FRANCISCO LÓPEZ MENUDO DISECCIONA ESTADÍSTICAMENTE LOS RECURSOS DE CASACIÓN CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO DEL CUATRIENIO 2017-2020.

Una reciente entrada publicada en el presente blog y donde se abordaba el tema de las medidas cautelares, incluía el siguiente párrafo: “Sería altamente significativo y altamente revelador efectuar un análisis estadístico (de los que suelen elaborarse en Estados Unidos) relativo a las medidas cautelares, incidiendo en el número de solicitudes de tal naturaleza que entran anualmente en los órganos judiciales españoles, así como el número de ellas que son estimadas.” Se defendía, por tanto, el uso de la metodología estadística aplicada al análisis de las resoluciones judiciales con fines ilustrativos.

Pues bien, acaba de hacerse público el número 214 (primer cuatrimestre de 2021) de la benemérita Revista de Administración Pública, en el cual se incluye dentro de la sección “Estudios” un interesantísimo artículo de Fernando López Menudo (Catedrático emérito de la Universidad de Sevilla) y que lleva por título Un lustro de la nueva casación. Balance ante el reto de la doble instancia, y cuya lectura recomendamos de forma entusiasta. Aun cuando el mismo aborda un análisis comparativo del vigente sistema casacional contrastándolo con el derogado, lo cierto es que no es ese el objetivo del artículo, dado que ventila el mismo en las páginas iniciales ofreciendo, además, en las notas a pie un exhaustivo resumen bibliográfico sobre la nueva casación contencioso-administrativa. Lo novedoso del trabajo y lo que le eleva sobre el resto es que aborda un análisis empírico del funcionamiento de la casación utilizando precisamente herramientas propias de la estadística, que López Menudo defiende en el siguiente párrafo en el cual incide, además, en las carencias de las fuentes suministradas por el órgano de gobierno de los jueces y por los órganos judiciales:

“Sin duda, hay que apostar por el valor de la estadística como instrumento de reflexión jurídica sobre lo acontecido y, desde luego, como guía para enfocar el futuro mejorando regulaciones y procedimientos. Pero la información sobre datos judiciales que ofrecen las fuentes oficiales (Memorias del CGPJ y del Tribunal Supremo, base de datos del CENDOJ) no es todo lo satisfactoria que debiera porque los datos o cifras que suministran son tan globales y escasos, e incluso desacordes entre sí, que no sirven para poder deducir de ellos algunas conclusiones útiles en orden a detectar las patologías de la mecánica del recurso, sus puntos oscuros e incluso posibles propuestas de mejora. No se ofrece al público una información estadística realizada sobre un patrón uniforme, válido para todos los años o ejercicios, que permitiera apreciar la evolución de las magnitudes en el tiempo y, por tanto, su análisis comparado; lo que se ofrece son cifras brutas o globales, acaso suficientes para ilustrar una Memoria sobre la actividad judicial general, pero de difícil aprovechamiento para otros fines. En fin, no existe un modelo permanente que suministrara todos los datos que son relevantes para poder armar un juicio sobre cualquier aspecto de la institución. Y como esta es la realidad, corre por cuenta del estudioso desmenuzar y reordenar la escueta información oficial para que los datos adquieran la capacidad de hablar por sí solos y con sentido sobre aspectos del recurso, tanto formales como sustanciales; lo que necesariamente obliga a examinar, siquiera sea someramente, todas y cada una de las resoluciones dictadas.”

Así pues, provisto de tal utillaje, el lector puede adentrarse en el apartado IV del artículo donde se abordan las fases del recurso de casación, ilustradas con gráficos y tablas ilustrativos de la materia abordada.

Personalmente, me han llamado poderosamente la atención las siguientes conclusiones a las que llega López Menudo:

Primero.- Mínimo incremento cuantitativo de las casaciones respecto al sistema anterior.

Llama la atención que, contra los temores expresados por cierto sector doctrinal, los datos empíricos permiten concluir que: “el número de recursos interpuestos bajo el régimen actual ha aumentado, aunque no se ha producido un incremento tan espectacular como algunos pronosticaban, esto es, una crecida que haya superado los niveles que se registraban desde 1999 bajo la regulación primitiva de la LJCA de 1998” pues, según se constata, desde la entrada en vigor del sistema casacional instaurado por la Ley Orgánica 7/2015 de 21 de julio hasta finales de 2020 se han interpuesto un total de 32.989 recursos de casación, correspondiendo el pico al año 2019, con un total de 8.696.

Segundo.- Disminución progresiva del porcentaje de admisiones.

Un vistazo a la Tabla 5 permite verificar cómo la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha ido reduciendo progresivamente el porcentaje de recursos admitidos a trámite. El año 2017 representa el cénit de este cuatrienio, pues la Sala aceptó conocer 922 asuntos de los 4.634 presentados ese año, lo que supone un total del 19,8%. A partir de ese año va a ir creciendo el número de recursos presentados, y paralelamente se van reduciendo los tramitados. Así, por ejemplo, llama la atención que el año 2019, que marca el pico máximo de asuntos que llegan al Tribunal Supremo por vía casacional (un total de 7.139) curiosamente sea el año en que menos se admitieron a trámite, un total de 851 (es decir, menos incluso que en 2017) lo que representa un porcentaje de 11,9%, el menor de todo el cuatrienio analizado.

