FELICES FIESTAS A TODOS

Cuando prácticamente se nos echa encima la nochebuena sin que apenas nos hayamos dado cuenta; cuando el día de navidad se encuentra a la vuelta de la esquina, el autor de este blog quiere desear que todos, en estos días tan especiales, tengan una muy feliz nochebuena y puedan pasar un mejor día de navidad en compañía de sus familiares y seres queridos.

Si el año pasado nuestro post navideño contenía una magnífica versión del clásico villancico White Christmas con la inimitable voz de Dean Martin, este año deseo ofrecer una versión del Adeste fideles interpretada por Plácido Domingo y José Carreras.

Lo dicho, felices fiestas a todos, amigos.

Anuncios
de Monsieur de Villefort Publicado en Música

BREVE INTERMEDIO LÍRICO: A TE O CARA, DE I PURITANI.

Kraus

Entre tantos post dedicados al mundo jurídico, conviene hacer un relajante receso musical y adentrarnos en la, al menos para mí, una de las más bellas piezas del género lírico. Y es que, en general, en determinados momentos de ira o enojo o en aquellos momentos en los que tengo que tomar alguna decisión difícil que necesita tener la mente despejada, siempre suelo acudir a alguna pieza operística. Sin duda alguna una de mis preferidas es el A te o cara, de I puritani, obra de Vincenzo Bellini. Quisiera compartir con todos los lectores del blog y someter a su amable juicio dos interpretaciones de este aria, ambas correspondientes a representaciones en directo. La primera versión la interpretan el gran Alfredo Kraus y Mirella Freni, y corresponde a una interpretación realizada en Módena en el año 1962. La segunda corresponde a una interpretación de Nicolai Gedda en el teatro La Scala de Milán, y fue grabada por un aficionado en 1961.

Espero que los amables lectores encuentren esta pieza lírica tan grata y relajante como la encuentro yo.

de Monsieur de Villefort Publicado en Música

NICOLAI GEDDA: UN TENOR DE LOS GRANDES.

Nicolai Gedda

Para mi buen amigo Javi, gran persona, mejor amigo, excelente profesional  y, sobre todo, un auténtico clon de Nicolai Gedda (salvo en la voz).

Sin duda alguna una de las grandes voces de la lírica es la del tenor sueco Nicolai Gedda. Aunque en mi opinión no logra alcanzar el estilo vocal tan depurado de otras grandes voces como la de Franco Corelli y Alfredo Kraus (a quien dedicaremos un post la próxima semana con motivo del décimo aniversario de su fallecimiento), no por ello debe reconocerse el gran talento de este tenor sueco.

Nacido en Estocolmo en el año 1925 de una madre sueca y un padre de ascendencia rusa, Gedda hizo su debut en el año 1952 interpretando al protagonista en Le postillón de Lonjumeau, y desde entonces hasta su retirada de los escenarios a finales de los setenta fueron innumerables sus interpretaciones. Igualmente ha dejado una amplia discografía en la que destacan, entre otras, sus versiones con María Callas para el sello EMI de Carmen y Madame Butterfly (esta última en la que  para mí es ma mejor versión de la opera, bajo la impecable dirección de Herbert von Karajan), así como excelentes versiones de Rigoletto, Los cuentos de Hoffman, Fausto, Guillermo Tell, El barbero de Sevilla y L´elisir d´amore, entre otras. Igualmente destacó por adentrarse en el terreno de la canción lírica, donde nos ha dejado un excelente muestrario de su arte a la hora de interpretar anciones populares rusas, francesas, alemanas e incluso una más que aceptable versión de nuestra Granada (canción, por cierto, que también interpretó en su día Corelli;, aunque creo que la versión de éste es bastante mejor que la de Gedda; por cierto que una de las últimas y más emotivas intervenciones de Gedda tuvo lugar precisamente en un homenaje a Corelli donde éste, ya septuagenario y sin la poderosa voz de antaño, no pudo acompañar en la interpretación a sus colegas).

Gedda también escribió dos libros autobiográficos, siendo el más conocido el publicado en 1999 con el título Nicolai Gedda: my life and art.

A continuación, ofrecemos al amable lector varias interpretaciones de Gedda para que pueda juzgar por sí mismo la calidad de este gran tenor. En concreto, el aria de la flor de Carmen en una versión que interpretó en los inicios de su carrera, el aria de Le postillón de Lonjumeau, otra de Fausto, tercera, en un recital en directo junto con Pilar Lorengar interpretando el famoso dúo de Madame Butterfly y la última, aunque sin imágenes, corresponde al aria Corriam, voliam, en una interpretación en vivo que bajo la dirección de Ricardo Mutti hizo en 1972 de la ópera Guillermo Tell.

de Monsieur de Villefort Publicado en Música

BOCCHERINI Y LA MÚSICA NOCTURNA DE MADRID.

Luigi Boccherini

Tras una semana de merecido descanso, el autor de este blog retoma la actividad y lo hace rindiendo con esta pequeña intervención un sentido homenaje a uno de los grandes compositores injustamente relegado al olvido, Luigi Boccherini, el gran maestro del clasicismo. Aunque italiano de nacimiento, pues nació en la ciudad de Lucca en el año 1743, se afincó en nuestro país, falleciendo en Madrid en el año 1805. Formó parte de la “corte” que en Arenas de San Pedro estableció el infante don Luís de Borbón, hermano del rey Carlos III a quien éste alejó de la corte tras el matrimonio morganático que aquél contrajo con María Teresa Villabriga. Excelente músico adscrito a los cánones del clasicismo y autor de más de trescientas cincuenta obras que engloban tríos, cuartetos y quintetos para cuerda, hoy en día quizá únicamente sea el famoso Minueto su obra más conocida.

