SOBRE LA MONARQUÍA, LA REPÚBLICA Y EL REFERÉNDUM.

untitled

En los últimos días, desde que don Juan Carlos I anunció la decisión de “poner fin a su reinado” y abdicar la corona en su hijo Felipe, se han alzado numerosas voces en favor de la república pidiendo un referéndum sobre la forma de Estado. La presente entrada tiene por objeto analizar desde una triple perspectiva tal acontecimiento.

1.- DESDE EL PUNTO DE VISTA JURÍDICO. Si nos atenemos estrictamente al texto constitucional, es evidente que para modificar la forma de Estado no es viable la vía del referéndum que propugnan los manifestantes. Y ello por dos potísimas razones: por la inaplicación del artículo 92 de la Constitución y por la necesidad de aplicar el sistema de reforma agravada del artículo 168 del texto constitucional. Veámoslo.

A.- El artículo 92 de la Constitución establece en su apartado primero que “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser remitidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos.” . Este precepto no es objeto de una valoración positiva por parte de Fernando Garrido Falla quien, en sus Comentarios a la Constitución (cito por la primera edición, Civitas, 1980), al referirse a este precepto no lo hace precisamente en términos elogiosos: “Pese a su inocua apariencia, el artículo 92 es uno de los preceptos más equívocos y polémicos de toda nuestra Constitución”. Pero en realidad este precepto, como se desprende de los trabajos de elaboración del texto constitucional, estaba inicialmente ideado para el supuesto de leyes refrendadas o para referéndums abrogatorios; fue precisamente el temor de los constituyentes a institutos de democracia directa lo que hizo diluir la generosa redacción inicial al rácano texto actual. Pero lo que determina claramente la exclusión de esta vía como fórmula para un referéndum sobre la forma de Estado es la que lúcidamente expone Garrido Falla al albur precisamente del referéndum consultivo, y que citamos textualmente: “el campo de aplicación de este referéndum se encuentra considerablemente restringido al excluirse del mismo la decisión sobre leyes: en un Estado moderno, la inmensa mayoría de las decisiones trascendentales se toman mediante leyes, por lo que no es fácil imaginar en qué casos pudiera ser utilizado. Cabe, cierto es, un referéndum consultivo previo a la ley, esto es, cuyo resultado determinase la presentación de un proyecto de ley en un sentido u otro; pero el supuesto no es excesivamente viable; si de lo que se trata es de pulsar la opinión, existen para ello las técnicas de sondeo, tan eficaces como el referéndum en el plano del conocimiento, mucho más discretas y, sobre todo, baratas. Téngase en cuenta que la práctica de un referéndum para toda la Nación supone un coste medido en miles de millones de pesetas” (Comentarios a la Constitución, página 937).

B.- El artículo 168 de la Constitución establece el procedimiento a seguir en el caso de que se proponga “la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título preliminar, al Capítulo segundo, Sección Primera del Título I o al Título II”. En este caso, como indica Ignacio de Otto en su clásico Derecho Constitucional: Sistema de fuentes (cito por la edición de las Obras Completas, CEPC-Universidad de Oviedo): “las Cámaras habrán de pronunciarse en primer lugar sobre el principio, esto es, sobre si procede o no abordar la reforma, y habrán de aprobarlo por mayoría de dos tercios de cada Cámara, mayor, por tanto, que la requerida para la aprobación de la reforma en el procedimiento simple. Si se aprueba en ambas Cámaras con esa mayoría se procederá a la disolución de las cortes y a la convocatoria de nuevas elecciones. Esto mismo opera como un freno a la aprobación y supone un llamamiento al electorado, pues está claro que el centro de la campaña electoral, aquello sobre lo que habrán de pronunciarse los electores, será la reforma constitucional. Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión anterior adoptada por las anteriores acerca del principio” (Obras Completas, p. 857).

Por tanto, la única vía jurídicamente posible para la reforma en cuanto a la forma de Estado es la vía constitucional del artículo 168 de la Constitución. La utilización del artículo 92 no tiene ninguna utilidad jurídica más que como mero pulso de la opinión pública, pero incluso en el hipotético caso de que se utilizase dicha vía y el resultado del referéndum fuese favorable a mutar la provisión de la Jefatura del Estado, el siguiente paso en el caso de que no se pretenda una ruptura abierta con el texto de 1978 sería el de reforma constitucional del artículo 168. Por lo cual, el referéndum consultivo del artículo 92 sería un instrumento tan oneroso como jurídicamente inútil

2.- DESDE EL PUNTO DE VISTA POLÍTICO. Hemos de comenzar indicando que las manifestaciones en pro de una forma republicana ni son ilícitas ni ilegítimas siempre y cuando se mantengan dentro del orden; cosa distinta es que cada uno pueda compartir o no el ideario republicano, pero esa es otra cuestión. En este sentido, la exhibición de símbolos republicanos entra dentro de la libertad de expresión, cosa que, por cierto, contrasta con la situación existente en la segunda república, donde la Ley de 21 de octubre de 1931 declarando los actos de agresión a la república enumeraba entre ellos “La apología del régimen monárquico o de las personas en que se pretenda vincular su representación y el uso de emblemas, insignias o distintivos alusivos a uno u otras” (artículo 1.VII). Ahora bien, dejando de lado dicho particular, y aclarando que la expresión de fe republicana es un legítimo ejercicio del derecho de libertad de expresión en cuanto hace pública una manifestación o creencia, conviene tener en cuenta lo siguiente:

A.- Los manifestantes antimonárquicos no parece que se movilicen en pro de una república, sino de la segunda república, a la que inequívocamente parecen vincularse con el uso de la bandera tricolor. Dicha enseña no puede identificarse o equipararse a la república, dado que nuestro país la I República mantuvo la bandera bicolor sin más que alterar en el escudo la corona real por la mural. La Constitución de 1931 no fue precisamente un ejemplo, como lo muestra el imprescindible trabajo de quien fuera el primer presidente de la Segunda República, don Niceto Alcalá-Zamora, brillantísmo jurista que expuso sus reflexiones sobre el particular en su libro Los defectos de la Constitución de 1931.

