NATIONAL LABOR RELATIONS BOARD v NOEL CANNING: EL TRIBUNAL SUPREMO DECLARA QUE OBAMA HA HECHO USO ABUSIVO DE LA FACULTAD DE NOMBRAMIENTOS TEMPORALES..

Recess appointment cartoon

Hace casi un año nos hacíamos eco en un post sobre la posible llegada al Tribunal Supremo de un asunto relativo a la prerrogativa presidencial de realizar nombramientos temporales para cubrir vacantes que se produjesen durante la existencia de un receso en el periodo de sesiones senatorial. Pues bien, el asunto ha llegado, se admitió a trámite, fue señalada la vista oral y el pasado día 26 de junio del año 2014 se ha hecho pública la sentencia de este interesantísimo caso National Labor Relations Board v. Noel Canning. Nos creemos excusados de relatar los hechos del caso, dado que los mismos fueron expuestos en la entrada original sobre el tema. Baste indicar a estos aspectos que la sentencia fue redactada por Stephen Breyer, y que pese a existir un voto particular de Antonin Scalia (al que se adhieren el chief justice Roberts, Clarence Thomas y Samuel Alito) el mismo no es discrepante, sino concurrente, es decir, que en el resultado los nueve magistrados se muestran de acuerdo, aunque discrepen en los razonamientos.
Lo interesante de la sentencia es que, como en otras ocasiones, hace un recorrido por la historia del derecho estadounidense para intentar desentrañar el sentido último de la facultad presidencial conocida como recess appointment. Stephen Breyer entiende que dicha prerrogativa es posible utilizarla cuando el Senado no se encuentre reunido, es decir, cuando exista un “receso”. Ahora bien, ¿Qué debe entenderse por tal? Es aquí donde se introduce la sutil distinción, que diferencia las “inter session recess” (las que tienen lugar durante los periodos ordinarios de sesiones del Senado) como las “intra session recess” (los existentes durante el periodo de sesiones ordinarias). Para que el público pueda entenderlo, lo expondremos gráficamente a través de su traslación a nuestro país. Los periodos ordinarios de sesiones del Congreso y del Senado tienen lugar entre los meses de febrero a junio y de septiembre a diciembre. Por tanto, un “inter session recess” o receso entre periodo ordinario de sesiones es el que tendría lugar durante los meses de enero, julio y agosto; un “intra session recess” es el que tiene lugar cuando, dentro de los meses del periodo ordinario de sesiones, el Senado no se encuentra reunido (que, por desgracia, en nuestro país es la mayoría del tiempo).
La diferencia sutil entre Breyer y Scalia radica en la extensión de la prerrogativa de nombramiento. Así, el parecer mayoritario entiende que el presidente puede utilizar la facultad de nombramiento temporal en ambos casos, eso sí, siempre y cuando en los “intra session recess” tengan una duración suficiente como para justificar el uso de esa excepcional prerrogativa. Por el contrario, Antonin Scalia haciendo gala de las tesis originalistas de las cuales es el máximo paladín, interpreta textualmente la redacción del precepto constitucional para entender que la prerrogativa únicamente puede utilizarse en el caso de vacantes que se produzcan entre dos periodos ordinarios de sesiones.
Eso sí, tanto Stephen Breyer como quienes suscribieron sus tesis rechazaron que en el caso concreto el presidente Obama hubiese actuado dentro de los límites de la Constitución, dado que el escaso lapso de tiempo existente entre las reuniones del Senado (diez días) no sirve de base para justificar el ejercicio de los nombramientos presidenciales. Para reforzar esta conclusión, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha tenido el acierto de incluir (algo que sería impensable en un juzgado o Tribunal español) dos apéndices: en el primero se explicitan todos los periodos ordinarios de sesiones tanto de la Cámara de Representantes como del Senado, que han tenido lugar desde la propia fundación de los Estados Unidos en el ya lejano año de 1789, especificando la fecha inicial y final del mismo así como los días en que no estuvieron reunidos, algo que ocupa diez páginas del texto; en el segundo, se consignan todos los nombramientos temporales realizados durante los diez últimos años (es decir, por los presidentes George W. Bush y Barack Obama) reflejando el nombre de la persona designada, cargo para el que se le nombra, fecha de nombramiento, fecha de la vacante y forma de producirse esta. Toda una labor de investigación que merece un reconocimiento.
Una vez más se demuestran dos cosas. Que en Estados Unidos el estado de derecho funciona, y cuando el Presidente abusa de las prerrogativas constitucionales, los Tribunales no dudan en propugnarle severos varapalos judiciales al que incluso se suman los propios jueces que ha nombrado, pues en este caso, no lo olvidemos, Stephen Breyer ha sido nombrado por un presidente demócrata, pero a la hora de desautorizar al actual jefe del ejecutivo ha recibido el apoyo de las dos juezas (Sonia Sotomayor y Elena Kagan) nombradas a propuesta de Obama. La segunda, que salvo error u omisión, la prensa española continúa manteniendo oculta toda noticia que suponga desmitificar la figura del ídolo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s