REFORMA PROCESAL: AGILIZACIÓN PROCESAL Y MODERNIZACIÓN EN EL MENSAJE ANUAL DEL CHIEF JUSTICE.

Duellists

El pasado día 6 de octubre de 2015 el Boletín Oficial del Estado publicaba la Ley 42/2015 de 5 de octubre de reforma de la Ley 1/2000 de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, que tenía dos objetivos esenciales: agilizar los procedimientos civiles y modernizar la Administración de Justicia mediante la implantación del “papel cero” a partir del uno de enero de 2016. Pues bien, me ha sorprendido comprobar que en los Estados Unidos también ha existido una reforma que afecta a los procesos civiles y que ha entrado en vigor el pasado día 1 de diciembre de 2015. Dicha modificación es tan importante que el chief justice John Roberts le ha dedicado al tema su habitual End Year Report, un breve trabajo de dieciséis folios de los cuales los doce primeros se dedican a este tema, pues los cuatro últimos están reservados a ofrecer un apretado resumen de la estadística judicial durante el año judicial precedente. Dicho informe ha sido comentado por Lyle Denniston en una entrada que publica en el imprescindible Supreme Court of the United States Blog, que tanta y tan buena información ofrece a quienes están interesados en la actividad cotidiana del más alto tribunal estadounidense.

John Roberts, al igual que sus predecesores, intenta ofrecer la información precisa en el menor espacio posible, aunando rigor y concisión, a lo que se une un estilo muy depurado acorde con la importancia que el actual chief justice otorga a la expresión escrita en el ámbito de la comunidad jurídica. Y, como hemos indicado en el párrafo anterior, este año el tema elegido es la obligación que todos los estamentos implicados en el mundo jurídico tienen a la hora de mantener el principio de eficacia, lo que implica que la Administración de Justicia no sólo ha de tener como meta u horizonte el objetivo último de lograr aproximarse lo más posible a la Justicia material, sino que esa aproximación ha de efectuarse sin dilaciones indebidas, porque justicia retrasada es justicia denegada.

Partiendo de un hecho cierto, cual es la existencia del duelo o “lance de honor” como método tradicional para la defensa de la honra personal al margen de los órganos estatales (con referencia expresa al breve manual que John Lyde Wilson publicó en 1838 con el título Código del Honor: Normas que han de observar los contendientes y sus padrinos en el duelo), Roberts centra el asunto en el tema objeto del mensaje de este año, es decir, perseguir la eficacia en el ámbito de la Justicia. A continuación, expone el principio general existente en la otra orilla del Atlántico y que le diferencia de nuestro sistema, y es que en el mundo del federalismo norteamericano el Congreso delega en los órganos judiciales la potestad de aprobar normas que regulen su actividad ordinaria, algo que efectúa a través de la Judicial Conference, procedimiento de elaboración que describe sumariamente. Una de las características de ese proceso de elaboración, que se remonta a los años treinta del pasado siglo es que en el mismo intervienen todos los sectores vinculados al Derecho, y no sólo un sector, y precisamente una de las últimas reformas ha tenido lugar este pasado año 2015 en lo referente al proceso civil, y que culmina un proceso iniciado hace cinco años, lo que garantiza un estudio reposado y que evita reformas precipitadas o alegres : “This process of judicial rule formulation, now more than 80 years old, is elaborate and time-consuming, but it ensures that federal court rules of practice and procedure are developed through meticulous consideration, with input from all facets of the legal community, including judges, lawyers, law professors, and the public at large. Many rules amendments are modest and technical, even persnickety, but the 2015 amendments to the Federal Rules of Civil Procedure are different. Those amendments are the product of five years of intense study, debate, and drafting to address the most serious impediments to just, speedy, and efficient resolution of civil disputes.“