B.- Los manifestantes parecen identificar república con democracia, cuando ambos no son términos sinónimos. Una monarquía puede ser un sistema democrático y garantista mientras que una república puede ser dictatorial y represiva. Ejemplos hubo y hay en el mundo. Santiago Carrillo lo indicó perfectamente en los años de la transición, cuando indicó que el debate no era entre “monarquía o república”, sino entre “democracia y dictadura”. Evidentemente, los Estados Unidos, Francia, Suiza y Alemania son repúblicas democráticas, pero también son repúblicas las de China, Corea del Norte, Cuba y Venezuela, sin que puedan ser equiparables las primeras a las segundas; y monarquías son el Reino Unido, Holanda, Bélgica y Suecia, y nadie en su sano juicio osaría imputar a dichos países veleidad dictatorial o antidemocrática alguna.

C.- No aclaran los republicanos por qué tipo de república se inclinan: por la parlamentaria germana, por la semipresidencial francesa o por la presidencial estadounidense. En este sentido, todo buen republicano debiera inclinarse por esta última, y ello por una potísima razón. La distinción entre Jefatura del Estado y del Gobierno tuvo su origen precisamente para el mantenimiento de las monarquías, cuando éstas iniciaron el proceso de parlamentarización y la dirección política del Estado se trasladó del monarca a un primer ministro responsable ante el parlamento. Así, el monarca conservaría la Jefatura del Estado como símbolo de la unidad del país, conservando facultades puramente simbólicas o arbitrales (la “prerrogativa” inglesa, o el “poder moderador” del que hablaba Benjamín Constant). No obstante, si en puridad se pretende que la Jefatura del Estado sea elegida directamente por el pueblo, no existe razón alguna para mantener la duplicidad, tan innecesaria como onerosa; al gozar de una legitimidad popular directa el Jefe del Estado podría, como en la república estadounidense, aunar las figuras de Jefe de Estado y de Gobierno. Ello implicaría articular un sistema en que ambos poderes, legislativo y ejecutivo, al gozar ambos de legitimación popular no fuesen tan dependientes uno de otro.

D.- Los manifestantes solicitan que ha de someterse a referéndum la forma del Estado, argumentando muchos de ellos que la Constitución no fue votada por un gran número de españoles. Bien, el argumento es cierto, pero infantil. No existe ningún ciudadano estadounidense que haya votado la Constitución vigente (que data de 1787), o la belga (que data de 1831; aunque se reformó en 1993); no obstante, y aún aceptando que los republicanos hayan hecho suyas las tesis de Thomas Jefferson de que una generación no puede vincular con sus decisiones a la siguientes (algo que personalmente dudo pues no llegarán al 1% quienes sepan ni tan siquiera quien fue este founding father), lo cierto es que no veo por qué el referéndum, de celebrarse, ha de limitarse simplemente a la jefatura del Estado y no a otras cuestiones. Por ejemplo, el sistema autonómico (hoy en día puesto bastante en cuestión) o la existencia de algunos órganos que la propia constitución prevé y que se han demostrado tan inútiles (caso del Defensor del Pueblo o del Consejo Económico y Social) como peligrosos (Tribunal Constitucional).

3.- DESDE EL PUNTO DE VISTA HISTÓRICO. En España las dos repúblicas no han tenido una historia precisamente brillante. Un dato curioso es que ambas no vinieron por la fuerza de los republicanos, sino por el abandono de los monárquicos (la abdicación de Amadeo I en 1873 hizo que el 11 de febrero de dicho año un parlamento mayoritariamente monárquico proclamase la I República; en la segunda unas simples elecciones republicanas –en las cuales la monarquía había vencido en números redondos en cuanto a los concejales electos- hizo tambalearse a los partidos dinásticos, todo lo cual unido a la defección de la Guardia Civil –capitaneada, no lo olvidemos, por el general Sanjurjo- hizo que el rey abandonase el país “antes de la puesta de sol” del 14 de abril de 1931). La primera república, curioso es recordarlo hoy en día, llegó incluso a elaborar un proyecto de Constitución federal inspirado en el texto estadounidense. La segunda elaboró un texto constitucional jurídicamente insostenible, y en este particular los trabajos de Joaquín Tomás Villaroya sobre el particular publicados en la Revista de Estudios Políticos donde analiza las relaciones entre el Presidente de la República y las Cortes son sumamente ilustrativos: el sistema no logró ser ni una república presidencialista ni parlamentaria, acumulando las desventajas de ambos sistemas sin que, por el contrario, se aunasen las ventajas de ambos.

 En definitiva, no se trata de articular una monarquía o una república porque sí. Lo esencial, y lo que la gente desea en general, es un sistema en el que pueda desarrollarse y desenvolverse en libertad. Sólo una vez tiene garantizado ese sistema le preocupará (y siempre de forma secundaria) si se encuentra ante una monarquía o una república. Ambos tienen sus defensores y sus detractores, y no es intención del presente post ofrecer una discusión in extenso sobre las ventajas e inconvenientes de ambos regímenes. En este punto es el lector quien debe optar con total libertad por lo que estime más conveniente.

4 comentarios en “SOBRE LA MONARQUÍA, LA REPÚBLICA Y EL REFERÉNDUM.

  1. susu

    CARACAS, BANCARROTA TOTAL (dice alguien por ahí).