No obstante, personalmente hay otra pieza de Boccherini que me es muy querida. Y es que tras cinco días en la capital del reino visitando los lugares más emblemáticos de la ciudad, entrando de lleno en las páginas de la historia madrileña, sobre todo en los periodos en que regían los destinos del país Austrias y primeros Borbones, han hecho que mi memoria evocara una magnífica obrita de cámara de Boccherini, titulada La música nocturna de las calles de Madrid.  Utilizada en películas (Master and commander) y en series de televisión (Goya) esta pequeña joya de la música de cámara evoca en mi memoria una época en la que la capital, aún constreñida por las murallas que la cercaban y limitada a un reducido perímetro en torno al núcleo histórico bastante menos extenso de lo que hoy es, alegraba sus anocheceres con alegres seguidillas, bailes y paseos de los majos, manolas y habitantes de la urbe.

Aquí ofrezco a los lectores del blog un excelente vídeo que encontré en youtube que rinde un homenaje a la capital de España fundiendo imágenes de la misma con el fondo musical que es precisamente La música nocturna de las calles de Madrid. Espero sinceramente que todos disfruten de esta pequeña pieza de museo dentro del clasicismo español

de Monsieur de Villefort Publicado en Música

RECORDANDO AL GRAN TENOR FRANCO CORELLI.

Franco Corelli

Sin duda uno de los grandes tenores del mundo de la lírica ha sido el italiano Franco Corelli. De hecho, y siempre adelantando que se trata de una opinión personal y, por tanto, falible, para mi gusto Corelli se halla segundo en el podio de los grandes líricos, a cierta distancia del que sigue siendo el indiscutible, el único grande de los grandes, nuestro Alfredo Kraus (a quien el próximo mes de septiembre, coincidiendo con el décimo aniversario de su fallecimiento, dedicaremos un recuerdo en este foro).

Nacido en Ancona en 1921, inició su carrera en los años cincuenta llegando a su apogeo en la década de los sesenta, e iniciando un lento retroceso en los setenta que le llevó a tomar la decisión de retirarse de los escenarios en el año 1976. Su debut lo hizo interpretando al don José de la ópera Carmen, de Bizet. Su poderosa voz destacaba y cautivaba al público, con un timbre y un registro cautivador, y ahí están una cantidad ingente de grabaciones discográficas que lo demuestran, muchas de ellas tomadas de representaciones en vivo. Cierto crítico se quejaba de que en la actualidad existen muchos “divos de disco”, es decir, cantantes que son capaces de realizar una grabación operística pero que son incapaces de afrontar una representación en vivo por los riesgos y dificultades que ello conlleva. Nada de esto sucedió con Corelli, a quien recordamos en sus brillantísimas interpretaciones al lado de María Callas en Norma y Poliuto, o al lado de Brigitte Nilsson en Turandot, e incluso sus incursiones en otras óperas como Romeo y Julieta o Andrea Chenier. Pero sin duda alguna el papel que le catapultó y por el que sin duda alguna el público le sigue recordando es el de Manrico de Il Trovatore, especialmente en la versión que protagonizó junto con Leontine Pryce y Ettore Bastianini bajo la impecable batuta de Herbert von Karajan, versión ésta actualmente en el mercado con el sello de la Deutche Grammophon. El magnífico trio del primer acto, que reúne a Manrico, al conde de Luna y a Leonora, el dúo de Manrico con la gitana, y, sobre todo, el aria por la que es recordada toda la ópera, el di quella pira, han sido elevadas a la categoría de arte por Corelli, de tal manera que ni tan siquiera Plácido Domingo, grandísimo tenor y único que ha sabido interpretar el papel de Manrico con dignidad, ha sido capaz de alcanzarle. El lector interesado podrá comprobar la veracidad de todo lo anterior mediante el visionado de la interpretación que Franco Corelli hace del duo A si ben mio y del aria Di quella pira en una versión televisiva para la RAI:

En este otro video podemos ver a Franco Corelli interpretando el Nessun dorma de Turandot en una versión que igualmente interpretó para la adaptación que de la ópera hizo la RAI en los años cincuenta

Pero el talento de Franco Corelli no se circunscribió al mundo de la ópera, sino que al igual que el gran Alfredo Kraus, se adentró en la interpretación de la canción ligera, con una brillantez que en nada desmerece a sus roles operísticos. Y, si no, juzgue por sí mismo el lector viendo cómo este gran tenor aborda dos conocidísimos temas, la bellísima canción napolitana Torna a Surriento y una rarísima versión del Core ´ngrato que un Corelli ya en los finales de su carrera interpretó en Tokyo en el año 1973.

Franco Corelli falleció en Milán, el 29 de octubre de 2003 con ochenta y dos años de edad, dejando a sus espaldas una fructífera carrera que le encumbró en el podio de los grandes de la lírica de todos los tiempos.

de Monsieur de Villefort Publicado en Música