, te ofrezcan 18000, y si quieres lo aceptas, y si no hay muchos letrados con experiencia en la cola del paro, así, uno se encuentra una infinidad de compañeros, con ejemplos en que ves como alguien deja la profesión, porque gana más como dependiente de una tienda de frutos secos. El elitismo, es bueno como muestra de calidad, pero no hay que caer en el desprestigio, de quien pudo ser compañero de facultad.

  12. Gracias monsieur por la concreción. Así, se entiende mejor.
    No sé si se sorprenderá saber que muy posiblemente el juez de esa tasación no gane más de 3.000 euros netos al mes, posiblemente, pase poco de los 2.500 euros al mes, sus IRPF´s suben bastante más que ese 20%, pudiendo llegar al 30%, y me consta que se pagan de su bolsillo material de estudio (libros, bases de datos…) y vestuario (togas, puñetas, etc.. y sus remiendos), también la luz, ordenador propio corre por su cuenta.
    No obstante, son funciones distintas y responsabilidades distintas.
    En todo caso, le quedará la posibilidad de reclamar el resto a su propio cliente,
    Me viene a la memoria que hace ya bastantes años, los abogados (algunos ) decían que los jueces eran muy cicateros a la hora de fijar indemnizaciones (no estaban tasadas, luego ya se fijó un baremo por ley para los acccidentes de tráfico, que muchas veces se sigue para otros temas) y – decían- que era porque cobraban poco y resolvían con los parámetros de su propio sueldo. Saludos.

  13. Estimado anónimo.
    Lo que me sorprende, limitando mis consideraciones al juez de esa tasación y utilizando los propios criterios del juzgador, teniendo en cuenta la “situación económica del Estado español” y los “sueldos medios de los trabajadores en España” es que cobre tanto, pues si divide los 22.790 euros brutos anuales de salario medio entre catorce pagas le saldrá una cantidad de 1.628 euros brutos mensuales que, si deduce el porcentaje de seguridad social y el IRPF obtendrá una cantidad inferior a los 1.500 euros netos mensuales. Es decir, que ese juez en concreto está “más que bien pagado” si acudimos a sus propios criterios, porque duplica el salario medio de un trabajador español. Y, por favor, no me diga que el juez se paga de su bolsillo la luz; es público y notorio que el pago de suministros de dependencias judiciales corre de cuenta de la Administración, al igual que el ordenador del despacho del juez (obviamente el ordenador “propio”, al igual que el coche “propio”, son gastos particulares y lógicamente se los tiene que pagar de su bolsillo, faltaría más); pero el juez ni tiene que abonar alquiler por el despacho que utiliza, ni los consumos del mismo ni el material propio del trabajo (ordenador de oficina, impresora, papel). Por otra parte, me consta de forma personal y directa que el Consejo General del Poder Judicial les facilita a los jueces una clave de acceso gratuito a la base del CENDOJ, y de la misma forma me consta que algunas comunidades autónomas Madrid, por ejemplo (no puedo afirmar con total rotundidad que otras hagan lo mismo, pero en Madrid se lo aseguro al cien por cien) ofrece de forma gratuita una clave para acceso a bases de datos de jurisprudencia y legislación.
    Acierta usted totalmente al decir que son funciones distintas y responsabilidades distintas y por ello precisamente un juez no puede utilizar unos criterios como el “sueldo medio de los trabajadores” cuando, a mayor abundamiento, jurisprudencialmente se niega a los letrados la condición de “trabajadores”, lo cual demuestra que cuando conviene, los letrados somos trabajadores, cuando no conviene no.
    Soy consciente de que se puede reclamar el resto al propio cliente, pero fíjese la jugarreta del juez: hace un ciudadano tenga que apochinar de su propio bolsillo unas cantidades que, en principio, correrían de cuenta de la parte que ha sido condenada en costas, dado que lo que se solicitaba era que se adecuaran las tasaciones al informe del Colegio de Abogados.
    Insisto, como dije a Sito, que ni en el post ni en mis intervenciones me he pronunciado sobre si los jueces cobran mucho o poco, si están bien o mal retribuidos. Me limité a aplicar al juez su propio criterio y a indicar su falta de autoridad moral para esgrimir el mismo. Por cierto, como verá, Sito en sus dos primeras intervenciones coincidía conmigo en lo desacertado de la motivación y en la improcedencia de utilizar dicho criterio.

  14. Pingback: ¿Eres abogado español? No trabajes para ningún despacho | Liberalismo sin tregua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s