    Es difícil encontrar en el mundo un entorno urbano que haya retrocedido tanto en la última década. Pasando de ser un lugar de prosperidad y esperanza a una ciudad de desempleo y pobreza, en la que la gente huye masivamente en busca de una vida mejor que aquí se le niega. En este caso no vale disimular o tratar de ocultar la realidad por mayores o menores simpatías políticas. Se trata de datos objetivos, de fría realidad imposible de enmascarar.

    El desempleo es una de las claves. Los datos oficiales señalan un paro del 18,1%. Pero las autoridades reconocen que la cifra está completamente maquillada y que la realidad alcanza un 50%. La mitad de la población no tiene empleo. Muchos carecen por completo de ingresos. Un enorme drama social comparable al de los países más empobrecidos del planeta.

    La situación de la administración pública es simplemente caótica. Tanto que se puede decir, sin miedo a equivocarse, que la urbe se encuentra en situación de verdadera bancarrota, incapaz de asumir sus deudas ni de desarrollar sus obligaciones en infraestructuras o en funcionamiento de los servicios públicos esenciales, dejando desamparados a sus habitantes.

    Éxodo

    El éxodo poblacional ha sido una constante en los últimos años. Lo que ha significado que decenas de miles de viviendas, centenares de edificios estén vacíos, muertos. Una ciudad fantasma comienza a configurarse sobre las ruinas de la antaño urbe dinámica, viva, orgullo de sus habitantes y del conjunto del país, que atraía a gente del resto de ciudades y estados.

    Los expertos disienten respecto a la deuda real de la ciudad. 20.000 millones de euros para algunos. Otros la elevan hasta los 30.000. Una deuda que ha arrasado con lo público pero también con numerosas empresas privadas que ni cobraron ni cobrarán y que han despedido a miles de personas.

    Lo problemas se multiplican. La atmósfera se hace cada vez más irrespirable. La conflictividad social es incluso baja para la gravedad de las circunstancias que atraviesa la mayoría de la población, que en pocos años ha visto caer en picado sus parámetros de calidad de vida.

    El desastre va en aumento mes a mes. Día a día. Ahora, destacan las víctimas de los cortes de agua. Miles de personas que por no poder hacer frente a los pagos, se quedan sin ese elemento sustancial para la vida –para hacer de comer, para lavarse, para limpiar su ropa y sus propios hogares- que es contar con agua corriente en sus viviendas.

    Personas, familias, colegios o instituciones, con retraso de más de dos meses en el pago del recibo del agua, ven como se les corta el servicio en una muestra de absoluta falta de humanidad.

    Se calcula que 30.000 hogares quedarán sin agua este verano. Tanto que activistas sociales, completamente desesperados por lo que está ocurriendo, han decidido pedir la ayuda de Naciones Unidas.

    Todo lo que les cuento es verdad. Salvo un detalle. No es Caracas la ciudad afectada. Es Detroit, en Estados Unidos. Si fuera Caracas, la noticia abriría telediarios y sería eje de los debates radiofónicos y las tertulias televisivas. El periodismo, la información, también, se encuentran en estado ruinoso, en bancarrota total, hace mucho tiempo. Y no solo en Detroit.

    AHORA, MONSIEUR, EXPLIQUENOS COMO ES POSIBLE QUE EN ESA GRRRAN NAZI-ÓN DEL OTRO LADO DEL ATLÁNTICO, TAN DEMOCRÁTICA, TAN LIBERAL, TAN BURRRGUESA Y ARCHICAPITALISTA, EN SUMA: TAN PERFECTA, E INCUESTIONABLE, PASA ESTO Y UD, NI PAKITO MARHUENDA, NI EL INDA NI EL VIEITO NI NAIDE DIZ NÁ DE NÁ AR RESPESTO …

    EN OTRO MOMENTO, CUANDO EL TRABAJO ME LO PERMITA, LE EXPLICARÉ, DE FORMA QUE UD, Y CUALQUIER LIBERAL PUEDA ENTENDERLO (LO PROMETO), PORQUÉ EL ACTUAL RÉGIMEN POLÍTICO VENEZOLANO NO SE PUEDE CALIFICAR DE DICTADURA.

    HASTA PRONTO.

    P.D.:Curiosamente, como ejemplo de república txunga, no menciona Ud. a la de Pinochet, ¿será porque el único capitalismo liberal realmente existente hoy día no es otro que el liberalpinochetismo?. ¡Quién sabe!.

