OBAMA Y LA REFORMA DE LA INMIGRACIÓN: REFLEXIONES SOBRE EL TEMA.

Obama immigration

El pasado día 20 de noviembre de 2014, el Presidente de los Estados Unidos se dirigió, como es habitual hacerlo, al pueblo norteamericano. Esa costumbre puede sonar extraña a oídos españoles, acostumbrados a que sus jefes del ejecutivo no aparezcan, lo hagan indirectamente en el Congreso de los Diputados o en un curioso y novedoso hallazgo, decidan acometer dicha tarea a través de un televisor de plasma. Mas lo cierto es que el Presidente de los Estados Unidos (que, a diferencia de nuestro presidente de gobierno, goza de legitimación popular directa) no se limita a comparecer ante las Cámaras para exponer anualmente su state on the Union adress (que podríamos traducir como “discurso sobre el Estado de la nación“), sino que es frecuente que comparezca en los medios de comunicación a fin de dar explicaciones directamente a la ciudadanía respecto a algún asunto o cuestión política; comparecencias, por cierto, que siempre comienzan con las mismas tres palabras: my fellow americains (que podríamos traducir como “mis queridos americanos”) y finalizan igualmente de la misma manera, con una invocación presidencial a Dios solicitando a fin de que bendiga a los ciudadanos y al país; en este caso, Obama finaliza con la siguiente frase: “God bless you. And God bless this country we love” (“Que Dios os bendiga, y bendiga a este país que amamos”). ¿Se imaginan a un presidente español dirigiéndose habitualmente a la ciudadanía para darles explicaciones? Ciencia ficción, claro está. Pero, ¿Se imaginan qué ocurriría si finalizase su discurso con un “que Dios os bendiga”? La oposición en pleno e incluso los medios de comunicación, esos mismos que se postran genuflexos ante cualquier emanación verbal del actual mandatario norteamericano, pondrían el grito en el cielo.
Pero en fin, vayamos a lo que nos ocupa. El pasado 20 de noviembre Obama centró su intervención en el tema migratorio. Tras unos párrafos iniciales (recordando la tradición inmigratoria que caracteriza a los Estados Unidos, distinguir la inmigración legal de la ilegal y afirmar que la actual legislación en la materia tiene profundas carencias) centra la cuestión exponiendo el problema a solventar: el Senado aprobó un proyecto de ley en la materia sustentada por una mayoría de senadores de ambos partidos, pero la Cámara de Representantes bloqueó el proyecto impidiendo que el mismo fuese sometido a votación, razón por la cual el mismo naufragó. Ante ese bloqueo legislativo, Obama expone claramente el estado de cosas y su decisión, y lo hace en los siguientes términos: “I continue to believe that the best way to solve this problem is by working together to pass that kind of common sense law. But until that happens, there are actions I have the legal authority to take as President –- the same kinds of actions taken by Democratic and Republican presidents before me -– that will help make our immigration system more fair and more just.” (“Sigo creyendo que la major forma de resolver este problema es trabajar juntos para aprobar esa razonable ley. Pero hasta que eso ocurra, como Presidente tengo la facultad legal para tomar una serie de medidas, las mismas que han tomado predecesores míos tanto demócratas como republicanos”). En definitiva, que Obama plantea un deseo (que la Cámara de Representantes de el visto bueno al proyecto de ley aprobado en el Senado) una advertencia (adopción de medidas amparadas en la simple prerrogativa presidencial) y una evidente excusatio non petita (la referencia a que otros presidentes de ambos partidos han tomado ese tipo de medidas evidentemente implica que Obama quizá no tiene del todo clara la constitucionalidad de su actuar). Pero el discurso no se detiene ahí, y el Presidente enumera las medidas que va a aprobar, y que son fundamentalmente tres:

1.- Aumentar el número de miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad sitos en las fronteras para evitar la entrada de inmigrantes ilegales y acelerar la repatriación de los mismos en caso de que penetren en territorio americano.

2.- Facilitar a los inmigrantes con titulación que permanezcan en territorio americano con la finalidad de que “contribuyan a nuestra economía, tal como muchos empresarios han propuesto
3.- Adoptar las medidas para tratar de forma responsable a los “millones” de inmigrantes ilegales que permanecen en territorio americano.

