LAS ATRIBUCIONES DEL CHIEF JUSTICE EN ESTADOS UNIDOS.

El 12 de septiembre de 2005, el Servicio de Información del Congreso de los Estados Unidos publicaba un interesantísimo informe que llevaba por título The Chief Justice of the United States: Responsabilities of the Office and Process for Appointment, y elaborado precisamente debido a que por aquellas fechas el Senado se encontraba inmerso en el procedimiento para sustituir al chief justice William Hubbs Rehquist, fallecido el 3 de septiembre de 2005. El artículo es bastante completo, hasta el punto de que aporta como anexo un listado de todas las personas nominadas para el cargo, fecha en que se efectúa la propuesta, Presidente que la efectúa y votación del Senado confirmando o rechazando la misma, así como las fechas de toma de posesión y cese en el puesto, indicando la causa (muerte o renuncia) de ésta.

Interesa en este punto simplemente detenernos en las funciones que posee el chief justice en el sistema norteamericano. Como tales, podemos distinguir dos tipos de funciones: procesales y administrativas. Porque, en efecto, el chief justice no sólo es el Presidente del Tribunal Supremo, sino el responsable máximo de la judicatura federal y, como tal, cabeza visible del tercero de los poderes.

I.- Funciones procesales.

El chief justice es uno más entre los nueve jueces que integran el Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Como tal, no posee voto de calidad, pues dado que se está ante un número impar de miembros es imposible que se produzca un empate, pero incluso cuando por vacante o abstención de uno de los integrantes la composición de dicho órgano judicial queda reducida a un número par, el chief justice carece de voto dirimente. Así, desde el fallecimiento de Antonin Scalia el Tribunal Supremo vio reducida su composición durante un año, y en varias ocasiones se han producido situaciones de equilibrio, si bien tal situación se solventa mediante el principio consolidado que en los supuestos de producirse un empate queda automáticamente confirmada la sentencia objeto de recurso.

Lo anterior no debe llevar a equívocos, puesto que el papel de chief justice es de suma importancia. Veamos lo que nos indica el informe sobre el particular:

El rol más importante del chief justice es el de presidir el Tribunal. En este aspecto, le corresponde:

 

  • Presidir las deliberaciones en las cuales el Tribunal decide qué recursos admite a trámite.
  • Presidir las vistas orales del Tribunal Supremo.
  • Presidir la deliberación de los asuntos así como emitir el voto en el fallo.
  • Cuando se encuentre entre los magistrados que integran la mayoría, designar al ponente, pudiendo optar por redactar la sentencia por sí mismo o designar a otro de los jueces.

Prácticamente todos los Presidentes del Tribunal Supremo han coincidido en destacar la importancia de la última de las funciones. Evidentemente, el chief justice ha de gozar de unas dotes de persuasión y liderazgo que le permitan aglutinar una sólida mayoría, pero en no poca medida ello se consigue a la hora de designar al ponente. Por regla general, se respeta escrupulosamente esa prerrogativa, es decir, que en los supuestos en que el chief justice se encuentra entre los discrepantes, al ponente lo designa el juez más antiguo de quienes integran la mayoría. Tan sólo en la época de Warren Burger se quebró dicho principio, pues éste consideraba que ello disminuía su prestigio, y no dudó en atribuirse la facultad de designar ponente en casos donde se encontraba entre los discrepantes. Fue precisamente esa circunstancia la que, en última instancia, propició que uno de sus colegas, el juez Potter Stewart, se convirtiera en la garganta profunda del periodista Bob Woodward, quien en colaboración con Scott Armstrong elaboró su ya clásico The brethren, voluminoso ensayo en el que exponía con toda su crudeza el funcionamiento del Tribunal Supremo durante el lustro inicial de la era Burger.

II.- Funciones administrativas.

El informe al que nos hemos referido indica que: “El chief justice es el encargado de la administración del edificio que constituye la sede del Tribunal Supremo y de todas las actuaciones del Tribunal. Las funciones administrativas vinculadas al cargo se han incrementado a lo largo de los años, de forma paralela al crecimiento de la nación, al aumento del volumen de asuntos residenciados en el Tribunal, a los avances tecnológicos y a las actuales exigencias de seguridad. Las funciones administrativas incluyen aprobar el nombramiento de algunos trabajadores y las normas de funcionamiento de la biblioteca del Tribunal Supremo.”

No son las anteriores las únicas funciones administrativas vinculadas al puesto de Presidente del Tribunal Supremo. En su condición de responsable máximo de la judicatura federal, preside:

1.- La Judicial Conference of the United States. Se trata de un órgano integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, los Presidentes de los Tribunales de Apelación, el Presidente del Tribunal Internacional de Comercio y un juez de distrito por cada uno de los circuitos judiciales. Entre las funciones más importantes de este organismo radican las de elaborar proyectos de modificación de las normas procesales.

2.- Supervisión global de la Administrative Office of the United States Court. Este organismo no es más que la agencia administrativa encargada de gestionar la judicatura federal estadounidense, pero con la particularidad de que está supervisada por la Judicial Conference of the United States. Se trata de un órgano de apoyo para las tareas administrativas (elaboración del presupuesto para remitirlo al Congreso, análisis de la normativa procesal).

3.- Preside la Junta del Federal Judicial Center. Se trata de un organismo encargado de la formación permanente y actualización de los jueces así como de efectuar estudios y recomendaciones en materias que afecten a la judicatura federal.

De igual forma, cada 31 de diciembre el chief justice hace público su End Year Report, donde condensa en apenas veinte páginas reflexiones sobre algún tema de actualidad para la judicatura y las estadísticas de de los órganos judiciales federales durante el año en curso.

III.- Funciones extrajudiciales.

El chief justice no sólo es el encargado administrar el juramento al Presidente con anterioridad a que éste tome posesión del cargo. Pero también es miembro nato de varias instituciones, como el Consejo de Administración del Instituto Smithsoniano, de la Galería Nacional de Arte. También es el encargado de efectuar nombramientos en la Comisión Nacional de Reforma de Leyes de Enjuiciamiento Criminal y de la Comisión de Publicaciones sobre Historia Nacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s