    Me gusta

    Responder
  2. Monsieur de Villefort Autor

    Que yo sepa, Pinochet no gobierna Chile desde hace más de un par de décadas; si acudiese a ejemplos de la historia no tendría inconveniente alguno en incluir el Chile de Pinochet, la Alemania de Hitler, la Unión Soviética de Stalin e incluso, si me apura, la Francia de Maximilien Roberpierre y de Napoleón Bonaparte (ésta última desde el golpe de 18 brumario hasta 1804 cuando el corso se proclama emperador, pasando a ser formalmente ya una monarquía). Me adelanto a su objeción de que no incluyo los regímenes de Mussolini y Franco entre los que usted califica como «txungos» (sic) y yo prefiero calificar más propiamente de «autoritarios» o «totalitarios» (ni jurídicamente ni en la ciencia política ambos conceptos son equivalentes); la exclusión no se debe a que no los considere como tales, sino porque la Italia de Mussolini era una monarquía, y el régimen de Franco jurídicamente se calificaba como «reino» en el artículo 1 de la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado de 1947; por tanto, ambos se incluiría entre las monarquías (totalitaria la italiana, autoritaria la española, según los tratadistas de la ciencia política, aunque reconozco que existen discrepancias en cuanto al régimen de Franco sobre si es totalitario o meramente autoritario, tampoco voy a discutirle la aplicación de uno u otro; en este aspecto simplemente opto por calificarlo como autoritario porque la tesis que a mí jurídicamente más me ha convencido para ello es la de Juan Ferrando Badía –El régimen de Franco: un enfoque político-jurídico, editorial Tecnos-).
    Respecto a la situación de Detroit, tiene toda la razón, y sólo puedo decirse que se ha adelantado a un post que tengo en elaboracion no sobre ese caso concreto, sino otros más que si no me falla la memoria superan las dos decenas (supongo que usted sabe que no es el único caso de ciudad que se ha declarado en quiebra en los Estados Unidos). Claro que mi intervención será más jurídica que política, dado que glosará un artículo de la Revista de Derecho de Harvard sobre el tema.
    Por cierto, no me resisto a indicar respecto al término «dictadura» el hecho de que la misma fue una creación de la República romana y el término en modo alguno era peyorativo, sino todo lo contrario. Cuando las instituciones republicanas no pudiesen desempeñar sus funciones debido a circunstancias extraordinarias (catástrofes internas, amenazas de invación, por ejemplo) se otorgaba por plazo de seis meses (prorrogables por otros seis) poderes excepcionales a una persona (el dictator) que concentraba en sus manos las funciones que de ordinario estaban repartidas en las distintas instituciones a fin de que pudiese hacer frente a dicha situación excepcional, transcurrida la cual las aguas institucionales regresaban a su cauce ordinario. En estos tiempos el ser calificado de «dictator» no era en modo alguno un desprestigio, como lo prueba el hecho de que Lucio Quinto Cincinato es el ejemplo de virtud cívica, pues nombrado dictador por el Senado de Roma para hacer frente a una invasión extranjera, en cuanto derrotó a los enemigos de Roma devolvió los poderes al Senado. Es el ejemplo típico de dictadura comisoria, presente en todos los ordenamientos jurídicos democráticos si bien con otras denominaciones (en nuestro caso, estados de alarma, excepción y sitio)

    Me gusta

    Responder
  3. SUSO

    SOBRE LA GENOCIDA Y CRIMINAL SIN PAR DICTADURA VENEZOLANA. (O por qué tal afirmación no es más que una trola asquerosa y vomitiva).
    La oposición venezolana (fundamentalmente conformada por la oligarquía, la alta burguesía y la burguesía media, acompañados de ciertos sectores populares de enrocado criptofascismo ideológico, así como de desesperados por no poder comprarse el Mercedes-Benz 500SEC tan pronto como creían), así como importantes observadores internacionales, particularmente de los Estados Unidos de Norteamérica, tales como altos cargos del Departamento de Estado (ya con Clinton, con Bush Jr. y ahora con el actual presi Barck Hussein [mesmamente como si los tres fuesen uno, el mesmo, sin diferencias, oigausté]), y en su día John Kerry, como cadidato a dirigir (con el permiso de Wall Street) la más mejor nazi-ón della terra, dicen que el malvado chavismo-nazi-estalinismo- terrorista-judeo-masón, hará cualquier cosa para mantenerse en el poder.. El argumento de esta acusación se sostiene prácticamente sobre presunción de que Maduro controla a dedo el Consejo Nacional Electoral (CNE), así como otras instituciones, incluido el Poder judicial.
    Mientras que los líderes de la oposición y su corifea prensa palmera (de allá, de acá y de todos lados) sostienen que todos las instituciones está copadas por el chavismo madurista, y han sido diseñadas específicamente para impedir cualquier vuelta al antiguo régimen adecopeyano. PUES AQUÍ ESTÁ SU PRIMER ERROR (de los liberlapinochetistas demócratas del mundo mundial entero):
    No tomarse en serio el fuerte apoyo popular con el que cuenta el proyecto chavista.

    En la actualidad, por si Uds. (los liberalpinochetistas demócratas) no lo saben, la desconfianza y resentimiento existente entre ambos bandos, es probablemente demasiado profunda para enmendar, y cualquier llamado al “desarme”, para que tanto gubernamentales como opositores dejen a un lado la desconfianza y resentimiento y confíen el uno en el otro está destinado a fallar. Lo que deberían estar haciendo para romper el círculo vicioso, es reconocer y entender las sospechas del otro bando y darle su debida importancia. COSA QUE JAMÁS HARÁN, NI UNOS NI OTROS.
    El problema es que cada bando parece tener buenas razones para sus sospechas. El ejemplo más notorio se remonta al referéndum revocatorio (dicha posibilidad, por cierto, es señera de la terrible dictadura que oprime al 150% de los venezolanos); en y desde aquel entonces quedó una clara evidencia de juegos sucios de empleadores simpatizantes de un lado u otro (en su mayoría negocios privados, en el caso de la oposición, e instituciones gubernamentales en el caso del gobierno) quienes presionaron a sus trabajadores para que o bien firmasen, o bien no firmasen para avalar el referéndum, si no querían sufrir las consecuencias. SI, MONSIEUR, DE AMBOS BANDOS, AUNQUE UD. CREA QUE UN CABALLERO (O DAMA) LIBERALPINOCHETISTA DEMÓCRATA NO HAGA ESAS COSAS. Y ya en su día, el propio Centro Carter y la propia OEA, compararon tales firmas con un derecho de petición de voto en cuyo ejercicio no hay eliminación retroactiva de la indicación de la voluntad del firmante.

    Bueno, sentado lo anterior, para dejar bien claro que sólo mi niño, las almas absolutamente pánfilas, y, bien el ignorante, o bien el canalla, serán los únicos capaces de sostener cualquier posición maniquea, intentaré explicar por qué, sin duda alguna, el régimen político imperante en Venezuela, no puede, de ninguna manera, ser catalogado como una dictadura.

