TOWN OF GREECE v HALLOWAY: NO ES INCONSTITUCIONAL ABRIR LAS SESIONES DEL AYUNTAMIENTO CON UNA ORACIÓN.

Legislative prayer

El pasado día 5 de mayo de 2014 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos hacía pública su sentencia Town of Greece v. Galloway, donde abordaba un tema tan candente como la posible vulneración de la separación Iglesia-Estado planteada a raíz de la impugnación judicial por parte de dos ciudadanos de la costumbre habitual de iniciar las reuniones del Ayuntamiento con una oración. Eso sí, el asunto se planteó de una manera que difiere notablemente de las zafias oposiciones y argumentos que estamos acostumbrados a escuchar a este lado del océano. La noticia fue inmediatamente recogida por medios como el Washington Post, y objeto de comentarios como el que Amy Howe efectuara en el imprescindible SCOTUSblog con el título Tradition! Today´s legislative prayer decisión in plain English, enunciado sumamente descriptivo dado que, como veremos, la tradición es uno de los pilares en los que se apoya esta sentencia que comentamos.
Repasemos brevemente los antecedentes fácticos del caso. Greece es una pequeña ciudad de 94.000 habitantes sita al norte del estado de Nueva York. En 1999 el recién elegido máximo representante de la ciudad decide importar la costumbre existente en la legislatura del condado de iniciar las sesiones mensuales del órgano municipal con una plegaria, para lo cual invita mensualmente a un ministro de culto que presida esa oración inicial. Según refleja la sentencia en sus antecedentes fácticos: “Se pretendía que el capellán situara a los miembros de la corporación en un marco solemne e invocase la ayuda divina en los asuntos municipales, siguiendo una tradición que practican el Congreso y docenas de legislaturas estatales”. El Ayuntamiento seleccionaba informalmente a los capellanes, que prestaban este servicio con carácter voluntario y no gozaban de remuneración alguna por ello. Esta práctica es cuestionada por dos ciudadanas, Susan Galloway y Linda Stephens, quienes encontraban dicha práctica “ofensiva”, “intolerable” y una afrenta a la “diversidad cultural”, tras lo cual el Ayuntamiento amplió el abanico de personas que entonaban esa oración inicial a miembros de la comunidad judía y del templo local de Bahai. Las dos ciudadanas deciden llevar el asunto a la vía judicial entendiendo que dicha práctica vulneraba la primera enmienda pero, y he aquí lo relevante del caso y que lo separa claramente de casos como los que ocurren en nuestro país, las demandantes no piden el cese de la práctica, sino su mayor apertura: “Sostienen las demandantes que el Ayuntamiento viola la primera enmienda al primar a los cristianos sobre otras confesiones y apoyando oraciones determinadas, como aquellas ofrecidas en nombre de Jesús. No solicitan que se suprima dicha oración inicial, sino una declaración que limite éstas a un carácter “inclusivo y ecuménico” referido a un Dios genérico y que no asocie a la Administración con ninguna religión o creencia”. Dicha pretensión es rechazada por el Juzgado de Distrito al entender que, en primer lugar, con la apertura de la oración inicial a otras confesiones se garantiza la presencia de todas ellas y que la primacía de la oración cristiana se debía fundamentalmente a que la mayor parte de la población de la ciudad era de dicha confesión religiosa. El Juzgado rechaza igualmente que la oración inicial fuese genérica, amparándose para ello en un precedente del propio Tribunal Supremo, en concreto el caso Marsh v. Chambers, (463 U.S. 783 [1983]) donde por una mayoría de seis votos frente a tres el máximo órgano judicial estadounidense entendió que el abono con cargo al presupuesto de ministros de culto que entonasen la oración inicial en la legislatura estatal no vulneraba la primera enmienda. Dicha resolución fue impugnada y el Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito la revoca, estimando que, en efecto, contemplado objetivamente y en su integridad la oración inicial tiende a vincular a la Administración municipal con la fe cristiana.
El Tribunal Supremo, en una sentencia redactada por el juez Anthony Kennedy y adoptada por una mayoría de cinco votos frente a cuatro, revoca a su vez la sentencia del Tribunal de Apelaciones. La sentencia con cita de otras anteriores, parte de la doctrina del caso Marsh, recordando que “la oración inicial, aunque religiosa en su naturaleza, ha sido largamente interpretada como compatible con la Constitución. Practicada en el Congreso desde la redacción del texto constitucional, la oración legislativa ofrece gravedad a los asuntos públicos, recordando a los legisladores que deben trascender sus pequeñas diferencias en aras a un propósito más alto, y expresa la aspiración común a una sociedad justa y pacífica” y que “a la luz de una clara y continua historia de más de doscientos años, no puede existir dudas de que la práctica de iniciar las sesiones legislativas con una oración ha pasado a formar parte de nuestra sociedad”. El juez Kennedy indica que el hecho de que las primeras oraciones en el legislativo se produjesen justo días después de aprobarse el texto constitucional “demuestra que los constituyentes consideraron esta práctica como un reconocimiento del papel de la religión en la sociedad”. Por tanto, el Tribunal no debe enfocar su fiscalización en el hecho en sí (la oración) sino en determinar si la práctica seguida en la ciudad de Greece “se incardina en la larga tradición seguida en el Congreso y en las legislaturas estatales”. El Tribunal, tras un largo análisis, concluye que la práctica concreta impugnada ni se aparta de la larga tradición existente en el país ni vulnera la primera enmienda constitucional, toda vez que no se impone a los ideológicamente discrepantes se unan a esa práctica. En definitiva, que son dos los pilares básicos en los que se apoya la sentencia: tradición y falta de coerción. Entendida la primera como adecuación a la larga historia norteamericana y la segunda como ausencia de imposición a los miembros de la corporación de unirse a esa oración con la que se abren las sesiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s