El Presidente a continuación ofrece una explicación adicional respecto a la última medida, pues es la que genera “mayor pasión y controversia”. Obama hace una reflexión tan evidente, clara, notoria, razonable y acertada que por ello mismo cualquiera que lo hiciese en nuestro país sería anatemizado y condenado al ostracismo por los mismos que apoyan incondicionalmente al mandatario norteamericano: “Even as we are a nation of immigrants, we’re also a nation of laws. Undocumented workers broke our immigration laws, and I believe that they must be held accountable -– especially those who may be dangerous. That’s why, over the past six years, deportations of criminals are up 80 percent. And that’s why we’re going to keep focusing enforcement resources on actual threats to our security. Felons, not families. Criminals, not children. Gang members, not a mom who’s working hard to provide for her kids..” (“Aunque somos una nación de inmigrantes, también somos un estado de derecho. Los trabajadores indocumentados vulneran nuestras leyes sobre inmigración, y creo que deben asumir su responsabilidad, especialmente quienes son peligrosos, Por ello, durante los últimos seis años las expulsiones de criminales superan el 80%. Y es por ello que continuaremos centrando nuestros recursos en las amenazas actuales a nuestra seguridad. Delincuentes, no familias; criminales, no niños; miembros de bandas, no una madre que trabaja duro para mantener a sus niños”). En otras palabras, se trata de dar una solución a los inmigrantes que gozan de arraigo en territorio norteamericano, pero salvaguardando a la vez las más mínimas exigencias de seguridad nacional; en definitiva, expulsión inmediata de inmigrantes ilegales peligrosos pero manteniendo a quienes gozan de arraigo y contribuyen a sostener la economía estadounidense. Con todo, una clara advertencia acerca del alcance y extensión de estas medidas: “Now, let’s be clear about what it isn’t. This deal does not apply to anyone who has come to this country recently. It does not apply to anyone who might come to America illegally in the future. It does not grant citizenship, or the right to stay here permanently, or offer the same benefits that citizens receive -– only Congress can do that. All we’re saying is we’re not going to deport you.” (“Dejemos bien claro lo que no suponen estas medidas. Las mismas no se aplican a quien haya penetrado en territorio Americano en fechas recientes. No se aplica a quien de aquí en adelante entre ilegalmente en América. No garantiza la ciudadanía, ni el derecho a la residencia permanente, ni de ofrecer los mismos beneficios que nuestros ciudadanos reciben; sólo el Congreso puede hacer tal cosa. Todo lo que decimos es que no vamos a deportaros”). En definitiva, que respecto a este tercer bloque de medidas el presidente quiere dejar bien claras tres cosas: la primera que no afecta a inmigrantes ilegales que hayan incurrido en delitos o que sean considerados peligrosos; la segunda, que únicamente se aplica a quienes gocen de arraigo en territorio americano; y tercero, que ni se les garantiza residencia permanente ni los mismos derechos que los ciudadanos americanos.

Los medios españoles, como suele ser habitual, no se molestó en hacerse eco de todo el discurso, ni tan siquiera de las líneas esenciales sino de la parte que le interesaba (sirva como ejemplo, el tratamiento que del tema dio la propia televisión española); con el aditamento de que incluso algún medio de comunicación ha utilizado la curiosísima expresión “legislar por decreto” (¿?), siendo así que, además, el Presidente de los Estados Unidos no actúa mediante “Decretos”, sino mediante “Órdenes ejecutivas” (executive orders). Lo único que un lector de prensa española tenía bien claro es que Obama iba a regularizar por su propia autoridad a un cerca de cinco millones de inmigrantes. Pero del ámbito objetivo de aplicación y de sus límites, nada de nada.

Por de pronto, Obama ya ha visto como su actuación va a ser cuestionada jurídicamente, dado que son diecisiete los estados que ya han iniciado acciones legales tendentes a anular sus medidas. Texas ha sido el primero en hacerlo, y lo ha hecho en un juzgado federal de Brownsville; según el attorney general de Texas, con su actuación el Presidente Obama : “ha incumplido su obligación de hacer cumplir las leyes debidamente aprobadas por el Congreso, y ha intentado reelaborar las leyes inmigratorias sin tener potestad para hacerlo”. En definitiva, que el encaje jurídico se centra en si el Presidente de los Estados Unidos puede suplir la inactividad del Legislativo abordando la regulación de la materia mediante simples órdenes ejecutivas. Un sector de la prensa va más allá y entiende que con su actuación el Presidente de los Estados Unidos corre el riesgo de que su actuación sea declarada inconstitucional por el Tribunal Supremo y ello por una razón. La reforma sanitaria auspiciada por el presidente demócrata fue avalada por el Tribunal Supremo por una exigua mayoría (cinco votos frente a cuatro) siendo decisivo el aval que a la medida dio el chief justice John Roberts, quien con ciertos matices fue el juez que emitió el voto decisivo para salvar in extremis la normativa. Pero en este caso, incluso los medios aceptan que con esta actuación el presidente Obama corre el riesgo de perder ese voto decisivo.

En definitiva, la cuestión ha pasado por la inactividad del poder legislativo y por la actuación del poder ejecutivo. Ahora corresponde al poder judicial verificar si el último ha actuado dentro de sus atribuciones o, por el contrario, ha desbordado las competencias que constitucionalmente tiene atribuidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s