    Finalmente es preciso subrayar que la pregunta sobre si Venezuela es una dictadura o una democracia, es en realidad una pregunta engañosa, que simplemente alimenta al círculo vicioso de polarización, la desconfianza mutua y alimenta a los guerracivilistas de uno y otro bando. Lo que debería examinarse es, si ha habido progreso democrático en Venezuela. Puesto que de esta manera, creo yo que la respuesta es un sí inequívoco, pero que aún tiene un largo trecho por recorrer.

    LAS “MEDIDAS” ADMITIDAS POR EL MUNDO ACADÉMICO “CIVILIZADO” Y “DEMOCRÁTICO” Y “LIBERAL”,Y CHACHI-PIRULI Y GUAY:

    La medida creada por Przeworski y otros (seguro que todos asesinos comunistas) es una de las más utilizadas en el mundo académico. Se trata de una clasificación de mínimos que nos permite determinar si un país es una democracia o una dictadura en función de cuatro reglas. Si un país incumple alguna de ellas es clasificado como dictadura. Estas son: 1) el primer ministro/presidente debe ser elegido directa o indirectamente por elecciones; 2) el poder legislativo debe ser elegido por elecciones; 3) los electores pueden elegir entre dos o más partidos independientes y 4) debe existir alternancia en el poder tras, al menos, dos legislaturas o períodos presidenciales.

    Al no haberse producido alternancia política desde la llegada de Chávez, Przeworski consideraría que esto podría ser un indicio de que se trata de un régimen de partido hegemónico donde la alternancia no ha tenido lugar porque simplemente no es posible. Asimismo, podría considerar que se trata de una democracia en donde el ejecutivo es repetidamente elegido por su popularidad  y que, en el caso de perder elecciones, abandonaría el cargo –como el partido socialdemócrata en Suecia (1933-1976) o el partido liberal en Japón (1955-1993). ¿O EL RASERO PARA JAPÓN Y SUECIA NO SE PUEDE APLICAR A VENEZUELA, PORQUE LO DIGO YO, QUE PA’ESO SOY UN LIBERLAPINOCHETISTA DEMÓCRATA, Y YASTÁ?

    Según Boix y otros (anarquistas violadores de monjitas, seguro) un país es democrático si este cumple con los siguientes criterios: 1) el ejecutivo es directa o indirectamente elegido en elecciones populares y es responsable ante los votantes o la legislatura; 2) el legislativo (o el ejecutivo si es directamente elegido) es elegido en elecciones libres y justas; y 3) la mayoría de adultos tienen derecho a voto. De acuerdo a esta medida, Venezuela sería una democracia hasta 2004, puesto que a partir del 2005 incumpliría la segunda regla, ya que es cuando la Asamblea (sin presencia de la oposición al no haberse presentado, Y NO SE PRESENTARON PORQUE ASÍ LO DECIDIERON ELLOS MISMITOS [porque iban a ser derrotados sin paliativos, y entonces, claro: mejor digo que es un fraude y no me presento y quedo como el rey de los liberalpinochetistas demócratas1), y  aprueba entonces la instituciòn parlamentaria, un Decreto Habilitante que le da poderes especiales al Presidente. ¡¡¡ QÚE CURIOSO !!! LA OPOSICIÓN DECIDIÓ, LIBREMENTE, NO PRESENTARSE, Y EN LA MUY LIBERAL Y DEMOCRÁTICA FRANCIA, EL PRESI ELIGE AL PRIMER MINISTRO, Y NOMBRA A LOS MINISTROS A PROPUESTA DE ESTE.

    UNA VEZ MÁS, LO QUE EN FRANCIA PODEMOS CONSIDERAR DEMOCRÁTICO, NO LO SERÁ, SIN EMBARGO, EN NINGÚN PAÍS QUE SE NIEGUE A REGALAR SU PETRÓLEO A SHELL, EXXON, TOTAL, REPSOL O A CUALQUIER OTRA DE DICHAS INSTITUCIONES TAN LIBERALES Y DEMOCRÁTICAS QUE HEMOS ELEGIDO DEMOCRÁTICAMENTE LOS CIUDADANOS CON NUETRO VOTO. PERO NO ES APLICACIÓN DE DOBLE RASERO, NO: ES LIBERTAD Y DEMOCRACIA, CLARO. Y el que diga lo contrario es malo, malísimo. ¡¡¡¡¡¡SEÑOR FISCAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAL !!!!.

    No olvidemos tampoco que en los últimos 17 años se han realizado 19 procesos electorales de distinta naturaleza para definir presidentes, alcaldes, consejales, referéndums, etc…
    LAS MÁS IMPORTANTES EN LOS ÚLTIMOS 15 AÑOS

    1998: Elecciones presidenciales
    1999: Referéndum constituyente para redactar la nueva constitución.
    1999: Referéndum constituyente para aprobar la nueva constitución.
    2000: Nuevas Elecciones presidenciales
    2004: Elecciones de Alcaldes y gobernadores
    2004: Referéndum convocado por la oposición para revocar a Hugo Chávez . ¿ES NECESARIO RECORDAR EL RESULTADO DE ESTE REFERÉNDUM? (¿TENEMOS ALGO PARECIDO EN NUESTRA DEMOCRACIA SUPERDEMOCRÁTICA?)
    2005: Comicios legislativos
    2006: Elecciones presidenciales.
    2007: Referéndum sobre reforma constitucional.
    2008: Comicios regionales.
    2009: Referéndum sobre enmienda constitucional.
    2010: Elecciones legislativas.
    2012: Elecciones presidenciales
    2013: Elecciones Regionales.