Como jurista práctico que ejerce cotidianamente la abogacía en nuestro país, me ha llamado poderosamente la atención que el chief justice incida en un aspecto que, curiosamente, ha tenido y sigue teniendo su paralelo en España: la inefectividad de la tutela judicial efectiva derivada de los costes del proceso unido a su extraordinaria dilación temporal. Esa fue la conclusión del comité judicial encargado de aprobar las reformas procesales civiles en el ámbito estadounidense, es decir, que aunque los órganos judiciales tienen un funcionamiento aceptable en general, la litigación civil en algunos casos es demasiado onerosa y lenta, de tal manera que dichas características operan como medio de disuasión: “The symposium, which generated 40 papers and 25 data compilations, confirmed that, while the federal courts are fundamentally sound, in many cases civil litigation has become too expensive, time- consuming, and contentious, inhibiting effective access to the courts.” Por ello, el Comité Judicial encargado de reformar la normativa procesal civil operó a la manera del doctor con el paciente: hace un examen del enfermo, identifica los males, ofrece el diagnóstico y finalmente procede a suministrar el remedio. En este caso el remedio es la reforma procesal civil que hace descansar no sólo en los jueces, sino en los letrados de las partes el garantizar que el proceso civil se desarrolle con normalidad. Es más, las similitudes con la situación actual española llegan al punto de que una de las reformas introducidas (y que han entrado en vigor el día 1 de diciembre de 2015) es precisamente la introducción del suministro de información por medios telemáticos, en lo que se ha denominado la ESI (Electronically Store Information). De todas formas, John Roberts finaliza el breve análisis de las reformas procesales civiles con una nota esencial, cual es que una reforma procesal por sí misma no es nada si los operadores jurídicos, todos los operadores jurídicos y no sólo un sector, no colaboran para hacer su aplicación efectiva, de ahí que el éxito de la reforma operada descanse sobre las espaldas no sólo de los jueces, sino de la comunidad letrada: “The 2015 civil rules amendments are a major stride toward a better federal court system. But they will achieve the goal of Rule 1—“the just, speedy, and inexpensive determination of every action and proceeding”— only if the entire legal community, including the bench, bar, and legal academy, step up to the challenge of making real change […] The success of the 2015 civil rules amendments will require more than organized educational efforts. It will also require a genuine commitment, by judges and lawyers alike, to ensure that our legal culture reflects the values we all ultimately share.”

No puede menos que coincidirse con las reflexiones efectuadas por el chief justice, una persona que conoce profundamente el mundo de la Justicia pues no en vano ha estado en ambos lados de la barrera, pues antes de ser juez fue un brillantísimo abogado.  Es una auténtica lástima ver cómo en algunos órganos judiciales los pleitos se eternizan unan vez quedan vistos para sentencia, y las partes han de esperar durante meses hasta que dicha resolución judicial sea notificada a las partes, vulnerándose con creces el plazo de veinte días legalmente fijado para ello que suele bordearse con la ya célebre cláusula de estilo “se han cumplido todos los trámites legales, salvo el estipulado para dictar sentencia habida cuenta de la carga de trabajo que pesa sobre este Juzgador”. Sobre este particular no me resisto a contar una anécdota que afecta al Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Gijón, cuyo titular es una persona educadísima, pero que mediada la segunda década del siglo XXI continúa utilizando el bolígrafo y los folios para redactar las sentencias, que son transcritas por los funcionarios (lo cual, por cierto, no contribuye en nada a agilizar el funcionamiento del órgano judicial, que es mermado sobremanera al obligar a los pobres empleados públicos a dilapidar gran parte de su tiempo en ello). Dicho Juzgado suele ser bastante respetuoso con los plazos, pero en determinados momentos se producen dilaciones puntuales que se solventan mediante el uso de la cláusula de marras. Pues bien, en cierta ocasión el funcionario cometió un error a la hora de transcribir la coletilla, un error levísimo que consistió en omitir una letra, pero que ocasionó alguna que otra chanza y un montón de chistes sobre el particular, porque lo que constató fue lo siguiente “Se han cumplido todos los trámites legales, salvo el estipulado para dictar sentencia habida cuenta de la carga de trabajo que pesa sobre este Jugador.” [sic]

Bromas aparte, lo cierto es que una Administración de Justicia que sea lenta y pausada sólo nominalmente merece calificarse de tal. Y para ello, el chief justice Roberts finaliza su informe ofreciendo un magnífico ejemplo extraído de la historia literaria para demostrar hasta qué punto las dilaciones en el tiempo a veces pueden causar que incluso se pierda memoria de lo que ha ocasionado el litigio. Ese ejemplo no es otro que la célebre obra El duelo, de Joseph Conrad, inspirada según el autor en un hecho real protagonizado por dos soldados del ejército de Napoleón que prolongaron un enfrentamiento durante la friolera de quince años. Esa breve novelita fue adaptada a la gran pantalla en el año 1977 por Ridley Scott, con Keith Carradine y Harvey Keitel encarnando a los duelistas. Pues bien, en una de las numerosas ocasiones en que ambos se enfrentaron, ya no podían recordar el hecho que había provocado el primer enfrentamiento. Eso es, precisamente, lo que debe evitarse. Eso es precisamente lo que se ha intentado en ambas orillas del Atlántico. Veremos si la comunidad jurídica coopera o, por el contrario, alza barreras a tan loable pretensión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s