EL “MINISTERIO DEL TIEMPO” VISTO DESDE EL DERECHO ADMINISTRATIVO.

Ministerio del Tiempo

En mi condición de espectador confeso de la serie El Ministerio del Tiempo, y como jurista práctico que maneja diariamente el ordenamiento jurídico-administrativo, he decidido seguir los divertidos planteamientos con los que mi admirado José Ramón Chaves nos obsequia en su blog, de tal forma que reflexiono en voz alta sobre diversos aspectos que dicha serie plantea desde el punto de vista del Derecho público.

I.- ¿Es el Ministerio del Tiempo un auténtico “Ministerio”?

Los Ministerios son aquellos departamentos encargados de la gestión de una o varias áreas del Gobierno. Corresponde al Presidente del Gobierno, mediante Real Decreto, la creación, modificación y supresión de los departamentos ministeriales (artículo 2.2.j de la Ley 50/1997 de 27 de noviembre, del Gobierno). Los mismos tienen naturaleza tanto política, correspondiendo a sus titulares fundamentalmente desarrollar la acción del gobierno en el ámbito de su Departamento (artículo 4 de la Ley del Gobierno), como administrativa, donde la cabeza de dicho órgano tiene atribuidas ex lege una serie de competencias centradas en la gestión cotidiana del departamento (artículo 61 de la Ley 40/2015 de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público).

Dado que a lo largo de la serie en ningún momento se indica que exista una cartera en el seno del gobierno con tal denominación, ni se constata que el citado organismo tenga la categoría ministerial o conste en los correspondientes Reales Decretos de reestructuración de los Departamentos ministeriales, no podemos concluir que, cuando menos desde el punto de vista jurídico-administrativo, nos encontremos ante un Departamento ministerial stricto sensu, aunque oficiosamente se le denomine como tal.

Aunque a lo largo de la serie queda bien claro que existe cierta vinculación jerárquica respecto de Presidencia del Gobierno, lo que implica que ha de tener cierta naturaleza pública. Aunque para abordar este punto mejor hacerlo al contestar a la siguiente pregunta

II.- ¿Es Salvador Martí un auténtico “subsecretario” delMinisterio”?

Habiendo superado la barrera de los treinta episodios y en pleno camino hacia el cuadragésimo, cualquier persona que haya visto alguno de ellos sabe que al frente del Ministerio del Tiempo se encuentra Salvador Martí, a quien se le identifica como “Subsecretario del Ministerio”.

Los Subsecretarios son, en efecto, órganos directivos de los Ministerios, que se crean, modifican y extinguen por Real Decreto del Consejo de Ministros a iniciativa del Ministro interesado y a propuesta del Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas (artículos 55.3.b.1 y 59.1 de la Ley 40/2015 de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público). Como tales, los subsecretarios ostentan la representación ordinaria del Ministerio, dirigen los servicios comunes y ejercen las competencias relativas a los mismos (artículo 63.1.a de la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público).

Ahora bien, pese a ser calificado como “subsecretario”, Salvador Martí en modo alguno ejerce la representación ordinaria del Ministerio, por cuanto aun cuando vinculado a Presidencia, no ejerce la representación ordinaria de dicha cartera ni gestiona los servicios comunes de la misma. Por tanto, ni estamos ante un “Ministerio” del Tiempo, ni Salvador Martí es propiamente un “subsecretario”. Máxime cuando es público y notorio que cualquier relevo en la Presidencia del Gobierno acarrea la sustitución de los órganos superiores y directivos, siendo así que Martí fue puesto en el cargo que ostenta por Adolfo Suárez, permaneciendo durante más de tres décadas el mismo, salvo un fugaz periodo en el que fue relevado por Susana Torres merced a un coup d´etat interno facilitado por Irene Larra, pero todo ello sin mediar acto de cese y relevo y mucho menos publicación oficial del mismo.