    Yo no estoy de acuerdo con el Gobierno de Mariano, por si Ud. no se había percatado, Monsieur. Yo también me manifiesto contra el Gobierno de Mariano; pero entiendo que un presidente, un diputado o un alcalde lo es hasta las próximas elecciones. No incendio los camiones de abastecimiento del Estado, ni hago barricadas en las carreteras para colapsar las ciudades, los políticos opositores no lanzan a miles de ciudadanos a asaltar un ministerio; todo lo más, cercar el Congreso (y si hay algún exaltado, que se atenga a las consecuencias, no le vamos a ayudar [bueno, pero como la experiencia ya me ha enseñado que la mayoría de los elementos más exaltados son casi siempre infiltrados de la madera, ya le ayudarán sus compis “¡Qué soy compañero, coñio!”]). No he permitido (en conjunción con otros, que no soy Batman), que unos muy poquitos entre decenas de miles de ciudadanos disconformes con el Gobierno de Mariano, realicen actos de absurda e innecesaria violencia gratuita, todo para conseguir que dimita el presidente que ganó en unas elecciones democráticas. ¿De verdad usted, de clase media o alta, empresario legítimo o profesional liberal y respetable opositor al Gobierno de Nicolás Maduro, y légitimo opinador de que Pablo Iglesias Turrión es la ETA y traerá el caos y el horror, Ud. cree que perpetrar esas salvajadas son legítimas en Venezuela e ilegítimas en Ejpanystán? SI FUERA ASÍ ¿POR QUÉ?.
    En Venezuela existen mecanismos democráticos para sacar a un Gobierno, incluso más que en Europa donde no existe un referéndum revocatorio que permita cesar a un cargo político antes de que finalice su mandato. Se ha desencadenado una campaña de violencia por un sector concreto de la suciedad venezolana, por los descendientes de la misma pútrida criollada que hasta hace no mucho compraba niñas para desfogar a sus hijos adolescentes sin el peligro de que el niño pillara un sifilazo. No están preocupados por su economía o su negocio, solo quieren desestabilizar un determinado sistema político porque no responde a sus intereses personales, sino a los intereses de otras personas. ¿POR QUÉ LA DEMOCRACIA LIBERALPINOCHETISTA TIENE POR FUNDAMENTO AXIOMÁTICO QUE EL INTERÉS ECONÓMICO DEL HACENDADO, DEL GRAN EMPRESARIO, DEL BANQUERO O DEL ESPECULADOR (dizque “inversor”) FINANCIERO MERECEN TODA LA ATENCIÓN, Y AL PESCADOR, AL MECÁNICO ASALARIADO, AL PEQUEÑO CAMPESINO, AL FONTANERO AUTÓNOMO, QUE LES DEN … … ¿POR QUÉ?
    Eche un vistazo durante unos segundos a los países donde unas masas enfurecidas derrocaron a sus gobiernos con apoyos foráneos que decían que iban a recuperar la democracia: Irak, Afganistán, Libia, Siria, Ucrania… ¿De verdad cree que los profesionales de alto nivel o empresarios (¿como usted ?) han salido ganando y se encuentran ahora mejor?. Bueno, quizás a Ud. le gusten las milicias banderistas ucranianas y esté convencido que de los cañones de sus fusiles, de sus puños y de otras partes de su anatomía (la que usan para violar salvajemente a mujeres cristiano-ortodoxas, por ejemplo), saldrá la mejor democracia posible para Ucrania. Puede ser. No lo sé.

    Finalmente, en cuanto a la libertad de expresión, circule Ud. por la red y acceda a las ediciones digitales de los periódicos venezolanos, o, si tiene esta opción, vea los programas de TV de las cadenas privadas venezolanas, donde podrá comprobar que la libertad de expresión, si por tal entendemos insultar, vejar, difamar y descalificar al, así llamado, “chavismo”, con abiertos llamamientos sediciosos incluidos, está plenamente rozagante y lozana.

    Así pues, lo que pasa allí, es que no ganan los suyos, y, entonces, ya sabemos: las reglas del juego ya no sirven, me da igual que exista pluralismo político-ideológico, que existan medios de comunicación (la mayoría, pese a las mentiras de Ximénez Losanti) que apoyen a ultranza al liberalpinochetismo exponiendo su posición como gusten y, finalmente, que existan elecciones libres y un poder judicial tan independiente, por lo menos, como el de aquí, entonces ya no es una democracia, y entonces me enfado, y me llevo el balón a mi casa y juego yo solo,y te suelto a los marines, y te embargo de estrangis y ya no eres mi amiguito. Mira al bueno de Abdalá bin Abdelaziz: es un auténtico &¿=/&%$”!<*+}, y sin embargo, como nos da su petróleo y el se queda su parte (¡qué no somos comunistas, eh!), y aquí no pasa nada: la prensa palmera calladita, y todos tan contentos, y lo que pasa ejke Arabia entodavía nostá prepará p'ala democracia. Yalostará, hombre, ¡no sea pesao!.
    Maduro: sé un monstruo si quieres, no hay problema; ¡pero danos el petróleo que no pertenece exclusivamente más que al pueblo venzolano! Dánoslo y podrás ser lo que tu nos digas que digamos que eres.

    Este es el capitalismo realmente existente: liberalpinochetismo. Pero puede Ud. negarlo si le hace ilusión. El resulado de su negativa terminará siendo exactamente el mismo que para aquellos que en su día negaron que el socialismo realmente existente fuera una mierda. La Historia no tiene piedad, Monsieur, y ningún ganador lo es por siempre.

    Me gusta

    Responder
  4. SUSO

    A MAYOR ABUNDAMIENTO:

    QUIZÁS SE NOS PODRÁ DECIR:

    ¡Quia! No compare la represión del criminal Maduro con nuestra libertad libérrima ¡ Hombre, por Dios!

    A lo cual nosotros respondemos con datos:

    El Ministerio Fiscal solicita un total de 140 años de talego para miembros de los piquetes de las huelgas generales (sólo contando en exclusiva los casos de CC.OO y UGT). Decenas de afiliados y cargos sindicales han sido acusados por el Ministerio Público de delitos contra los derechos de los trabajadores en los últimos meses (por hechos sucedidos en las 2 últimas huelgas generales y alguna huelga sectorial por convenios colectivos). Los sindicatos denuncian una «persecución» política para crear un clima de miedo a la protesta y limitar el derecho de huelga.

