RECORDANDO A ALFONSO ARAGÓN, “FOFÓ”

Fofó

El día 22 de junio de 1976 Alfonso Aragón, “Fofó”, moría a consecuencia de una hepatitis contraída por una transfusión de sangre que se le había practicado al haberse sometido a una operación. Mañana se cumplirán, pues, cuarenta años del fallecimiento de uno de los personajes más queridos tanto de los niños como de sus mayores. La conmoción entre el público infantil y no tan infantil fue brutal, y como bien dijeron sus hermanos Gabriel y Emilio Aragón, “Fofó no ha muerto. Quien lo ha hecho es Alfonso Aragón.” Precisamente hoy, como homenaje, la página web de Radio Televisión Española ha colgado en su página web las imágenes en las que Gaby, Miliki y Fofito graban el momento en el que explican de forma muy alegre y risueña a los niños que en realidad, Fofó se ha ido al cielo para cantar a los niños que están allí, pero uno puede comprobar cómo al cesar la explicación (la cámara sigue grabando) los rostros pasan de la risa a la tristeza y, en el caso de Gaby, al llanto indisimulado. Una escena que evoca las palabras de Canio, el protagonista de la opera Pagliacci, en el célebre aria Vesti la giubba: “ridi, pagliaccio.” El corazón del payaso está roto, pero el show debe continuar. El lector interesado en acceder a dicha imagen aquí tiene el enlace.

Quienes, como el redactor de estas líneas, forman parte de la quinta del setenta y tres, aunque aún tienen vivo el recuerdo de los célebres “payasos de la tele” como uno de los episodios más evocadores de nuestra infancia, apenas guardamos más que un lejano recuerdo de Fofó, aunque ulteriormente pudiéramos ejercitar la nostalgia con las grabaciones y, hoy en día, con los videos que existen en internet. No obstante, los buenos momentos que nos hicieron pasar en aquella deliciosa época que transcurrió a finales de la década de los setenta y principios de los ochenta, que nuestros padres vivieron tan apasionadamente poniendo a rodar el sistema constitucional mientras la feliz ignorancia que caracteriza al mundo infantil era aderezada con píldoras semanales que consumíamos sin oposición paterna en forma de aquel inolvidable: “Cómo están ustedeeeeeeees” merece que desde esta bitácora rindamos un homenaje sentido al gran Alfonso Aragón y, como no, también a sus hermanos Gabriel y Emilio así como a sus hijos Alfonso y Rodrigo. Para ello, no me resisto a traer dos momentos inolvidables. El primero, cuando Fofó interpreta esa canción que tantas veces hemos cantado en nuestra infancia en aquéllos interminables viajes estivales a la hora de desplazarnos al lugar de veraneo. Y que quien no haya cantado alguna vez En el auto de papá que tire la primera piedra……

Y, para finalizar, en una de sus películas, la titulada Había una vez un circo, los tres hermanos Aragón interpretaban de una forma divertidísima la célebre jota de los ratas de la zarzuela La gran vía. Ya saben, aquélla cuya letra, de la más rabiosa actualidad, dice aquello de “siempre que nos persigue la autoridad, es cuando más tranquilos timamos más….”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s