LA EVOLUCIÓN DE LA JUDICATURA FEDERAL NORTEAMERICANA EN SUS DOCUMENTOS.

US-Federal-Courts

Cualquier aficionado a la historia jurídica y al derecho constitucional y administrativo norteamericano tiene a su disposición y de forma gratuita un conjunto de documentos y fuentes que le permiten acceder a utilísima información de primera magnitud que, además, en muchas ocasiones pasa o bien desapercibida o bien minimizada en nuestro país.

En esta ocasión, es el Federal Judicial Center, uno de los organismos encargados de gestionar la administración de la judicatura federal estadounidense, la que acaba de culminar hace escasos días la utilísima recopilación documental en tres volúmenes titulada Debates on the Federal Judiciary: A Documentary History, a la que cualquier lector interesado puede acceder a través del siguiente enlace.

La verdad es que para el interesado en la historia constitucional estadounidense así como en la organización de la judicatura federal esta obra es una auténtica joya, y ello por varios motivos:

Primero.- No se trata de un ensayo debido a un historiador o a un jurista, que aun por mucho que se esmere en lograr la ansiada objetividad, no podrá menos que incluir en el análisis su propia visión sobre el tema. No. La presente obra es una recopilación documental (de ahí la apostilla de “documentary history”), que toma como punto de partida la regulación del poder judicial estadounidense en el denominado Virginia Plan (borrador elaborado por James Madison para que sirviese como punto de partida en los debates constituyentes que tuvieron lugar en Filadelfia durante el verano de 1787) y finaliza con un informe elaborado en agosto de 1993 para la National Commission on Judicial Discipline and Removal, es decir, la encargada de velar por que los jueces federales mantengan una conducta profesional intachable y castigar, incluso con la remoción del cargo, cualquier infracción a la normativa deontológica y profesional.

Segundo.- Es una obra relativamente breve. Si tenemos en cuenta que se abordan dos siglos de historia, condensar en apenas novecientas páginas distribuidas en tres tomos (277 el primero, 267 el segundo y 345 el tercero) la documentación más relevante acerca de las principales iniciativas, informes, proyectos, debates, leyes y sentencias acerca de la organización y planta judicial estadounidense, la labor de recogida y síntesis es digna de elogio.

Tercero.- Al optar por un criterio cronológico y no sistemático, permite al lector comprender mejor la evolución legislativa y judicial en la materia. Incluso si uno está familiarizado con la historia general de los Estados Unidos, o cuando menos con los aspectos más relevantes, le permite cruzar datos históricos y legislativos, lo que sin duda alguna facilitará una mejor lectura y comprensión pues todo documento jurídico (ya sea un proyecto normativo, una ley, un acto, una sentencia, un simple informe o un debate legislativo) está siempre indisolublemente ligado a unas coordenadas sociotemporales muy concretas, de las cuales no puede aislarse y que, por tanto, únicamente interpretándolo en el seno de la realidad de la que emana puede comprenderse en su integridad. Uno no puede comprender, por ejemplo, las airadas reacciones a la sentencia Chisholm v. Georgia (1793) sin no se sitúa en el larvado y a veces no tan soterrado enfrentamiento entre federalistas y antifederalistas en la década final del siglo XVIII. Tampoco puede comprender el borrador de carta que los seis jueces del Tribunal Supremo dirigieron al presidente Washington en 1790 quejándose de las penosas obligaciones impuestas por el riding circuit si no conoce las previsiones de la Judiciary Act de 1789, que convertía a los jueces del Tribunal Supremo en magistrados de circuito y les obligaba a efectuar continuos desplazamientos a lo largo del territorio (lo cual añadía a lo penoso del viaje la circunstancia que los gastos de desplazamiento, manutención, estancia y pernocte debían sufragarlo los jueces de su propio bolsillo). Uno no puede comprender el denominado Court Packing Plan de Franklin D. Roosevelt (frustrado intento de alterar la composición del Tribunal Supremo para modificar la mayoría y provocar un giro en la jurisprudencia del organismo) si no tiene en cuenta los pronunciamientos judiciales adversos a las principales reformas del New Deal.

Cuarto.- Por último, last but not least, el lector no ha de abonar cantidad alguna por dicha colección, dado que se pone a disposición de todos los interesados de forma gratuita.

En definitiva, nos encontramos ante un interesantísimo acervo documental que el Federal Judicial Center pone gratuitamente a disposición de todos los interesados en la evolución de la judicatura federal estadounidense. Una auténtica joya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s