    Son penas individuales como mínimo de 3 años de prisión, pero han llegado a los 8 años, como en el caso de los miembros del comité de empresa de AIRBUS.

    Cerca de cuarenta causas repartidas por España en las que la Fiscalía pide varios años de cárcel a trabajadores -la mayoría afiliados a sindicatos o incluso miembros de su estructura- por participar en piquetes. Entre todos suman más de 140 años de cárcel. Podría verse detrás de estos casos una estrategia  para desprestigiar la protesta sindical, amedrentar a los trabajadores y atentar contra derechos fundamentales como el derecho de huelga. O podría verse, simplemente, la meridiana aplicación de la legalidad de un sistema político democrático. Sin embargo, esta última posición no es aplicable a los asesinos, a los salvajes nazis que arrojaban, ¡ mediante catapulta !, cócteles molotov contra la policía ucraniana; ni tampoco es aplicable a los que tienden trampas mortales en las vías caraqueñas; solo es aplicable a los huelguistas españoles, a quienes se manifiesten contra el liberalpinochetismo y a quien se atreva a cuestionar el statu quo. Porque democracia es esto: mantener el statu quo ¿O alguien se había creído otra cosa?.
    Pero prosigamos:
    Fuentes sindicales concretan que hay 57 procedimientos abiertos contra ellos y más de 200 imputados. La Justicia comienza a pedir y sentenciar penas de prisión por participaciones en manifestaciones y huelgas. Una situación que no se daba desde el anterior régimen fascista surgido del golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

    Algunos casos son:
    Carlos Cano (licenciado en Medicina) y Carmen Bajo (Animadora Socio-Cultural) han sido condenados a 3 años de prisión por participar en un piquete organizado por el 15 M de Granada, durante la huelga general del 29 de marzo de 2012 en Granada, que entró en una cafetería donde se discutió con la Dueña por su actitud desafiante que impedía dar la información a los trabajadores, hubieron gritos y se colocaron adhesivos, y según la dueña también se hizo una pintada, llamó a la policía. El piquete salió sólo de la cafetería sin necesidad de acción policial quedando abierta la empresa, pero los últimos en salir, Carmen y Carlos, fueron identificados por la policía que llegaba en ese momento. Fueron imputados por la fiscalía por un delito contra el derecho de los trabajadores en jornadas de Huelga. Han agotado todos los recursos y sólo les queda el indulto ya solicitado por Carlos que tendrá que entrar en prisión en julio de este año si no le es concedido. Carmen pidió aplazamiento por asuntos familiares (hijo) y pedirá también el indulto en poco tiempo.
    Serafín Rodríguez y Carlos Rivas esperan un indulto que les evite la cárcel: una jueza de Vigo les condenó en 2011 a tres años de prisión por participar en una huelga del sector del transporte, una sentencia que ratificó la Audicencia Provincial de Pontevedra. La magistrada considera que los dos trabajadores (el primero afiliado al sindicato CIG, el segundo a UGT) incurrieron en un delito contra los derechos de los trabajadores por paralizar varios camiones y lanzar objetos a los mismos. Los dos trabajadores -que no cuentan con antecedentes de ningún tipo- pidieron un indulto, que se les denegó, y solicitaron otro a finales de enero. La jueza ordenó entonces que se paralizara su ingreso en prisión hasta que el Gobierno resolviera este último indulto, pero la Fiscalía recurrió y solicita su encarcelamiento inmediato. Serafín y Carlos cuentan con el apoyo en forma de cartas escritas y firmas de compañeros y excompañeros de trabajo, incluso de los dos camioneros cuyos vehículos fueron dañados durante la huelga, que desistieron del proceso y respaldan su indulto.
    Rubén Ranz, sindicalista de UGT, le piden una condena a prisión junto a su compañero José Manuel Nogales por discutir con un camarero en un piquete informativo en la huelga general del 29 de marzo de 2012, sólo por querer dejar unos panfletos, el camarero no quería que entraran y hubo intercambio de gritos, en ese contexto fueron detenidos e imputados por un delito de atentado contra agente de la autoridad, otro de lesiones y otro contra el derecho de los trabajadores. Un total de tres años y siete meses de prisión para cada sindicalista.
    Tamara Vidal y Ana Outerelo, dos jóvenes gallegas, profesoras de gimnasia, que trabajan para la subcontrata Serviocio que se encargan de la gestión de piscinas municipales, eran condenadas a tres años y un día de cárcel por participar en un piquete durante una huelga para mejorar el convenio colectivo de su sector en el 2010. Su delito fue arrojar pintura en la piscina olímpica de Pontemuiños, hecho no probado, y forcejear con el gerente de la piscina para que el piquete entrara en las instalaciones. Además ya han pagado un multa de casi 1.200 euros por los desperfectos causados. El juzgado de primera instancia las condenó a seis meses de cárcel y una multa, pero la Fiscalía Provincial de Pontevedra no contenta recurrió la sentencia pidiendo la pena máxima por coartar el derecho al trabajo de sus compañeros, recurso que la Audiencia Provincial estimó. Han agotado todos los recursos, sólo les queda la petición de indulto que ya está hecha. Ana está embaraza y podría dar a luz en prisión. La petición de indulto está apoyada por la Diputación Provincial y por la Empresa de las trabajadoras que al parecer no presentó denuncia y las tiene en buena estima como profesionales, recogieron más de 70.000 firmas y están a la espera de la decisión del gobierno.

