UN JUEZ ESTATAL DE NUEVA YORK NO CONSIDERA DISCRIMINATORIO QUE UN BAR REHÚSE EL SERVICIO A UN SIMPATIZANTE DE DONALD TRUMP.

greg-piatek

Ayer día 25 de abril de 2017 los medios de comunicación estadounidenses se hacían eco de una noticia que, de forma nada sorprendente, sus homólogos españoles silenciaron. Los titulares de la noticia en cuestión eran los siguientes: “Judge: Bars are allowed to throw up Trump supporters” (El juez avala que los bares puedan expulsar a simpatizantes de Trump). Según consta en el texto de la noticia, un ciudadano que portaba una gorra con el lema “make America great again” (el lema de campaña de Donald Trump) entró en un establecimiento hostelero de la cadena The Happiest Hour, y según el denunciante, el personal del establecimiento se negó a atenderle argumentando que: “Anyone who supports Trump -or believes in what you believe- is not welcome here! And you need to leave right now because we won´t serve you!” (Cualquiera que apoye a Trump -o crea en lo que usted cree- no es bienvenido aquí. Y debería marcharse ahora, porque no vamos a servirle. El ciudadano en cuestión, ofendido por la discriminación sufrida, interpuso un procedimiento judicial, al que se opuso la defensa del establecimiento argumentando que la constitución únicamente protege la libertad de las creencias religiosas, no de las políticas y que “apoyar a Trump no es una religión.” Según nos indica la noticia, el juez David B. Cohen, acogió dicha tesis y desestimó la demanda porque, según recoge la noticia, “la ley no ofrece protección contra la discriminación política.” (sic).

Confieso que, pese a haberlo intentado, no he podido localizar la sentencia, pero la argumentación me parece jurídicamente discutible. Porque, en efecto, la primera enmienda limita su ámbito de aplicación a la libertad religiosa. Pero la decimocuarta enmienda constitucional contiene la denominada equal protection clause, que ha sido utilizada como palanca para eliminar determinadas barreras dicriminatorias en asuntos que nada tienen que ver con la religión; un buen ejemplo lo tenemos en el caso Masterpiece Cakeshop v. Colorado, pendiente de resolución ante el Tribunal Supremo, donde se estimó la denuncia de dos personas frente a un establecimiento que se negó a elaborarles un pastel de bodas porque no realizaba venta de dichos productos a personas del mismo sexo. Y, hasta donde se alcanza al redactor de estas líneas, la homosexualidad hoy por hoy no es una religión.

Pero hay algo que tampoco saldrá en los medios de comunicación. Una de las ventajas que tiene el sistema estadounidense frente al español es que, sin mucha dificultad, uno puede encontrar información profesional del juez. En este caso, la propia página web del poder judicial neoyorkino nos permite acceder a la biografía profesional de David B. Cohen, el juez titular del Juzgado del Condado de Nueva York que ha resuelto dicho asunto. Bien es cierto que dicha información no es otra que la suministrada por el candidato, pero en la misma se incluyen, junto a datos estrictamente profesionales (como que estudió en la Universidad Benjamin Cardozo, que se incorporó como abogado en Nueva York en 1993 -un año antes en Nueva Jersey- y que ejerció en la fiscalía del estado), un hecho muy curioso: en su ficha se constata expresamente que es miembro del Partido Demócrata.

Todo apunta a que dicho asunto, si el ciudadano en cuestión tiene tiempo y ganas, el asunto finalizará más tarde o más temprano en el Tribunal Supremo, porque en efecto, aunque el asunto se haya ventilado ante un órgano estatal, dado que existe una clara vulneración de la equal protection clause de la Constitución federal, es posible que se produzca el salto de una jurisdicción a otra.

De todas formas, hay algo verdaderamente preocupante, y es la extensión por todo el orbe de lo que podríamos denominar derecho de autor, según el cual determinados comportamientos no son buenos o malos per se, es decir, por su naturaleza, sino en función de las personas que los cometen o frente a quien se cometen. Veamos dos ejemplos:

Primero.- La negativa de un establecimiento a servir un pastel de bodas a una pareja de personas del mismo sexo se considera un comportamiento gravemente discriminatorio y, como tal, sancionable; sin embargo, la negativa de un establecimiento a servir a una persona simplemente por llevar una gorra de apoyo a Trump es legítimo. Cabría legítimamente preguntarse cual hubiera sido el tratamiento de los medios si el establecimiento hubiera negado la atención a un partidario de Hillary Clinton.

Segundo.- En muchas ocasiones se hace referencia a los jueces “nombrados por presidentes republicanos.” Los jueces son, en efecto, nombrados por el presidente, pero ello en modo alguno condiciona su actuación, pues han existido jueces nombrados por demócratas que han hecho gala de un carácter muy conservador (por ejemplo, Byron White) y jueces nombrados por republicanos que, por el contrario, se han mostrado avanzados (John Paul Stevens y David Souter). Pero en este caso nos encontramos ante un juez que, dicho sea en su honra, no ha ocultado que es no sólo simpatizante, sino miembro del Partido Demócrata. En modo alguno es cuestionable su actuación por dicha circunstancia (la crítica que hemos hecho se basa única y exclusivamente en cuanto al fondo o razonamiento esgrimido, no por la ideología del juez9, pero sí llama la atención que los medios no hayan “reparado” en tal circunstancia, pese a ser pública. ¿Hubiesen actuado de tal forma si un juez republicano hubiese considerado que no es discriminatorio rehusar el servicio a una persona por ser partidaria de Hillary Clinton?

Veremos cómo finaliza este asunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s