OBERGEFELL v HODGES: EL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO ESTÁ PROTEGIDO CONSTITUCIONALMENTE.

Supporters of same-sex marriage gather in front of the US Supreme Court on March 26, 2013 in Washington, DC. Same-sex marriage takes center stage at the US Supreme Court on Tuesday as the justices begin hearing oral arguments on the emotionally-charged issue that has split the nation. AFP PHOTO/Jewel SamadJEWEL SAMAD/AFP/Getty Images ORG XMIT: 164256121

El pasado día 26 de junio de 2015 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos hizo pública su sentencia Obergefell v. Hodges, que debía pronunciarse en el fondo del asunto respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo. Los hechos del caso son relativamente sencillos: varias parejas del mismo sexo intentaron contraer matrimonio en estados donde la legislación propia únicamente reconoce el matrimonio entre personas de distinto sexo, por lo que las autoridades rehusaron expedir la oportuna licencia matrimonial. Impugnada judicialmente dicha negativa, los juzgados federales resolvieron el asunto en favor de los demandantes, pero cuando los estados interpusieron recurso, los Tribunales de Apelación revocaron la sentencia de instancia avalando la actuación estatal. El asunto llegó al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que acumuló varios pleitos idénticos (práctica ésta que los órganos judiciales españoles no suelen hacer por los motivos más diversos y extraños, aunque en la práctica quizá no sea ajeno a ello el complemento de productividad) y resolvió en esta sentencia, adoptada por una escueta mayoría de cinco votos frente a cuatro. El resultado era, ciertamente, previsible, dado que el magistrado clave, el juez Anthony Kennedy (por cierto, conservador y católico practicante, nombrado a propuesta de Ronald Reagan en 1987) ya se había alineado en pro de las tesis liberales en asuntos similares al presente ya desde el célebre asunto Lawrence v. Texas, sentencia que declaró inconstitucional la penalización de la sodomía. Pues bien, Kennedy, que no sólo proporcionó el voto clave sino que es el redactor material de la sentencia, no sólo efectúa en la misma un breve recorrido histórico por el devenir de la institución matrimonial sino, lo que es más importante, considera que el contraer matrimonio entre personas del mismo es un derecho constitucionalmente protegido por la decimocuarta enmienda constitucional. No sólo eso, sino que ofrece hasta cuatro argumentos por los cuales el Tribunal apuntala la jurisprudencia anterior efectuando una interpretación liberal y extensiva del texto constitucional, y además concluye refutando que el derecho a contraer matrimonio entre personas del mismo sexo diluya o acabe con la institución matrimonial, tesis esta esgrimida por los detractores del matrimonio homosexual.
Existen cuatro votos particulares discrepantes, aunque todos ellos descansan sobre la misma premisa. El más argumentado es el del chief justice, John Roberts. A la hora de someterse al Comité de Justicia del Senado para su nombramiento, Roberts manifestó con rotundidad que su pensamiento y sus creencias (al igual que Kennedy, Roberts es católico practicante) no le impedirían aplicar estrictamente la ley, distinguiendo así sus obligaciones como juez de sus ideas o credos particulares; algo por otra parte lógico, pues un juez puede perfectamente aplicar una ley que como jurista estime no es correcta. Pues bien, Roberts curiosamente no se opone en cuanto al fondo del asunto, es decir, no se opone al reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, que incluso admite explícitamente. Pero su tesis principal consiste en que ese reconocimiento debe hacerse a nivel legislativo, y no judicial; es decir, que el Poder Judicial no puede forzar a los Estados a orientar su política en determinado sentido, por lo que indica de forma textual que los recurrentes deberían plantear esa batalla en el legislativo estatal. Pero sin duda lo más sorprendente es el voto particular del juez Antonin Scalia quien, tras reconocer que se adhiere íntegramente a lo expuesto por el chief justice, justifica su propio voto particular “para llamar la atención de la amenaza de este Tribunal a la democracia americana”. Tras exponer que en cuanto al fondo del asunto Scalia considera que debe dejarse en manos del legislativo estatal y que las consecuencias civiles (que “quizá puedan tener efectos sociales adversos, pero no más que otras normas igualmente controvertidas”) pone el dedo en la llaga de lo que en su particular visión es realmente destacable: “Para mi no tiene especial importancia lo que la ley diga sobre el matrimonio. Pero sí tiene una abrumadora importancia quien me gobierna. La sentencia de hoy dice que quien me gobierna y gobierna igualmente el destino de 320 millones de americanos de costa a costa es una mayoría de nueve juristas en el Tribunal Supremo”. Curiosamente, la solución propugnada por John Roberts y que siguen los jueces Antonin Scalia, Clarence Thomas y Samuel Alito es la que siguió nuestro país, donde la decisión la tomó el legislativo y no el poder judicial. El voto particular de Scalía puede parecer incendiario, pero sus compañeros ya están acostumbrados. Cuentan que en la primera ocasión que discrepó de forma tan abierta y cruda, Sandra Day O´Connor se sintió profundamente dolida. Cuando conoció más en profundidad a Scalia, aprendió a apreciarlo personalmente y a relativizar sus curiosas discrepancias con una divertida frase: “It´s just Nino” (Nino es el apelativo cariñoso con el que se conoce a este magistrado conservador). Prueba de que ello no enturbia para nada las relaciones con sus colegas es que no sólo es un íntimo amigo de la liberal Ruth Bader Gisburn, sino que ambos hacen numerosos viajes juntos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s