SOBRE LA FALTA DE MOTIVACIÓN Y CALIDAD DE ALGUNAS RESOLUCIONES JUDICIALES.

Falta calidad

Algunos jueces y magistrados (curiosamente los que menos deberían hacerlo) suelen quejarse en público y en privado, unas veces con acierto y otras erróneamente, de la falta de calidad de algunos escritos procesales de las partes, que adolecen de falta de coherencia, de sistemática e incluso de motivación. Bien, es cierto que existen algunos letrados cuyos escritos son manifiestamente mejorables. Pero existen igualmente resoluciones judiciales no sólo incomprensibles, sino ramplonas y ayunas del más elemental de los razonamientos y que únicamente son explicables acudiendo a medios ajenos al mundo del derecho. Para acreditar dicho particular, ilustraremos al amable lector con una historia basada en hechos reales.
Imagínense una persona física que, por motivos que no vienen al caso y que sería muy largo de exponer (además de irrelevante para lo que nos ocupa), decide impugnar la aprobación inicial de la modificación de una ordenanza local. Obviamente, el correspondiente escrito de interposición del recurso lo dirige a la correspondiente Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Comunidad Autónoma, órgano que es quien ostenta la competencia objetiva para conocer del asunto. Ahora bien, cuando se aprueba definitivamente la modificación, la misma persona presenta el correspondiente escrito de interposición del recurso contencioso-administrativo frente a la aprobación definitiva, solicitando en este caso por medio de otrosí que se acumulase el mismo con el que la misma Sala está tramitando respecto a la aprobación provisional, dado que se trata del mismo acto (aunque en diferentes fases procedimentales) de las mismas partes, del mismo contenido material y donde presumiblemente se vertirán los mismos argumentos en ambos pleitos, dándose, por tanto, la identidad que exige la Ley 29/1998 para que proceda la acumulación la acumulación. Pues bien, la Sala de lo Contencioso-Administrativo en cuestión ventila el asunto en un Auto de un folio en el que despacha negativamente la cuestión literalmente en dos líneas. Juzgue el lector por sí mismo la calidad, la altura jurídica y la brillantez de la argumentación judicial con el fundamento jurídico único del meritado Auto (que, para más inri, pese a ser “único” lo denomina “primero“): “No se advierte la conexión directa que exige [sic] los Art. 34 a 37 de la LJCA, por lo que no procede acordar la acumulación interesada”. El Auto cuya fundamentación jurídica acabamos de transcribir literalmente no sólo es estilísticamente ramplón y gramaticalmente penoso, sino jurídicamente impresentable. Se supone que el Auto es aquella resolución motivada, y desafío a cualquier jurista que me explique donde se encuentra la motivación en este caso; porque lo único que permite verificar a la parte es que los magistrados firmantes del mismo no “advierten” la conexión directa, pero eso es lo de menos, pues lo que importa no es lo que los jueces adviertan o dejen de advertir, sino las razones o argumentos por los cuales entienden que no se da esa conexión. El asunto no deja de tener su miga si tenemos en cuenta que precisamente algunos de los magistrados de esa Sala han ironizado en público en alguna que otra ocasión sobre la presunta falta de calidad que presentan los escritos de algunos letrados, lo cual hace evocar inmediatamente el viejo refrán de la paja en el ojo ajeno.
Es evidente que ante esa ausencia de argumentos de peso uno ha de acudir a las elucubraciones o sospechas, y estas apuntan inequívocamente a razones extrajurídicas: una misma sentencia valdrá a efectos estadísticos (y, lo que es más importante, a efectos del complemento de productividad) por dos. Aunque, siendo honestos, si uno echa un vistazo a las últimas resoluciones del Tribunal Superior de Justicia de dicha Comunidad Autónoma, la verdad es que la calidad de las mismas (tanto formal como material) no es precisamente como para tirar cohetes, y en cualquier país con una Administración de Justicia digna de tal nombre ya hubieran saltado las alarmas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s