APARTA DE MÍ ESA…..TECNOLOGÍA: ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA Y MUNDO DIGITAL

tecnofobia-medo-de-tecnologia

Es doloroso reconocerlo, pero en lo que a innovación tecnológica se refiere la Administración de Justicia española está no a ras de suelo, sino a nivel subterráneo, y ello tanto por culpas o faltas propias como ajenas. Cierto es que los poderes públicos se han cuidado muy mucho de mantener “amordazado” al poder judicial (por utilizar el título del libro de Jesús Villegas) no sólo a través de ese órgano nefando que es el Consejo General del Poder Judicial, sino mediante unas dotaciones presupuestarias mínimas y una deficiente implantación de las novaciones tecnológicas, algo que se reserva para otro órgano no menos siniestro, la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Pero con ser lo anterior cierto, no lo es menos que un sector no ciertamente pequeño de los empleados públicos que desarrollan su trabajo en los órganos judiciales no ven precisamente con buenos ojos las nuevas tecnologías, y uno a veces ha tenido que escuchar al respecto unos lamentos por la implantación de Lexnet casi tan lastimosos como las lamentaciones de Jesús de Nazaret en el huerto de Getsemaní. Veámoslo.

Primero.- La romántica añoranza del soporte papel.

Un gran sector de quienes se encuentran vinculados al mundo de la Administración de Justicia han optado por sumergirse entre montañas de papel evocando tiempos no tan modernos. Valga una anécdota real. Ayer mismo, quien suscribe hubo de acudir a una vista en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número Cinco de Oviedo, y pudo comprobar atónito cómo, pese a que la vista es objeto de grabación y registro en soporte informático, el Letrado de la Administración de Justicia (que, dicho sea en su honor, es no sólo un trabajador infatigable, sino uno de los pocos en su gremio que continúa acudiendo a las vistas) se encontraba absorto en la tarea de redactar un acta manuscrita recogiendo todas las manifestaciones de las partes, acta que además éstas hubieron de firmar una vez concluso el pleito. Orillando el hecho no poco relevante que dicho comportamiento supone una manifiesta infracción del artículo 63.7 de la Ley 29/1998 de 13 de julio en la redacción otorgada al mismo por la Ley 13/2009 de 3 de noviembre (según el cual, “El acta prevista en los apartados 5 y 6 de este artículo, se extenderá por procedimientos informáticos, sin que pueda ser manuscrita más que en las ocasiones en que la sala en que se esté celebrando la actuación careciera de medios informáticos”), esa querencia por los papeles no es en modo alguno una excepción casual o anecdótica. El titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número uno de Gijón, por poner otro ejemplo de vanguardia en cuanto a las nuevas tecnologías, utiliza para elaborar sus resoluciones medios tecnológicamente tan punteros como el bolígrafo y las cuartillas. Hace poco menos de dos meses saltaba a los medios de comunicación que los órganos judiciales asturianos exigían de los profesionales de la abogacía y la procura la aportación de una copia adicional en papel para los jueces y magistrados, porque el Principado de Asturias (a quien se encuentran transferidas las competencias en la materia) no había suministrado los repuestos, y Sus Señorías precisaban de forma harto inexcusable para resolver en Derecho el fino tacto de los pliegos.

IMG_0464

Es evidente que la transición de un medio a otro, como cualquier reforma o innovación puede ocasionar ciertas incidencias o disfunciones, pero refugiarse como último bastión en el soporte papel sería como si en romántica añoranza de tiempos pasados los viajeros pretendiésemos superar la distancia que separa Asturias de Madrid mediante locomotoras a vapor, o en lugar de desplazarnos en autobuses lo hiciéramos en tranvías tirados por mulas.

Algunos recelos manifestados por empleados públicos frente a la, por otra parte, mínima innovación tecnológica incorporada en el mundo de la justicia española me recordar una célebre escena de la película Singin´ in the rain, en concreto el augurio del productor R.F. Simpson sobre la novedad del momento: “Esos locos de la Warner han estrenado una película sonora, El Cantor de Jazz. Perderán hasta la camisa.” Y quien estuvo a punto de perderla fue el pobre Simpson, que hubo de aclimatarse a los tiempos aceptando la sonoridad en los films.

Segundo.- Deficiente presencia del Poder Judicial español en la red.

Pese a que España fue una de las primeras naciones europeas en crearse, en el resto de cuestiones nuestro país siempre se caracterizó por ir con sumo retraso en comparación con nuestros vecinos del continente. Así, por ejemplo, fuimos una de las últimas naciones en desterrar el absolutismo regio e implantar definitivamente el constitucionalismo. De igual manera, las novedades que supuso la Revolución industrial penetraron tardíamente en España, y quien desee una valoración jocosa al respecto no tiene más que acudir al duodécimo capítulo de la célebre novela De la tierra a la luna y comprobar cuál es la valoración que Julio Verne hace del estado de la ciencia de las naciones europeas (y algún que otro país sudamericano) utilizando como pretexto la recaudación de fondos para el proyectil que al satélite terrestre enviaría el Gun Club de Baltimore; el párrafo dedicado a nuestro país no tiene desperdicio, pero lo trágico es que en modo alguno se puede considerar exagerado.