Tercero.- Primacía de la admisión de las casaciones interpuestas por entes públicos y órganos de procedencia.

3.1.- En este punto, la Tabla 6 permite constatar que, en el periodo analizado, el Tribunal Supremo es mucho más sensible a admitir a trámite recursos planteados por los entes públicos (un total de 2.255, que representa el 55,17% del total) que de sujetos privados (1.761 casos, que suponen el 44,50%), siendo ilustrativo que los recursos interpuestos por entes del sector público la parte del león se la llevan los interpuestos por Comunidades Autónomas, que representan un 18,33% del total. No obstante, esa primacía de los entes públicos, paradójicamente el mayor porcentaje de autos admitidos a trámite se corresponde a recursos interpuestos por particulares, que ascienden a un total de 1.122 recursos que suponen un 27,45%, lo que implica un porcentaje ligeramente superior a la cuarta parte del total de asuntos.

3.2.- No ha de sorprender que la inmensa mayoría de los recursos tengan su origen en resoluciones de las Salas de lo Contencioso-Administrativo de los Tribunales Superiores de Justicia, de las que proceden un total de 3.142 recursos, que representan nada menos que las tres cuartas partes (76,88%) de las casaciones. Tan sólo un diez por ciento de asuntos se corresponden a recursos frente a sentencias procedentes de Juzgados de lo Contencioso-Administrativo y un trece por ciento a sentencias de la Audiencia Nacional.

3.2.1.- En lo que respecta a los recursos frente a resoluciones de las Salas de lo Contencioso-Administrativo de los Tribunales Superiores de Justicia, gran parte de los recursos admitidos tienen por objeto resoluciones del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid, con un total de 935 recursos que suponen un 29,76% del total, seguido bastante de lejos por Andalucía, con 976 recursos que suponen un 15,15%. Ya muy de lejos les sigue la Comunidad Valenciana con 289 asuntos que suponen un 9,20%, Cataluña con 255 asuntos (8,12%) y ya muy alejada de las anteriores Asturias con 159 (5,06%).

3.2.2.- En los recursos procedentes de Juzgados, hay cuatro que destacan a la hora de suministrar asuntos para la vía casacional. A la cabeza se sitúa Madrid con 126 casos (que suponen por sí solos el 30,66% de los asuntos procedentes de juzgados unipersonales), seguido muy de lejos por Alicante con 65 (un 15,82%), Barcelona con 46 (11,92%) y Logroño con 24 (5,84%). Por cierto, un dato curioso: ninguna sentencia de un juzgado de lo contencioso-administrativo sito en Asturias ha llegado vía casación al Alto Tribunal.

Cuarto.- Sentencias dictadas y porcentaje de estimación.

Según informa el artículo, a lo largo del periodo analizado la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo dictó 2.462 sentencias en recursos interpuestos conforme al nuevo sistema casacional. En contra de lo que pudiera barruntarse, el porcentaje de asuntos estimados es ligeramente superior a las desestimaciones, pues en 1.310 casos (el 53,89%) los recurrentes vieron su aventura coronada por el éxito, mientras que los restantes 1.075 (46,11%) no llegaron a buen puerto.

En función del sujeto recurrente, el porcentaje de estimaciones favorece descaradamente a los entes públicos, con un total de 802 asuntos que suponen un total del 61,27 por ciento de las estimaciones, frente a los 507 recursos estimados que fueron interpuestos por particulares, y que suponen el 38,73% de las estimaciones. Sin embargo, en el porcentaje de desestimaciones, la situación se equilibra un poco más, puesto que aun cuando las correspondientes a particulares suponen 575 asuntos que representan un 51,25% del total de rechazos, en el caso del sector público los asuntos donde la vía casacional fracasó llegan a 545 asuntos, un 48,75% de las desestimaciones.

El magnífico trabajo de López Menudo permite hacerse una idea clara del nuevo sistema casacional instaurado en 2015 no desde el punto de vista procedimental o formal, sino desde el punto de vista de su funcionamiento práctico, con datos objetivos y claramente desmenuzados, si bien lógicamente con las reservas y cautelas que el propio autor anticipa debido a las carencias de los propios datos suministrados por los organismos públicos judiciales. Sería muy deseable que este tipo de trabajos donde se maneje la estadística fuesen mucho más numerosos, pues ello ayudaría enormemente a facilitar una visión mucho más real del funcionamiento de los órganos judiciales españoles, a la vez que permitiría detectar las carencias del sistema, identificar su procedencia (que en la mayoría de las ocasiones procede de la deficiente regulación y la insuficiencia de medios) así como estudiar los remedios necesarios para solventar las mismas.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s