STUDENTS FOR FAIR ADMISSION v UNIVERSITY OF NORTH CAROLINE: ¿FIN DE LA DISCRIMINACIÓN POSITIVA POR CUESTIÓN DE RAZA EN LA ADMISIÓN DEL ALUMNADO?

El 23 de junio de 2003 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos hizo pública la sentencia Grutter v. Bollinger (539 US 306 [2003]), en la cual debía pronunciarse acerca de si la utilización por parte de la Universidad de Michigan de criterios raciales a la hora de efectuar las admisiones de alumnos suponía una infracción del principio de igualdad consagrado en la decimocuarta enmienda constitucional. Según constataba la resolución judicial, cada año la citada universidad, que se encontraba entre las mejores del país, recibía un total de 3500 solicitudes para cubrir 350 plazas, y entre los criterios a seguir par las admisiones, buscaba lograr un “tipo particular de diversidad” más en concreto “diversidad racial y étnica con especial referencia a la inclusión de estudiantes de grupos que han sido históricamente discriminados, como afroamericanos, hispanos y nativoamericanos, que sin este requisito quizá no estarían representados en número suficiente en nuestro cuerpo estudiantil.” Por una exigua mayoría de cinco jueces (John Paul Stevens, Sandra Day O´Connor, David Souter, Ruth Bader Gisburn y Stephen Breyer) frente a cuatro (el chief justice Rehnquist, Antonin Scalia, Anthony Kennedy y Clarence Thomas) el Tribunal Supremo ofreció una respuesta negativa, es decir, que el uso de tales criterios raciales para garantizar una pluralidad en el alumnado no contravenía el principio de igualdad, si bien en el texto de la sentencia se incluyó una sutil advertencia:

“reconocemos que existen serios problemas de justicia vinculados a la idea misma de preferencia. La interpretación restrictiva impone, por tanto, que el programa de admisiones que contenga criterios donde la raza sea un factor a tener en cuenta no dañe indebidamente a los miembros de cualquier grupo racial. Incluso las acciones gubernamentales basadas en el principio de discriminación positiva están sujetos a supervisión continua para asegurar que en su funcionamiento causan el menor daño posible a otras personas que compiten por obtener el beneficio.”

Pues bien, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha decidido conocer un par de asuntos que afectan al citado precedente. En concreto, el próximo día 31 de octubre de 2022 tendrá lugar en la sede del alto órgano judicial estadounidense la vista oral del asunto Students for Fair Admissions Inc v. University of North Carolina, donde las cuestiones jurídicas planteadas son las siguientes:

“(1) Si el Tribunal Supremo debe rectificar la doctrina Grutter v. Bollinger y resolver que las instituciones de educación superior no pueden usar la raza como factor de admisión y

(2) Si una Universidad puede rechazar una alternativa racialmente neutra porque modificaría la composición del cuerpo estudiantil, sin acreditar que la alternativa causaría un dramático sacrificio en la calidad académica o los beneficios educativos de todo el diverso cuerpo estudiantil.”

En definitiva, se trata de saber si para la admisión en un instituto universitario han de tenerse en cuenta baremos estrictamente académicos o por el contrario pueden modularse con la inclusión de criterios ajenos al mundo de la educación con la finalidad de garantizar un alumnado étnica y socialmente plural.

Los diecinueve años transcurridos desde la sentencia Grutter han provocado que de los nueve jueces que integraban el Tribunal Supremo en 2003, tan sólo permanece uno, Clarence Thomas, que se encontraba entre los disidentes, lo que hace pensar que mantenga en la actualidad la misma posición que tuvo en el caso Grutter.  Será cuestión de esperar a ver cómo se desarrolla la vista oral del caso y si finalmente la doctrina Grutter pasa a mejor vida o si mantiene su núcleo básico con alguna matización adicional.

Anuncio publicitario

1 comentario en “STUDENTS FOR FAIR ADMISSION v UNIVERSITY OF NORTH CAROLINE: ¿FIN DE LA DISCRIMINACIÓN POSITIVA POR CUESTIÓN DE RAZA EN LA ADMISIÓN DEL ALUMNADO?

  1. peregrino01cac

    La generalización de la aceptación del oxímoron de discriminación positiva refleja que nos encontramos en plena caída de la civilización occidental.

    Me gusta

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s