Pues bien, ese retraso congénito se arrastra en la actualidad a la misma presencia virtual del tercero de los poderes en nuestro país. Contrastémoslo con la situación existente en la otra orilla del Atlántico.

2.1.- El Poder Judicial de los Estados Unidos y su presencia en la world wide web.

Recordemos brevemente. El poder judicial en los Estados Unidos se articula en tres instancias o fases: los juzgados de distrito, los Tribunales de Apelación y el Tribunal Supremo. El chief justice (Presidente del Tribunal Supremo) es el responsable máximo de la judicatura federal, mas sus competencias de carácter administrativo las ejerce ayudado por un organismo, el Federal Judicial Center, integrado única y exclusivamente por miembros pertenecientes a la judicatura.

Pues bien, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos tiene su propia página web (www.supremecourt.gov), que ciertamente es magnífica. Uno puede de un simple vistazo ver imágenes de la sede del Tribunal, el calendario con días hábiles e inhábiles, así como los días en que se celebran vistas orales (e identificación de los pleitos que tendrán lugar cada día) y aquéllos otros que los jueces dedican a resolver los casos (conference days). También puede acceder a la grabación en soporte audio de las vistas, a su transcripción escrita, así como a las sentencias de los últimos años y a la versión en pdf de los bound volumes (equivalentes a nuestros beneméritos tomos de Aranzadi). La información que ofrece la página es amplísima, desde las normas procesales aprobadas por el Tribunal (las célebres rules), hasta ayuda para presentar de forma telemática los recursos, e incluso breves biografías no sólo de los nueve jueces que actualmente prestan sus servicios en dicho órgano, sino de todos los que alguna vez lo hicieron.

El Federal Judicial Center tiene igualmente su propia página web (www.fjc.gov), autónoma e independiente de la del Tribunal Supremo. El mismo facilita igualmente no sólo información acerca del centro, su composición y funciones, sino que pone a disposición del interesado una cantidad ingente de documentación relativa a la judicatura federal americana.

Existe una página web, la denominada United States Courts (www.uscourts.gov) a través de la cual podemos acceder mediante un buscador al resto de órganos jurisdiccionales, tanto unipersonales como colegiados. A través de ella podemos acceder a las páginas web tanto de juzgados de distrito como de Tribunales de Apelación. Por ejemplo, si uno tiene la curiosidad de buscar el Juzgado de Distrito de Nebraska, el buscador le lanzará la respuesta y el enlace, para que pueda acudir a la página web de dicho organismo (www.ned.uscourts.gov). Lo mismo si lo que desea es informarse sobre todo lo relativo al Tribunal de Apelaciones del Cuarto Circuito (www.ca4.uscourts.gov). La información que nos ofrece en ambos casos es amplísima, y cualquier interesado puede, en apenas unos segundos, localizar desde una sentencia concreta hasta todos los jueces que sirvieron en un determinado órgano judicial, pasando por la agenda judicial y los casos que tienen asignados para cada día.

2.2.- El Poder Judicial español y su presencia en la world wide web.

Pretender comparar la presencia de la judicatura española en la red con la de los Estados Unidos sería como comparar a la T.I.A. con la C.I.A. Para empezar, nuestro máximo órgano jurisdiccional, el Tribunal Supremo, carece de presencia autónoma en la red, no siendo más que un mero apéndice o pestaña dentro de la página web del poder judicial (www.poderjudicial.es). Pero, además, es que la información que se ofrece al público en general no es que sea raquítica, es que es ridícula (cuando menos, comparada con la que se ofrece en la otra orilla del Atlántico), y en cuanto a facilidad para la consulta no es que sea precisamente para tirar cohetes.

Tercero.- Conclusión.

Desgraciadamente, a nuestro país aún le falta un buen recorrido para superar la denominada “brecha digital”. La implantación de Lexnet ha sido bastante lenta, y el expediente electrónico, que debiera estar ya en funcionamiento, aún dista mucho de ser una realidad. Se han ido incorporando alguna que otra novedad tecnológica sin tener el soporte o pilar en el que éste ha de apoyarse, por lo que no es de extrañar que existan disfunciones.

En fin, que como ha ocurrido en otros estadios de nuestro desarrollo tecnológico e industrial, las reticencias y recelos así como la romántica evocación del pasado inmediato es un obstáculo para la plena entrada en la era digital.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s