ANTHONY KENNEDY: CÓMO DEBE SER UN JUEZ Y LECTURAS SOBRE LA LIBERTAD.

Kennedy

El último número de la Harvard Law Review publica varios testimonios que evocan el legado de Anthony M. Kennedy en sus tres décadas como juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Y es que, en efecto, en un órgano donde liberals y conservatives mantenían un ajustado equilibrio, en su condición de voto clave Kennedy se convirtió en el más poderoso juez en décadas. Precisamente debido a tal circunstancia, ha podido dejar huella en la jurisprudencia durante casi toda la época Rehnquist y durante los trece años en que John Roberts permanece al frente de la institución. Persona católica y muy conservadora, no dudó en realizar una lectura muy avanzada del texto constitucional en materia de derechos civiles, avalando la inconstitucionalidad de las leyes que penalizaban la sodomía; sin cuestionar la pena capital, sí que efectuó una interpretación sumamente restrictiva para su aplicación; y en el caso de los matrimonios del mismo sexo, suyo fue el voto decisivo que dio la victoria al colectivo LGTB. En otros aspectos, se mantuvo en su ideario conservador, y así, por ejemplo, no dudó en adherirse a Antonin Scalia y a otros tres de sus colegas para avalar la existencia de un derecho constitucional a portar armas, y votó por considerar ilícito el popularmente conocido como Obamacare.

A la hora de evocar no al juez Kennedy, sino a Anthony Kennedy, Neal Gorsuch, uno de sus antiguos law clerks, expone el consejo que le dio su antiguo mentor al tomarle juramento como juez del más alto tribunal estadounidense. Un párrafo en el cual Kennedy desgrana lo que a su juicio debe ser un juez y los requisitos y condiciones que debe mantener en todo momento:

Escucha. Escucha a tus colegas, a las partes, a los estudiosos en la materia. Hay una razón por la que los Tribunales de Apelación son colegiados, y una razón por la que nos enzarzamos en tan cuidadoso procedimiento antes de hacer pública nuestra sentencia. Aprecia siempre que para los afectados por el caso que se presenta ante ti quizá sea el asunto más importante de sus vidas. El trabajo del juez es difícil. Ha de decidir, y uno debe ganar mientras otro tiene que perder. En cada ocasión, serás criticado por unos y alabado por otros. No prestes atención a ninguno. Son falsas sirenas. También has de saber que eres parte de algo mucho más grande que tú, la promesa del estado de derecho en nuestro tiempo. Los tribunales independientes de esta nación quizá no sean perfectos, pero su promesa de impartir igual justicia ante la ley para todas las personas representa una de las más nobles de las aspiraciones humanas en cualquier tiempo y lugar.”

No obstante, si algo llama poderosamente la atención es la recopilación de lecturas que el juez Kennedy efectuó para transmitir a sus nietos la idea de lo que es la libertad y la lucha que ha de efectuarse por ella. Tal listado, que lleva por título Comprendiendo el legado de la libertad: cómo mantenerla y defenderla, puede sorprender al potencial lector, porque no se ciñe exclusivamente a textos legales o resoluciones judiciales, que alguna hay. No. Incluye documentos de lo más variopinto, como, por ejemplo:

1.- Legislación y jurisprudencia. En este apartado pueden incluirse la Carta Magna, la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos, El Federalista (el primer ensayo), los civil right cases, el voto discrepante de John Marshall Harlan en el caso Plessy v. Fergusson, el voto particular de Oliver Wendell Holmes en el caso Abrams v. United States, el voto particular de Louis D. Brandeis en Whitney v. California, Brown v. Board of Education y Lawrence v. Texas, sentencia esta última que fue posible gracias precisamente a Kennedy.

2.- Discursos políticos. No sólo se incluye aquí discursos de políticos en el ejercicio de su cargo, como los pronunciados por George Washington anunciando su retirada de la vida pública, Abraham Lincoln en Gettysburg y en la inauguración de su segundo mandato, el discurso inaugural del presidente Kennedy o los que pronunció Ronald Reagan en 1984 y 1987, este último ante el muro de Berlín. Se incluyen igualmente discursos de otros personajes no menos célebres, como el de Martin Luther King (el celebérrimo “tuve un sueño”), el pronunciado por Lou Gehrigh cuando hubo de retirarse del baseball debido a su enfermedad (hecho éste inmortalizado en el séptimo arte en la película El orgullo de los Yankees, protagonizada por Gary Cooper encarnando al célebre jugador). También hay discursos de personajes públicos como Edmond Burke o Patrick Henry.

3.- Discursos literarios. La lista da comienzo con una obra de Sófocles, en concreto Antigona, donde recomienda la súplica de ésta a Creonte para que reconsidere su draconiana sentencia condenando a uno de los hermanos de la protagonista a permaneces insepulto y ser pasto de las aves de rapiña. Pero también se incluyen en este apartado la oración funeraria de Pericles, transcrita por Tucídides en el segundo libro de su Historia de la Guerra del Peloponeso; el primer discurso que Marco Tulio Cicerón dirigió a Catilina; la celebérrima pieza oratoria que William Shakespeare pone en labios de Marco Antonio en el drama Julio César. También hay remisión a obras literarias como La cabalgada nocturna de Paul Revere, de Longfellow (no muy conocida en europa, pero veneradísima en los Estados Unidos) e incluso piezas tan deliciosas como el Huckleberry Finn, de Mark Twain.

4.- Películas. Las películas son ciertamente las menos, pero aun así, significativos: Doce hombres sin piedad, Matar a un ruiseñorAlgunos hombres buenos y el discurso final que el barbero judío pronuncia en El gran dictador.

5.- Canción. En el listado se “cuela” una canción, la muy conocidísima American Pie, de Don McLean, que ha dado incluso título a una trilogía de films.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s