BLOG «EN FUNCIONES» HASTA SEPTIEMBRE.

Sintítulo

Agosto es un mes especial a efectos procesales, dado que por regla general es inhábil a efecto del cómputo de plazos, por lo que no es frecuente la recepción de escritos emanados de los distintos órganos jurisdiccionales ni cuenta a los efectos presentación de todo tipo de escritos. Bien es cierto que existen supuestos tasados en los que incluso dicho mes es jurídicamente hábil (caso de los procedimientos especiales para la protección de derechos fundamentales o los despidos, por ejemplo) de ahí que la espada de Damocles penda sobre los despachos que tramiten ese tipo de procedimientos, en los que se corre el riesgo de ver la temida notificación y que ello obligue a suspender el descanso para enfrascarse en la tarea. Como tampoco es inhábil a efectos administrativos, por lo que la susodicha espada continúa pendiendo sobre la cabeza del jurista práctico suspendida por un débil cabello, metáfora del empleado público que tramita el asunto. Porque no es infrecuente que el carácter personal del funcionario o tramitador influya, dado que en ocasiones la notificación en agosto no es más que una especie de animus fastidiandi. Recuerdo el caso de cierto juez de cuyo nombre no es que no quiera acordarme (porque lo recuerdo perfectamente) sino que renuncio a hacerlo público, que mantuvo literalmente hibernando un procedimiento de derechos fundamentales, dio orden expresa a los funcionarios de notificar la sentencia del caso la primera semana de agosto, justo el día en que él iniciaba las vacaciones, en una actuación perfectamente descriptiva y que habla por si misma.

De ahí que aun cuando materialmente se esté “de vacaciones”, jurídicamente sea más correcto decir que el despacho y el profesional se encuentra “en funciones”, terminología, además, que es acorde con la realidad política que nos rodea. Si el artículo 21.3 de la Ley 50/1997 de 27 de noviembre, del Gobierno, limita la actividad del Gobierno en funciones al “despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas”, de igual manera el despacho o bufete “en funciones” se abstendrá de efectuar cualquier medida, salvo los supuestos concretos de asuntos en los que el mes de agosto es hábil o los que motivos de urgencia, debidamente acreditados, justifiquen su actuación. Además, si desde los más de tres años y medio transcurridos el 20 de diciembre de 2015 hasta hoy día 6 de agosto de 2019 el país ha estado más de un año entero con gobiernos en funciones (los 315 días que lo estuvo Mariano Rajoy y los 100 que lleva ya Pedro Sánchez desde los comicios generales celebrados este año), tampoco es un drama encontrarse en funciones.

Por lo tanto, durante el mes de agosto, este blog no permanecerá cerrado, ni tan siquiera de vacaciones, sino tan sólo “en funciones” hasta el próximo mes de septiembre.

¡Feliz verano a todos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s