HARLAN FISK STONE Y LUIS ORTEGA ÁLVAREZ: MUERTES PARALELAS.

Harlan Fisk Stone

Corría el día 22 de abril del año 1946 cuando el Tribunal Supremo de los Estados Unidos abrió sus puertas para, como en tantas otras ocasiones, hacer públicas varias sentencias e iniciar la lectura de las mismas ante los asistentes. Presidía dicho organismo y, por tanto, ostentaba la calidad de chief justice el juez Harlan Fisk Stone. Stone había accedido al organismo como associate justice en el año 1921 de la mano del presidente Calvin Coolidge, y veinte años más tarde Franklin D. Roosevelt había decidido promocionarlo al cargo de chief justice tras la renuncia de Charles Evans Hughes. Pues bien, aquella mañana del 22 de abril de 1946 se iba a hacer pública la sentencia del caso Girouard v. United States (328 US 61 [1946]), que había resolver si era conforme a Derecho la negativa de los Estados Unidos a conceder la ciudadanía norteamericana a James Girouard, un ciudadano canadiense que había solicitado la nacionalidad americana. Los Estados Unidos justificaban su negativa en que Girouard había respondido, al serle preguntado si defendería con las armas su nueva patria, que no lo haría dado que su religión (adventista del séptimo día) se basaba en el pacifismo y le impedía la concurrencia a conflictos armados. El juez William O. Douglas, ponente de la sentencia (que había logrado obtener el apoyo de otros cuatro colegas) leyó el texto de la resolución judicial en la que desautorizaba la actuación administrativa y reconocía el derecho del recurrente a obtener la ciudadanía norteamericana, tras lo cual cedió la palabra al chief justice Stone, quien inició la lectura de su voto particular disidente. Justo entonces, en plena sesión del Tribunal y mientras leía su voto particular, Harlan Fisk Stone se desplomó al sufrir una fulminante hemorragia cerebral. El juez Hugo L Black suspendió de forma inmediata la sesión a fin de que su colega recibiese atención médica. Todo fue en vano. Ese mismo día 22 de abril, Stone fallecía. Contaba setenta y dos años de edad en el momento del óbito.
Hace tan solo dos días, el 15 de abril de 2015 nos enterábamos que Luis Ortega Álvarez, catedrático de Derecho Administrativo y actualmente Magistrado del Tribunal Constitucional, fallecía en la propia sede del organismo cuando, en un receso del Pleno que se estaba celebrando, sufrió un infarto fulminante. Al igual que Stone, Ortega Álvarez vio segada su vida en la propia sede del órgano en el que desempeñaba sus funciones. Al igual que Stone, el fallecimiento se produjo en plena sesión (si bien en un pequeño receso). Y, al igual que Stone, don Luis Ortega Álvarez el acontecimiento se produjo de forma súbita y fulminante.
No vamos a detenernos en este momento a destacar la valía profesional de don Luis Ortega Álvarez, dado que ya lo ha hecho el magistrado José Ramón Chaves en una emotiva entrada de su blog, que dedicó al fallecido profesor glosando su figura docente salpimentada además con algunas gotas de experiencias personales. Únicamente lamentar que esta tragedia tan inesperada nos haya privado de una persona de conocimientos tan amplios, de tanta lucidez y de edad relativamente joven, dado que apenas frisaba los sesenta y dos años.
En el campo de la política también existen precedentes de hechos parecidos. En su magnífico (y lamentablemente silenciado) y silenciado libro Historia del conservadurismo español, Carlos Seco Serrano expone cómo los trágicos acontecimientos que siguieron a la noche de San Daniel en 1865 se cobraron una víctima inesperada: la del propio Ministro de Fomento, Antonio Alcalá Galiano (que había pasado de un liberalismo exaltado al conservadurismo) quien fallecía de un ataque apoplético en pleno Consejo de Ministros el 11 de abril de 1865. Casi ochenta años después, el 3 de septiembre de 1944, el entonces Ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Gómez Jordana, falleció siendo Ministro de Jornada en San Sebastián.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s