LOS JUECES FEDERALES ESTADOUNIDENSES AL DESNUDO (PROFESIONAL).

Togas

Una de las páginas web más interesantes para quien le interesa la pequeña intrahistoria de la judicatura americana es la que pone a nuestra disposición el Federal Judicial Center, en concreto dentro de su sección History of the Federal Judiciary. La documentación a la que podemos acceder a través de ella es de lo más variada, e interesantísima para quien desee tener un conocimiento somero de quienes han impartido justicia en el ámbito norteamericano. Destaquemos una serie de datos curiosos:

1.- Currículum vitae profesional. Sin duda alguna lo más destacado son las fichas de todos, absolutamente todos los jueces federales que han servido en los Estados Unidos desde el año 1789 (fecha de la aprobación de la Judiciary Act, que es la que establece el poder judicial de la federación) hasta la actualidad. En breves notas biográficas el currículum público del juez queda al desnudo, pues aparecen reflejadas su formación universitaria, su experiencia profesional anterior a la incorporación a la judicatura y la evolución dentro del poder judicial. Incluso la ficha va más allá y facilita al lector la ubicación de su archivo personal en el caso de que la documentación del juez haya sido conservada en alguna institución.

2.- Jueces más veteranos. Muchos saben que el juez más longevo en servir en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos fue el admirable y admirado Oliver Wendell Holmes jr., quien renunció en enero de 1932 cuando estaba a punto de cumplir los noventa y un años; sin embargo, Holmes era un jovencito si lo comparamos con Wesley Ernst Brown, juez federal del juzgado de distrito de Kansas, quien falleció en enero de 2012 aún estando activo en el cargo a la nada despreciable edad de ciento cuatro años, los mismos que Joseph P. Woodrough, que a nivel superior del Court of Appeals llegó a los ciento cuatro años cuando falleció en 1977.

3.- Jueces expulsados del cargo. No sólo el Presidente de los Estados Unidos, sino cualquier juez federal puede ser sometido a un procedimiento de impeachment y expulsado de su cargo. Así, el lector interesado puede comprobar que de los quince procedimientos de impeachment iniciados frente a jueces federales ocho finalizaron con la condena y cese de los magistrados y en un caso el interesado dimitió del cargo antes de verse sometido a la humillación pública de verse enjuiciado. Lo interesante no es sólo que indican los jueces en concreto que fueron procesados y el cargo que ocupaban, sino los hechos en virtud de los cuales se les sometía a este procedimiento especial. A título de ejemplo, el primer impeachment frente a un miembro del poder judicial tuvo lugar en 1804 frente a John Pickering, juez federal de New Hampshire, acusado de “mental instability and intoxication on the bench”, que terminó con una sonora expulsión de la judicatura; y el hasta ahora último fue el abierto en marzo de 2010 frente a G. Thomas Porteus jr., juez federal del distrito este de Luisiana, a quien se acusó de aceptar sobornos y realizar declaraciones falsas, siendo igualmente expulsado. Entre ambos, otros tantos, como el del juez Walter Nixon, que en 1989 fue expulsado tras haber declarado en falso ante un gran jurado, o Harry F. Claiborne, expulsado igualmente acusado de fraude fiscal y permanecer en el cargo pese a tener abierto un proceso judicial en su contra.

4.- Salarios que perciben y han percibido todos los jueces federales. La nómina de sus señorías queda al descubierto en esta página. Así podemos saber que los salarios de todos los magistrados federales no se actualizan desde 2009, que el chief justice John Roberts percibe un salario anual de 223.500 dólares (unos 160.200 euros), mientras que sus ocho colegas de estrados perciben diez mil euros menos, es decir, 213.900 (154.000 euros); que un juez federal percibe 174.000 dólares (unos 125.000 euros), y un juez del Tribunal de Apelaciones 184.500 dólares (132.000 euros). Pero la información no sólo queda ahí, sino que se ofrece en una tabla las retribuciones de los jueces desde 1789 y cada incremento efectuado. Así, por ejemplo, John Jay, el primer chief justice, percibía 4.000 dólares anuales, sin que tales emolumentos se revalorizasen hasta 1819, mientras que un juez federal percibía 800 euros anuales, cantidad que no varió hasta 1830.

 En otras palabras, que los jueces federales quedan profesionalmente “al desnudo” ante el público en general, no sólo patrio sino foráneo. La transparencia llevada a sus máximos extremos. Es penoso el contraste con lo ocurrido en nuestro país, donde la opacidad es la regla general. Se presume de aperturismo a la sociedad, de volcado de información en la web, pero lo cierto es que sin ser del todo incierto sí que hay mucha viruta de cara a la galería. Así, armándose de paciencia uno puede encontrar la biografía del más humilde juez federal estadounidense, su currículum vitae y su salario actual; en nuestro país nada de ello es accesible al público en general. Quizá por un dato esencial: todos, absolutamente todos los jueces federales tienen experiencia profesional anterior a su acceso al cargo; no quedaría bien que cualquier habitante del planeta verificase que un juez de primera instancia e instrucción puede acceder al cargo sin bagaje profesional a sus espaldas. Sería también ilustrativo verificar cuántos jueces han sido enjuiciados, los cargos que se les han imputado y si fueron o no expulsados de la carrera en virtud de procedimientos disciplinarios o judiciales (Alejandro Nieto, en su magnífico El desgobierno judicial, escrito en 2004, indica que en siglo y medio tan sólo tres procedimientos disciplinarios han finalizado mediante condena y nunca a la expulsión).

En el célebre y magnífico film El informe pelícano, el personaje interpretado por Julia Roberts decía a una persona que le impedía el acceso a determinada información “¿Are you familiar with the Freedom of Information Act?”. Mucho me temo que nuestro país no se acaba de familiarizar del todo con ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s