CLASS v UNITED STATES: EL RECONOCIMIENTO DE CULPABILIDAD NO IMPIDE APELAR CUESTIONANDO LA INCONSTITUCIONALIDAD DE LA LEY TIPIFICADORA.

unconstitutional

Supongamos que a un ciudadano se le impone una sanción administrativa o una condena penal por unos hechos tipificados como infracción o ilícito penal. Supongamos que ese ciudadano reconoce de forma expresa la comisión de los hechos y, por tanto, su culpabilidad, pero impugna en vía de recurso, ya sea de alzada o apelación, la propia constitucionalidad de la norma legal tipificadora. ¿Es lícito tal proceder? ¿Supone la declaración de culpabilidad de unos hechos la renuncia a impugnar las consecuencias jurídicas? En otras palabras ¿la culpabilidad impide al ciudadano recurrir la condena basándose únicamente en la inconstitucionalidad de la ley en base a la cual se le sanciona?

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos se ha enfrentado a esta cuestión, y la respuesta a la misma la hizo pública el pasado 21 de febrero en su sentencia Class v. United States. Nos excusamos de ofrecer un resumen de los hechos determinantes, porque a los mismos ya les dedicamos un post anterior (aunque con una error en la denominación del caso, puesto que es Class, y no Clark, como se decía en nuestra anterior entrada). La sentencia, redactada por Stephen Breyer, cuenta, además, con un apoyo contundente, pues avalaron la misma dos tercios de los magistrados. Es curioso que Anthony Kennedy, habitualmente alineado con los liberales, se haya adherido, junto con Clarence Thomas, al voto particular formulado por el juez Samuel Alito.

Cualquier jurista y ciudadano que tenga la curiosidad de asomarse a la sentencia, verá que la misma resume todo el asunto y la respuesta en las cuatro primeras líneas, de tal forma que cualquier lego en Derecho puede digerir la información sin ningún problema: “¿La declaración de culpabilidad impide a un acusado en un juicio penal apelar su condena basándose en que la ley que se aplica vulnera la constitución? A nuestro parecer, una declaración de culpabilidad por sí misma no impide dicha apelación.” Es admirable cómo en las líneas iniciales de la sentencia el Tribunal Supremo resume la cuestión debatida y la solución que ofrece a la misma. A partir de este momento, la lectura interesará al curioso (por ver los hechos del caso) y al jurista (para analizar el razonamiento), pero el ciudadano medio ya sabe a qué se atener. Confieso que siento envidia ante tanta concisión y claridad ¡Cuan lejos de las plúmbeas, abstrusas y en la mayoría de las ocasiones indigestas resoluciones de los órganos judiciales españoles, no aptos para estómagos delicados!

Lo cierto es que a la hora de ofrecer la solución, la sentencia Class indica que la respuesta adoptada “emana directamente de resoluciones anteriores de este Tribunal”, resoluciones que identifica y comenta. La doctrina del Tribunal Supremo admite que la declaración de culpabilidad supone la renuncia a ulteriores impugnaciones sobre la base de motivos vinculados con circunstancias particulares del caso; por ejemplo, erróneas instrucciones al jurado, aspectos procesales o vulneraciones concretas en el seno del procedimiento en el cual se le está enjuiciando, aun cuando las mismas pudieran suponer infracciones de derechos constitucionales (y así lo reconoce el propio Tribunal al rechazar las objeciones planteadas por el Solicitor general. Pero no impide la apelación cuando lo que se ataca es la base misma de la condena, es decir, la ley tipificadora. Para ilustrar el razonamiento se acude a un párrafo extraído nada menos que de una resolución judicial de 1869 dictada por el Tribunal Supremo de Massachussets, redactado en los siguientes términos:

La declaración de culpabilidad supone, por supuesto, una confesión de todos los hechos imputados en el escrito de acusación, y también de las aviesas intenciones que se imputan al acusado. Supone una renuncia a todas las objeciones meramente técnicas y formales que el acusado podría haber efectuado en cualquier recurso o moción. Pero si los hechos alegados y admitidos no constituyen un crimen contra las leyes de la comunidad, el acusado tiene derecho a ser absuelto.”

En el supuesto concreto, en el recurso frente a la condena se “impugna el poder del estado para criminalizar la conducta en cuestión” y, por tanto, incide en la potestad estatal de “perseguirle constitucionalmente”, motivo por el que considera que la declaración de culpabilidad no veda en el presente supuesto la apelación.

En definitiva, sí, uno puede declararse culpable, y sí, ello impide plantear ciertas cuestiones en vía de recurso, pero no veda atacar la inconstitucionalidad de la propia ley en base a la cual se sanciona.

Anuncios

2 comentarios el “CLASS v UNITED STATES: EL RECONOCIMIENTO DE CULPABILIDAD NO IMPIDE APELAR CUESTIONANDO LA INCONSTITUCIONALIDAD DE LA LEY TIPIFICADORA.

  1. Sugestiva cuestión y brillante exposición del articulista al hilo de la sentencia que comenta. Y sana envidia respecto de la posición de los Tribunales americanos sobre el uso abusivo, extensivo y, no pocas veces, arbitrario, de la potestad administrativa tributaria sobre los ciudadanos.

    Sobre la pregunta que oportunamente lanza Manuel Moralo Aragüete me permito, sin perjuicio de mejores y más autorizadas opiniones, dar respetuosamente mi parecer. Si bien la aceptación por el acusado de los hechos imputados, calificación jurídica y pena interesada por la acusación, con la garantía adicional de su defensor, implica el desistimiento implícito a impugnar tales cuestiones (doctrina de los actos previos). Ello viene condicionado a que se hayan respetado todos y cada uno de los requisitos legales establecidos para que esa conformidad sea válida, o a que se acepten por la Sentencia los términos de la misma (por todas, STS 21-03-2012). De lo contrario, siempre cabrá el recurso. O dicho con otras palabras, un recurso que se plantee en tales términos debiera ser admitido a trámite. Cuestión distinta es que sea estimado porque, examinado que sea, sus motivos resulten reales o inveraces. A lo que cabe añadir que la inconstitucionalidad de la norma penal aplicada -retroactividad “in bonus” del art. 40 LOTC y 9.1, 9.33 y 25 CE- es, en todo caso, motivo de nulidad de la eventual sentencia penal condenatoria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s