    También en septiembre de 2010, Koldo González, secretario general de CCOO de La Rioja y otros cuatro compañeros de organización, participaron en un piquete durante la huelga general de ese año. A día de hoy no hay sentencia firme, pero en febrero fueron juzgados tras una denuncia del propietario de la fábrica donde actuaron. La Fiscalía solicitó dos años de prisión para cada uno por un delito de coacciones, ya que algunos miembros del piquete presuntamente pararon las máquinas.
    El mismo delito contra los derechos de los trabajadores le imputa la Fiscalía a Katiana Vicens, secretaria general de CCOO en Baleares, para quien el Ministerio Público solicita cuatro años y medio de cárcel. Supuestamente, Vicens rompió la luna de un autobús durante la huelga general del 29-M de 2012.

    En la huelga de 2010 se registraron incidentes en la planta de Airbus de Getafe (Madrid) que desembocaron en cargas policiales, dejando varios heridos y algunos disparos al aire por parte de los agentes. José, Tomás, Enrique, Raúl, Rodolfo, Edgar, Armando y Jerónimo, ya conocidos como Los ocho de Airbus, y miembros del comité de empresa, acumulan una petición de la Fiscalía de 66 años de cárcel -ocho para cada uno- por su supuesta participación en los incidentes.
    Los letrados Lillo y Baylos destacan el contexto en el que se están produciendo estas solicitudes de prisión. «Primero fueron las multas masivas a manifestantes, después la Ley de Seguridad Ciudadana y el intento de incriminar penalmente los escraches de la PAH. Hay una clara estrategia de reforzamiento autoritario por parte del Gobierno después de la gran contestación social generada por las políticas de austeridad, y el siguientes paso es aprovechar el Código Penal para conseguir incriminar a los trabajadores, sobre todo a los dirigentes sindicales, por ejercer el derecho de huelga», expone Baylos.

    Hay que remontarse al proceso 1001, cuando el fascismo juzgó a la dirección de Comisiones Obreras, para encontrar un momento en la historia de España en el que más sindicalistas se jugasen la entrada en prisión. Aquellas condenas del Tribunal de Orden Público en 1973 fueron muy duras, pero poco después el Tribunal Supremo de la dictadura las rebajó: seis años de cárcel para Marcelino Camacho; cinco para Nicolás Sartorius (estaban en el momento de irse preparando para su nueva democracia). Hoy la Fiscalía pide ocho años contra los sindicalistas de Airbus que participaron en un piquete durante una huelga general.

    En mayo del 2009, el dueño de una panificadora abandonó cerca de un hospital a un trabajador sin contrato y sin papeles que había perdido un brazo en una máquina de amasar; el patrón escondió el brazo en la basura para borrar pruebas, por lo que no se pudo reimplantar.  La sentencia acaba de llegar: un año y un día por contratación ilegal y otros 11 meses por un delito contra los derechos de los trabajadores -más 130.242 euros de indemnización, que pagó el seguro-. En total, menos de dos años, por lo que los dos dueños de la panificadora no entrarán en prisión. Al parecer, lanzar pintura en una piscina es un delito de una gravedad mayor que tirar a la basura el brazo de un trabajador.

    Fuera de la vana ilusión de esa formación ectoplásmica que es la superestructura jurídica, y de la infundada autosugestión que nos pudiera llevar a generar una concepción sacralizada de la misma, está la dura y cruda realidad de los intereses de clase y de la dominación absoluta por parte de intereses oligárquicos de los medios de producción cultural y de las fábricas de canonjías: en una sociedad donde se deja a los trabajadores casi sin derechos, oponerse al gobierno que impulsa estas políticas es sinónimo de criminalidad; pero cuando masas enfurecidas atacan a un gobierno que está por nacionalizar el petróleo, o por no dejar a su vecino aislado del resto del mundo para ponerle una base con misiles nucleares (de la OTAN) en la misma puerta de su casa, entonces, en tales casos, son héroes por la libertad. Y el comportamiento de esos imputados españoles a los que nos hemos referido, en comparación con los freedom fighters venozolanos y ucranianos, ha sido de niños de guardería. Pero es que no están a lo que hay que estar. Y por qué: pues porque no son gente que sepa que hacer con su dinero. Dejen que sea Botín, Florentino, la Sra. Koplowitz, etc., etc. quienes decidan, que esta gente sí que sabe que hacer con su dinero (el propio y el ajeno.

    EN RESUMEN:

    – LANZAR UN COCTEL MOLOTOV CONTRA UN POLICÍA QUE DEFIENDE A UN GOBIERNO QUE VAYA A NACIONALIZAR EL PETRÓLEO O GRAVAR ADECUADAMENTE LAS GRANDES TRANSACCIONES FINANCIERAS, ESTÁ MUY BIEN, QUIEN LO HAGA ES UN HÉROE.

    – MIRAR DE REOJO CON UN POCO DE MALA LECHE A UN POLICÍA QUE HA ARREADO TREMENDA OSTIA A UNA CHAVALITA DE 15 AÑOS, EN EL EJERCICIO DE SU CARGO MIENTRAS DEFENDÍA A UN GOBIERNO QUE DESTRUYE Y RECORTA DERECHOS SOCIALES Y LABORALES (Y LIBERTADES PÚBLICAS, DE ESAS QUE ANTES DEFENDÍAN LOS LIBERALES), ES UN DELITO DE LESA HUMANIDAD Y QUIEN LO HAGA ES EL MÁS RUIN, REPUGNANTE Y MISERABLE MALNACIDO QUE HAYA PARIDO MADRE Y MERECERÁ QUE EL CIELO SE DESPLOME SOBRE SU CABEZA. ¡Ah! Se me olvidaba: la chavalita en cuestión, se limitó a increpar al policía por su bestialidad, no agredió al policía, ni ejerció contra él conducta alguna subsumible en tipo penal o administrativo alguno.

    ¡¡¡ VENGA YA !!!.

    Me gusta

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s