LOS ORÍGENES DEL INSTITUTO NACIONAL DE INDUSTRIA Y EL NACIONALISMO ECONÓMICO ESPAÑOL.

INI

Recientemente don Alberto Garzón, diputado y estrella ascendente en Izquierda Unida, manifestaba públicamente que Los sectores estratégicos tienen que ser nacionalizados”. Lo curioso es que el joven diputado pone como ejemplo lo ocurrido en varias naciones de América del Sur cuando tiene antecedentes mucho más cercanos en el espacio, que no en el tiempo, dado que al defender dicha tesis el diputado de Izquierda Unida viene a avalar las tesis económicas mantenidas por el franquismo a la hora de crear como instrumento de intervención en la economía el hoy fenecido Instituto Nacional de Industria.

Para ello, nada mejor que acudir al folleto de veinticinco páginas que, con el título Los fondos históricos del I.N.I., fuentes para el estudio de la empresa pública industrial, elaborara en enero de 2005 Elena Laruelo Rueda, Jefa del Centro de Documentación, Archivos y Registro de la Sepi. En la tercera página, a la hora de introducirnos brevemente en la creación, objetivos e historia del Instituto Nacional de Industria, nos aclara que el mismo “…fue un instrumento de intervención en la economía española con el objetivo de crear una industria fuerte y autosuficiente en aquéllos sectores que se consideraron estratégicos”. El organismo, al igual que el propio régimen, atravesó por varias etapas que influyeron sobremanera en el papel que la entidad de derecho público debía tener en la sociedad española: su creación y crecimiento coincide con la etapa autárquica, donde asume un papel preponderante, debiendo readaptarse al nuevo marco derivado de las leyes de estabilización y los planes de desarrollo que en la década de los sesenta y setenta protagonizaron los ministros tecnócratas para, finalmente, entrar en una crisis profunda tras la aprobación del texto constitucional y, sobre todo, por la incorporación a la Comunidad Europea y la aplicación de las normas comunitarias, que acabaron motivando su extinción.

Nada mejor que echar un vistazo a los orígenes, y en concreto a la norma de creación, en cuya redacción suenan aún los graves ecos de la postguerra, de la crisis y el desabastecimiento así como de la autarquía. En efecto, la Ley de 30 de septiembre de 1941 (rectificada) por la que se crea el Instituto Nacional de Industria, que ocupa cuatro breves páginas del Boletín Oficial del Estado de 7 de octubre de 1941.  El último párrafo de su Exposición de Motivos es suficientemente expresiva: “Surge, pues, la necesidad de un Organismo que, dotado de capacidad económica y personalidad jurídica, pueda dar forma y realización a los grandes programas de resurgimiento industrial de nuestra Nación que, estimulando a la industria particular propulsen la creación de nuevas fuentes de producción y la ampliación de las existentes, creando por sí las que el interés de la defensa nacional o los imperativos de nuestra economía exijan”. El artículo primero configura al Instituto Nacional de industria como Entidad de Derecho público que “tiene por finalidad propulsar y financiar, en servicio de la Nación, la creación y resurgimiento de nuestras industrias, en especial las que se propongan como fin principal la resolución de los problemas impuestos por las exigencias de la defensa del país o que se dirijan al desenvolvimiento de nuestra autarquía económica”, y si bien el artículo segundo autorizaba a desprenderse de la inversión en la creación de industrias al posibilitarle “liquidar gradualmente las participaciones y actividades que el Estado no tenga interés en conservar” (significativas las últimas seis palabras) , sin embargo estipulaba utilizando la inequívoca forma imperativa que “Mantendrá el control absoluto de los negocios en que por razones militares o autárquicas esté interesado y, especialmente, ejercerá el de las grandes industrias de armamento y en general de las que reciben la mayor parte de los pedidos estatales”. El primer director del Instituto fue el ingeniero naval Juan Antonio Suanzes, quien ulteriormente llegó a ser Ministro de Industria.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s