OPACIDAD DEL INFORME SOBRE VULNERABILIDADES DEL SISTEMA ELECTORAL «DOMINION». ¿DEBE HACERSE PÚBLICO?

Aun cuando el sistema político y electoral estadounidense cuenta con notables ventajas, el procedimiento electoral, pese a encontrarse tecnológicamente muy avanzado, cuenta con notables carencias y disfunciones, y nada lo acredita mejor que una noticia que, salvo error u omisión, ha pasado desapercibida en los medios de comunicación españoles y que afecta al sistema Dominion, uno de los utilizados en varios estados en las votaciones para la elección de órganos estatales y federales. Se expone, a continuación, una narración de los hechos tomada de varias fuentes periodísticas estadounidenses.

Todo comenzó cuando Alex J. Alderman, el Director del Centro Para la Seguridad Informática de la Universidad de Michigan elaboró un informe en el cual sometía a escrutinio el Sistema de Votación Dominion, que es el utilizado por varios estados (entre ellos el de Georgia) para los comicios tanto estatales (es decir, para la elección de miembros de las asambleas legislativas estatales y al gobernador del estado) como federales (elección de miembros de la Cámara de Representantes, el Senado y los compromisarios estatales a efectos de elección presidencial). Al parecer, según la escasísima información suministrada, el citado informe apunta a la existencia de “potenciales vulnerabilidades en los mecanismos de marcación de la papeleta en Dominion ImageCast”, es decir, que afecta a la propia seguridad del procedimiento electoral, lo que equivale a decir al núcleo esencial del sistema, dada la ausencia de papeletas en soporte papel. Según el autor del informe, tras haber analizado el sistema durante doce semanas, ha detectado “múltiples brechas de seguridad” que permitirían la instalación de software malicioso susceptible de producir alteraciones en los resultados.

No obstante, dicho estudio no se ha hecho público. Según consta en la información que ofrece ABC News, “el informe se encuentra desde julio [de 2021] bajo secreto de sumario en un juzgado federal de Atlanta, como parte de un largo pleito donde se impugna el sistema electoral de Georgia”, pleito incoado por un grupo de ciudadanos que aboga por no suprimir las tradicionales papeletas en soporte papel. El 2 de febrero de 2022, la juez Amy Totenberg (hermana de la conocida analista jurídica Nina Totenberg), resolvió que podía facilitarse una copia del informe a la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad (CISA) en las Infraestructuras (el organismo federal competente en la materia, a quien se había facilitado una copia del estudio). Es decir, que en la actualidad el informe está bajo secreto en las dependencias de un juzgado, y tan sólo han tenido acceso al contenido del mismo (excluyendo, por obvio, al redactor material), los letrados de las partes (que no las partes litigantes en disputa), determinados peritos y la CISA, pero bajo apercibimiento judicial de guardar un total silencio sobre el contenido.

Pese a que Brad Raffensperger, Secretario de Estado de Georgia, abogaba por dar publicidad al informe, tanto la empresa Dominion (responsable del sistema analizado) como la se oponen a que el informe vea la luz. Lo curioso es el argumento utilizado por el ente público para oponerse, y es que dar publicidad al informe “ayudaría a los hackers a minar la seguridad en el procedimiento electoral”. Pese a que Halderman, el autor del estudio, afirmó no tener pruebas de que las vulnerabilidades del sistema se utilizaran para alterar el resultado de las elecciones presidenciales de 2020, sí que afirmó que “persisten serios riesgos que tanto los políticos como el público necesitan conocer.” Por el momento, el acceso al informe permanece restringido, con la CISA oponiéndose a su publicidad.

Los hechos relatados evidencian, en primer lugar que, en contra de lo expuesto por los medios de comunicación españoles tras las elecciones presidenciales de 2020, existen gravísimas brechas de seguridad en los sistemas utilizados por determinados estados en las votaciones efectuadas a través de sistemas telemáticos. Cosa distinta es que no existan pruebas concretas de que se hayan utilizado para alterar el resultado electoral de los últimos comicios, pero sí que los medios de votación se hayan expuestos y se encuentran vulnerables a ataques del exterior.

En segundo lugar, se demuestra la inexistencia procedimiento electoral que alcance la perfección. El diplomático estadounidense John Lothrop Motley, en su voluminoso estudio History of the United Netherlands (obra que ha sido uno de los puntales básicos de la leyenda negra) afirmaba que Felipe II carecía de la más mínima virtud y si no tenía todos los defectos era porque ningún ser humano podía alcanzar la perfección, ni siquiera en el mal. Es evidente que la falibilidad e imperfección inherentes a la condición humana (y que, lógicamente, transmite a sus creaciones) impiden alcanzar la absoluta perfección. Pero es evidente que, en lo relativo al procedimiento electoral (otra cosa es el sistema) el español es mucho más garantista y fiable que el estadounidense.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s