En definitiva, que nos encontramos ante un organismo similar al Impossible Mission Force, es decir, un ente no ya traslúcido, sino “opaco” situado no extramuros del sistema, pero sí oculto a la generalidad de la población e incluso de los propios poderes públicos.

III.- ¿Cómo se estructura orgánicamente el “Ministerio del Tiempo”?

En este punto, la opacidad es absoluta. Sabemos que al frente del mismo se encuentra Salvador Martí, a quien ya hemos visto se identifica como “subsecretario”, y a quien todo el personal se encuentra subordinado. Pero salvo el caso de Angustias, la secretaria personal de Martí, desconocemos el rango y jerarquía del resto de personas que lo integran y las posibles dependencias, vínculos o relaciones jurídicas que existen entre ellos.

IV.- ¿Cuáles son las competencias que ostenta el “Ministerio”?

Parece claro que el Ministerio se constituye en una especie de “policía de la historia”, evitando que puedan ser alterados hechos o eventos ocurridos en el pasado.

Prescindimos en este apretado análisis aspectos que podrían ser abordado desde otras disciplinas técnicas, como, por ejemplo, la consideración del tiempo (incluso el pasado) como algo continuo susceptible de ser modificado en cualquier instante. Lo único que interesa en este momento es verificar si esas competencias implican el ejercicio de autoridad o el uso de prerrogativas públicas. Todo parece indicar que no, dado que en ningún momento los integrantes de tan peculiar cuerpo de vigilancia se identifican como tales, ni invocan autoridad alguna, sino que, por el contrario, siempre actúan de incógnito o bajo disfraz.

V.- ¿Cuál es la naturaleza jurídica de su personal?

Es muy frecuente escuchar a los diversos protagonistas referirse a los “funcionarios del ministerio.” Ahora bien, desgraciadamente no podemos dar por válida dicha afirmación, cuando menos si contrastamos la expresión “funcionario” con la regulación legal contenida en la Ley 7/2007 de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, hoy sustituida por el Real Decreto Legislativo 5/2015 de 30 de octubre, que aprueba el Texto Refundido del Estatuto Básico del Empleado Público, así como por la normativa de desarrollo.

En efecto, no consta que exista Relación de Puestos de Trabajo, tampoco que se hayan convocado las oportunas bases para la convocatoria, ni que el personal se haya reclutado conforme a los principios de igualdad, mérito y capacidad o superado prueba alguna tendente a validar sus aptitudes. Más bien al contrario, la entrada al servicio del Ministerio se caracteriza por la más absoluta arbitrariedad, debido al nepotismo más absoluto o al simple azar. Tal es el caso de Julián Martínez, a quien se recluta simplemente por ser testigo incómodo de la aparición inesperada de dos soldados napoleónicos, que llegan al siglo XXI por una de las puertas ocultas cuya existencia desconocía el Ministerio.

VI- ¿Cuál es la vía de financiación del Ministerio?

Parece claro que la pública, en cuanto en numerosas ocasiones se refieren a la “escasez del presupuesto” y se pide a las autoridades públicas un “aumento del mismo”. Ahora bien, dado el carácter oculto y secreto de esta entidad, el importe de las cantidades con que se dota al mismo no constan incorporadas en los Presupuestos Generales del Estado.

A todo lo anteriormente indicado cabe añadir que el incorrectamente denominado Ministerio del Tiempo supone, a efectos jurídicos, una auténtica bofetada a la Ley 19/2013 de 9 de diciembre, de Transparencia y Buen Gobierno. Lo cual no impediría a cualquier ciudadano solicitar la información precisa sobre el mismo, su funcionamiento y su personal, dado que el artículo 17 de dicho texto legal otorga una legitimación activa prácticamente universal para tal solicitud.

 Dicho sea todo lo anterior respetuosamente y en estricto ejercicio del animus iocandi.

 

 

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Humor

2 comentarios el “EL “MINISTERIO DEL TIEMPO” VISTO DESDE EL DERECHO ADMINISTRATIVO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s